criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    yo... su princesa
    Como escapados de un ..
    Sin ti no soy nada
    Otra vez, la dulzura ..
    Celos De Verdad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  eroticos > Dominaciónmonica

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 29 de Junio del 2006

Desde entonces este relato ha sido leido 5,222 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 24 votos.

Los visitantes han dejado escritos 2 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: eroticos > Dominación
  Titulo:

Mi nombre es Mónica y tengo 21 años. Empecé a trabajar a los 17 como azafata de congresos . Desde muy joven mi cuerpo no ha sido el de una simple muchachita bonita, como el de la mayoría de las chicas de mi edad, sino el de una auténtica mujer: grandes senos, pero con la firmeza y el vigor de los pechos jóvenes, y voluptuosas caderas, con el culo prieto de una adolescente. De hecho, tengo unas medidas casi perfectas: 95-61-90, con las que podría haber llegado a ser una brillante modelo de pasarela, si no fuera por no ser demasiado alta. Sin embargo, era ideal para el trabajo de azafata y relaciones públicas. Mi amiga Elena, que llevaba varios años en eso, fue la que me introdujo en la agencia. Me confesó que mis fotos en bañador les habían impresionado (no me extraña, porque eran realmente sexis: jugando en la piscina de un amigo, inocentemente uno de los pezones, tiesos por el agua fría, se dejaba ver por el escote del bañador mojado, con el que se me transparentaba ligeramente el vello púbico); además, les interesaba mucho porque era la única pelirroja auténticamente guapa que tenían (había otras dos, pero ninguna con mis rasgos felinos ni mi cuerpo tan bien formado, ni siquiera tenían una larguísima cabellera roja y