criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  fantasia > Rolla aventura

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 16 de Noviembre del 2006

Desde entonces este relato ha sido leido 1,516 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 7 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: fantasia > Rol
  Titulo:

Londoth, un lugar antiguo pero sagrado donde se dice que los Dioses dormían, un lugar de mucha paz con altas torres, con grabados en oro puro, con muchos lenguajes ocultos e historias acerca de demonios y guerreros, había pilares tan altos que no se veía su fin, el techo era oscuridad total. Había también un templo que a su alrededor desembocaba el rió Shang-hu haciendo una cascada que era impresionante, era lo que mas atraía a los humanos, se llamaba la cascada de Dethronor. Los humanos caían estupefactos al ver los 350 metros de altura de esta increíble cascada, pero lo que mas les atraía era que en cada rincón, en cada piedra, cada risco seco de ella, habían montañas de oro esperando ser tomadas. Los grandes y hermosos pasillos que rodeaban al templo eran como un laberinto en cuyas paredes yacían esqueletos de hombres caídos, pero sin embargo eran increíbles ya que llevaban millones de historias que ni los libros mas exactos podían describir. Los pasillos eran llamados “Los pasillos de oro”. Entre las grandes historias que los muros contaban había una que decía que quien intentara robar las riquezas de Londoth moriría a manos de un demonio alado que escupía fuego por la boca. En el templo todo estaba callado, no se escuchaba nada. De pronto pequeños ruidos de armaduras y espadas rompieron el silencio. Súbitamente en los pasillos de oro, alguien estaba gritando pero no eran gritos de miedo ni de dolor la voz se escuchaba muy segura y fuerte –Corran…..- una mujer joven era la que gritaba. Era muy bella, llevaba puesta una protección elfica en el brazo derecho, una cota de malla echa de mithril tela de los elfos, una lanza larga, vestimenta fina pero desgarrada de tantas batallas, -Rápido¡¡¡ ó nos alcanzara- ella gritaba, detrás de la joven, venían unos cuantos elfos con las armas en las manos – Pero mi señora, estamos cansados, nuestro pueblo a intentado vencer a este dragón durante años, ¿que te hace pensar que tu lo lograras?- -la fe es lo que me hace fuerte, ahora corre.- El dragón que cuidaba la cascada Dethronor, era lo que todos en esa región mas temían. Pero Hayra una princesa del reino de los elfos se había atrevido a intentar liberar a su pueblo del temible dragón. El dragón ya casi los había alcanzado cuando a lo lejos divisan la salida, corriendo, logran cruzar las altas puertas marrón oscuro que limitaban Londoth. Pero el dragón seguía ahí y Hayra no iba a descansar hasta lograr su objetivo; así que regreso a buscar al dragón. Pero no lo encontró exactamente, él la encontró a ella, preparando su lanza se lanzó al ataque – ¡Hiegho! – grito, e inmediatamente alrededor de su mano se formo una especie de llama blanca azulada que le daba la capacidad de lanzar certeros pedazos de hielo, ella hizo uso de su hechizo y congelo un brazo del dragón. Este enfurecido, lanzo varias llamaradas de fuego por la boca, Hayra las saltaba y esquivaba pero no iba durar mucho y ella lo sabia, así que lo despisto lanzando varios pedazos de hielo contra las paredes, así logro esconderse para recuperar fuerzas, de repente se escuchó un ruido, una ventana se había roto y de ahí había salido un elfo que se puso frente a frente con el dragón, entonces el dragón lo atacó, el elfo esquivaba los ataques uno tras otro y de repente grito –Glaithern- y una extraña fuerza roja lo cubrió del fuego del dragón. Al ver esto Hayra espero a que el dragón volviera a atacar y cuando él se detuvo para lanzar fuego ella lanzo su lanza y el dragón callo indefenso, el elfo saco su espada y clavándola en el cuello del dragón le dio fin a la batalla. Momentos después Hayra agradeció al elfo y le preguntó – ¿Cual es tu nombre? – el elfo se quedó callado un rato, viendo el lizo pelo café de la hermosa joven y mirando fijamente a sus ojos profundos y misteriosos, al fin contestó – Mi nombre es Ergorn y vengo del bosque Katharan, tu eres Hayra ¿cierto? - - si -. Saliendo de ese lugar Hayra explicó a Ergorn que los enanos intentaron robar todo el oro de Londoth, y que así despertaron al dragón y desde ese entonces hasta ahora el dragón había atormentado a todo su pueblo. -Vayamos a descansar- dijo Hayra. En la noche antes de que Hayra regresara a su palacio en Morgorothen la ciudad más increíble de los elfos, Víctor le pregunta –Hayra, ¿me podrías enseñar ese hechizo que usaste contra el dragón?- -Claro, lo único que debes hacer es en tu mente decir “Hiegho” y después gritarlo y es todo- -Gracias no lo olvidare, y hasta pronto- -adiós- Dafne se quedo mirando el largo pelo negro de Víctor y sus ojos azules, después se fue. – Él tardó unas semanas en lograr el hechizo. Ergorn tenía 16 años y su padre que era un granjero que vivía en las afueras de Katharan lo había enviado a una peligrosa misión al valle de Graylog para recuperar una espada robada, pero no podía ir solo, necesitaba a un acompañante fuerte, alguien que tuviera el poder para derrotar a los Red’roy, unas criaturas fuertes desalmadas y deformes que habitaban el lugar. Él sabia que no mucha gente tenia la capacidad de esto, además alguien así no le haría caso ni de chiste, pero de pronto le vino a la mente una persona…. Unos días después Ergorn fue a Morgorothen y preguntó por Hayra. Los guardias le dijeron que la encontrara si va al templo mayor. Ergorn se quedó mudo al ver las grandiosas armaduras de plata con adornos en oro, la vestimenta de los guardias no era común, era muy resistente pero ligera, generalmente era colores verde oscuro, café ó amarillo según el rango del guerrero. El templo mayor estaba en medio del bosque de Morgorothen en el cual había cientos de guardias y arqueros que protegían sus fronteras. Ergorn iba subiendo las largas escaleras blancas resaltadas en azul que parecían jamás terminar, hasta que al fin llegó a un cuarto interminable donde había millones de libros en unos estantes aparentemente pegados a la pared. Ergorn levantó el entrecejo y se dijo a si mismo que enorme es este lugar. Uno de los guardias se acercó extrañado y le dijo – Ten cuidado extranjero, estos estantes se mueven a donde quieran y podrían aplastarte- -Lo tomare en cuenta, muchas gracias- afirmo, después de caminar un rato Ergorn se da cuenta de que en uno de los estantes esta escrito un nombre extraño, “Glaton y el inicio de los tiempos” él cree que es solo una historia aburrida, pero no se da cuenta de lo que tiene enfrente. Después de muchos “voy ó no voy” Ergorn se decide a ir a ese extraño estante, de repente todo el muro parece estarce cayendo -¡oh no!, el muro se viene hacia mi – Ergorn empezó a correr pero el muro era muy rápido y antes de ser aplastado gritó –Hiego- y Hayra entonces se da cuenta de que Ergorn esta ahí, y lo abraza saltando para alejarlo del muro. -¿Ergorn?- -Si, gracias por salvarme- -No hay de que, pero ten cuidado.- Hayra se estaba yendo cuando Ergorn se acordó de su misión y le preguntó a la chica – Hayra, necesito un acompañante para un trabajo y quería saber si tu podías ayudarme- Después de interrogarlo en tono amable acerca de la misión Hayra aclaro –Claro, ¿cuando nos vamos?- -En dos días- Respondió Ergorn entusiasmado. Dejen comentarios por favor, de eso depende si continuo escribiendo o no


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.