criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  eroticos > Lesbianaséramos tan jóvenes

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 20 de Noviembre del 2006

Desde entonces este relato ha sido leido 8,841 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 71 votos.

Los visitantes han dejado escritos 2 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: eroticos > Lesbianas
  Titulo:

Éramos muy jóvenes cuando nos conocimos. Ella tenía 16 y yo 15 e íbamos juntas al instituto. Enseguida nos hicimos muy amigas porque nos encantaban las mismas cosas. Cuando yo me eché novio, empecé a notar ciertos celos por parte de ella. Se llama Eva y todavía la veo de vez en cuando, aunque nunca hemos vuelto a tener un contacto tan íntimo como aquellos días. Nos pasábamos la vida juntas, así que ya habíamos hablado de lo que nos excitaba, lo que nos gustaba hacer cuando estábamos solas, las fantasías que teníamos.Un día me había contado que le gustaba masturbarse moviendo su dedo pulgar encima de su clítoris, metiendo los dedos índice y corazón en la vagina y, que cuando ya estaba muy cachonda se metía los otros dos.El hecho de imaginármela así, desnudita, tan menuda como era, morena, de piel oscurita y tetas pequeñas, con un culo redondo y fuerte, tirada en la cama tocándose me ponía muy caliente. Un día de primavera no fuimos a clase por la tarde y nos la pasamos fumando hierba en la playa. Empecé a explicarle que cuando yo me masturbaba me la imaginaba así, masturbándose ella, chorreándole el coño, y en mi fantasía, luego aparecía yo para lamérselo todo. Eva se puso colorada y luego empezó a acariciarme el pelo. Yo cada vez estaba más caliente. Me susurró al oído que fuéramos a mi casa, pues allí no había nadie. Estábamos muy colocadas y excitadas. En cuanto llegamos, nos echamos en el sofá. Ella me quitó la camiseta y vió mi sujetador negro con mis enormes tetas dentro y se relamió. Nos dimos un morreo que me puso todavía más cachonda. Le quité la camiseta y no llevaba sostén, sus tetitas estaban duras y sus pezones oscuros eran dulces como la miel. Se los chupé, jugué con ellos y los mordisqueé. Ella me desabrochó el sujetador y con sus manos empezó a acariciar mis tetas, que no le cabían en la boca, puso su cara entre las dos y lamió sin parar. Me quité los pantalones y las bragas y a ella, que llevaba falda, sólo quise quitarle las braguitas. Empezó a bajar con su lengua y me abrió las piernas para clavármela en el coño, aunque antes jugó a lamerme las ingles. Yo ya estaba que me deshacía. Le levanté la faldita tejana y la obligué a frotar su coño contra el mío, estábamos las dos chorreando, podía notar sus labios vaginales contra los míos, tan mojados. Eva estaba encima mío, montándome y la agarré del culo y la subí a la altura de mi cara para poder lamerle intensamente el chochito mojado. Todavía recuerdo el sabor, que al principio me sorprendió pero luego me encantó. Ella gemía como una loca y se movía como un animal para que yo la chupara con más fuerza y más rápido.Casi se corre en mi boca. Entonces se dió la vuelta para hacer un 69, estuvimos un ratito así, comiéndonos,yo ya no podía más y me corrí en su boca. Entonces la obligué a ponerse a 4 patas y le levanté la faldita de nuevo y empecé a meter mi lengua en su redondo culo; Eva se volvía loca, jadeaba como una posesa y mientras con una mano le frotaba el clítoris, de la otra le fui metiendo cada vez más dedos, primero en la vagina, pero después le metí uno en el ano, que yo ya me había encargado de lubricar bien. Le encantó, así que no paré de meter y sacar mi dedo y de frotarla y chuparla hasta que se corrió en mi boca. Después nos tumbamos las dos juntitas, sudadas y mojadas en el sofá. Nos dimos un beso. . Más tarde ella se vistió y se fue. Al día siguiente hicimos como que nada había pasado. pero unos días después ella volvió a decirme que podríamos faltar a clase otra vez... pero eso os lo contaré otro día.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.