criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  ficcion > SnuffVisiones -3- {Visión en el Bar}

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 06 de Agosto del 2004

Desde entonces este relato ha sido leido 1,459 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 10 votos.

Los visitantes han dejado escritos 3 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: ficcion > Snuff
  Titulo:

Greg había tomado la calle mas cercana hacia el gimnasio donde iba, decidió ir andando ya que estaba a una manzana de allí. Una voz le habló por detrás. -Eh! Que pasa? Ya no te acuerdas de los viejos amigos?- Dijo la voz Greg se volvió y se encontró con un antiguo compañero de trabajo de oficina. Trabajo al cual ya no iba, fue despedido por un percance por una visión. -Randolph! Que tal, cuanto tiempo? Vaya has engordado desde la ultima vez. Eso es que al final te casaste no pillín?- dijo sarcásticamente Greg -Jajaja, Que listo eres Grego! Pues si, por fin me casé después de 6 años de noviazgo. Pero de la boda ya hace lo menos 3 años.-Dijo Randolph -3 Años ya? Como pasa el tiempo, pensaba que era ayer cuando estábamos en la oficina los dos haciendo llamadas y demás.- Dijo Greg -Precisamente de eso te quería hablar ahora que te he visto. Mira, vamos a entrar en ese bar a tomarnos unas cañas y te menciono del tema que creo que te interesará.-propuso Randolph -Eh… bueno, la verdad es que ahora mismo iba al gimnasio y…-no acabó Greg -¿Gimnasio? Eso es de mariquitas hombre, mira, eso puede esperar, vamos al bareto a tomarnos unas cañas fresquitas, yo invito.-Obligó Randolph Finalmente Greg acabó aceptando en vista de la tozudez de su ex compañero. El bar estaba prácticamente tranquilo, apenas 4 personas tomando unas birras; la charla no tenia ninguna trascendencia, simplemente el hablar de viejos tiempos y amigos olvidados. Cuando iban a pedir la segunda ocurrió algo inesperado… -Camarero, ponga la penúltima, nunca se dice la ultima en esta región -dice dirigiéndose a Greg- pero a ver si puede estar mas fresquita que esta estaba regular. Relámpagos y ráfagas en la visión de pronto acaecen bajo la mirada de Greg, empieza a quejarse y se coge la frente en señal de dolor cerrando los ojos muy fuertemente. Se dolía intentando no llamar la atención, pero eso era inevitable. -¿Qué ocurre Greg? ¿Qué te duele?-Decía Randolph- El camarero se acercó para servir las dos cervezas. -¿Qué le pasa a su amigo? ¿Alguna alergia o dolor de cabeza?-mencionó el camarero. De repente la mano de Greg agarró la muñeca del camarero fuertemente y fijamente se quedaron mirando, los ojos de Greg no se inmutaban, en cambio el camarero lo miraba asustado mientras aún llevaba una cerveza en la mano la cual no podía soltar. -No vaya a su casa…Hoy no.- decía vagamente Greg con mirada penetrante. -Pero… ¿Qué dice? –Mirando a Randolph- ¿Qué dice este tipo? Randolph no hablaba. -Hágame caso, si quiere seguir viviendo, no vaya a su casa hoy. He visto su muerte.- decía Greg -Mi… ¿Qué? Por favor, si en mi casa solo vive mi mujer… ¿una cerveza y ya está así? Dígale a su amigo que se dedique a beber a partir de ahora zumos de naranja-decía nuevamente mirando a Randolph. -Su mujer no está sola!!-dijo Greg Y entonces por unos instantes se hizo el silencio… -Oiga, ya se que es difícil de creer, pero crea en mi. Su mujer es Rubia, pelo rizado, ojos marrones, algunas pecas en la cara y en el pecho, mide más o menos 1.70, y para que me crea diré que ha puesto para hoy las sabanas de seda, pero no para estrenarlas con usted, eso es lo que usted creerá. Mientras está aquí hay otra persona con ella. Y si va hacia allá será lo último que verá, se lo aseguro.- acabó Greg. El rostro del camarero cambió por completo. Greg le soltó la muñeca poco a poco. -Lo que yo digo, deje de beber, le cambiaré la cerveza por un zumo natural.-dijo el camarero -¿Aún te siguen pasando esas locuras? Y yo que creía que habías ido a un psicólogo o algo así y ya estabas curado. Así no puedes seguir tío, te echaron del trabajo por lo mismo, solo que en el trabajo particularmente llevabas razón en muchas cosas, pero no hay que mojarse tanto Greg. ¿Qué querías conseguir con esto ahora?- Preguntaba su ex compañero extrañado. Greg aún con la mirada perdida volvió a mirar al camarero… -Crea lo que le digo por favor.- repitió Greg. -Mira chico, se te ve gran actor, incluso la expresión del principio tuya me dio un poco de miedo, pero ya te has pasado de listo. Mi mujer no es rubia, es morena. Mide 1.82 y no tiene pecas, y las sabanas de seda las tiene cualquier pareja que se enrolle mas de la cuenta, si me hubieras dado mas datos como por ejemplo del interior de mi casa, ya me hubiera extrañado, incluso habría llamado a la policía para que te detuvieran. Pero siendo así me rió un rato y ya está.- dijo el camarero De repente Greg se extrañó muchísimo y le vinieron a la mente millones de cosas. No podía dar datos de la casa porque las ráfagas solo permiten ver lo trascendental, en pocos casos podía ver más allá de lo importante. Por un momento pensó que podía ser cualquier otra persona que hubiera tenido contacto con en el mismo día. Pero no era así, y en la imagen pareció haber visto al camarero del bar. Podía ser una ilusión distorsionada de tantas tenidas ya. O una mezcla de roles en uno. Pensaba y pensaba hasta que se dirigió nuevamente al camarero. -Le ruego que me perdone, me pasan cosas raras hace tiempo y no me las puedo quitar de la cabeza. A veces no reacciono como quiero y debo, por eso nuevamente le pido que me perdone.- rogó Greg -Bueno, no ha pasado nada, siempre que pague esta ronda.- dijo simpáticamente e intentando olvidar lo pasado el camarero. Nuevamente miró a su ex compañero y este empezó a hablar… -Así no me extraña que no tengas apenas amigos. Se que no te comprenden. La verdad es que yo tampoco, pero siempre me he llevado bien contigo y aquí estaré para lo que necesites. Sea lo que sea.- Replicó Randolph. -Gracias por al menos intentar comprenderme mas que nadie, ya tengo a 2, a ti y a mi psiquiatra. Jajaja. –Y se fueron de aquel bar riendo cada uno al final por su lado. Finalmente mientras Greg iba de camino andando hacia el gimnasio sentía pesar en su conciencia por algo. Tenia un remordimiento y no sabía porque exactamente. Un temor que no salía de su cabeza. Esa visión significaba algo e iba dirigida a alguien. Alguien que moriría, como todas las visiones de Greg…


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.