criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Suicidio Concertado
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  eroticos > HeteroUna noche de lluvia a 40 grados

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 27 de Octubre del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 3,699 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 25 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: eroticos > Hetero
  Titulo:

Ocurrió el día menos pensado... Un miércoles por la noche era mi novia, ojalá la hubieran conocido, linda, tierna, hogareña y servicial. Llegó poseída a mi casa, ella vive a 20 ó 30 calles de mi casa y daba a parecer que había llegado corriendo en una de las tormentas más poderosas que se hubieran imaginado. La invité a pasar viendo su estado sin darme cuenta (aún) de su vestimenta y actitud venía calientísima y con un extraño brillo en los ojos que solo se ve en los que imaginan un orgasmo anticipado . - estoy muy mojada - dijo escurriendo la mini falda rojo oscuro que llevaba. Hasta entonces vi ademas de la mini su blusa blanca entallada empapada en agua que hacia notar un minibra azul calcetas holgadas que subían hasta sus mojados muslos. - me dejas bañarme? -continuó. - claro, adelante- alcancé a balbucear. Mientras se bañaba no pude evitar mi erección al recordar el agua que recorría cada rincón del cuerpo, se desvestía de todo lo que le estorbaba. - oye, dónde tienes el jabón? - dijo con un acento incrédulo que engaña al más caliente de los hombres. Entré a la ducha con los ojos cerrados para pasarle el jabón donde recordé haberlo dejado, resultando que no estaba ahí. Entré un poco más para buscarlo a tientas cuando ella cerró la puerta y tomó mis manos dirigiéndolas a sus pechos, solté un pequeño espasmo al sentir la cálida y suave piel, al tiempo de abrir los ojos dejando a mis ojos pasear por esa delicada figura rozada por el agua. Se agachó para bajar de un golpe mi pantalón y con su mano izquierda toma mi pene y lo lleva a su boca de una manera que yo nunca hubiera imaginado, mientras con la derecha se estimulaba su clítoris de manera exageradamente rápida, logro mi meseta, me baja desde los hombros para plantarme un húmedo beso lleno de lujuria y llevar mis manos a su húmedo sexo. Sin pensarlo 2 veces la cargué desde mis hombros y lamí su sexo mientras la cargaba haciéndola estremecer y jadear. - bájame - dijo, y al momento de hacerlo se coloca frente a mí levantando su pierna para penetrarla, mientras la ducha nos lubricaba. Era delicado en momentos y luego salvaje, que gritaba de forma excitante. Levantó la segunda pierna y la follé cargada. - llévame a la taza - la llevé sin dejar de cargarla -siéntate- al momento que ponía sus pies en el suelo, se separó de mí y volvió a sentarse en mi húedo pene, que me exigía eyacular con urgencia, penetrándola por su ano, apretando, soltando en un sube y baja enloquecedor, hasta que terminamos juntos en una lluvia de jugos vaginales. Se separó, limpió mi pene de rastros de semen con una suave felación que me puso en forma para otra penetración vaginal en la que se colocó y en esa pose nos quedamos dormidos. Yo sentado en la taza, ella sentada en mis piernas con mi pene flácido introducido en su vagina, ambos en el baño en esa noche de tormenta. Al despertar, ella se fue, dejó una nota en mi pecho: - Fue grandioso, la siguiente tormenta espérame. Para mi desgracia no llovió en todo el mes, pero aún así esa experiencia me tardaría para todo un año.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.