criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  ficcion > SnuffTribulaciones del niño poeta

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 27 de Junio del 2005

Desde entonces este relato ha sido leido 1,469 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 9 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: ficcion > Snuff
  Titulo:

TRIBULACIONES DEL NIÑO POETA Federico era un niño triste y de tendencias homosexuales. Todo en él anunciaba pues el nacimiento de un nuevo poeta, pero, sin embargo, los acontecimientos se precipitaron gracias a la ludopatía de su padre, un ser despreciable y ruin que nunca mereció los apellidos García Lorca. No fueron éstos los causantes del viaje a Nueva York de su hijo, pues el interfecto era poco dado a las letras, y desconocía además el periplo del que fuera poeta republicano; no fue por tanto un acceso de romanticismo el que le llevo a situar a su pequeño hijo de 10 años (llamado Federico García Trillo, el niño poeta para nosotros) en una callejuela del barrio neoyorquino del Bronx en calzoncillos y con una pancarta adosada al culo que decía: “me gustan los pitos grandes, más si son negros”. Arrastrado por su majadería, que ya le había inducido a perder 2 de sus 4 hijos en casinos de las Vegas, había consignado ante notario una puesta con un amigo, compañero de desvaríos, del siguiente tenor: “Federico García Lorca apuesta con Manuel Trujillo que su hijo de 10 años, Federico García Trillo, no durará más de 5 minutos en el barrio neoyorquino del Bronx, sin que una persona de raza negra intente abusar de su culo”. Sin negar el dramatismo de los hechos, y ser de alguna manera cómplice de la mezquindad ajena, es verdad que el futuro del niño poeta se divisaba, se mirase por donde se mirase, negro de solemnidad: un niño poeta hecho hombre nunca hubiera soportado los vicios de esta Europa corroída, y pródiga en armas de destrucción masiva que destrozan las creaciones del intelecto. Únicamente cabía esperar su huida a Budapest, su pronta boda con una húngara melancólica y taciturna, y finalmente, su muerte gris a orillas del Danuvio de una soga atada a un puente, con el “Réquiem” de Mozart sonando de fondo. Pero volvamos a Nueva York, en el momento en que el niño poeta se debatía entre la vida indigna y la muerte honrosa. Finalmente optó por lo primero; no tenía un cuchillo a mano. La violación duró poco, apenas cinco minutos, y Federico la afrontó con la firme determinación de convertir las embestidas del negro en bonitos versos algún día. Acabó el acometimiento, el día paso y el padre ganó la apuesta. Aquel negro, que no se había avergonzado de penetrar al pequeño Federico, si sufrió una especie de remordimiento (si se le puede llamar así) más tarde; decidido a enmendarse pasó toda una tarde de escaparates, y finalmente le compró el vestido más bonito que sus ojos creyeron encontrar: él mismo se lo puso a Federico en las duchas de un gimnasio de ambiente, y al chico le gustó tanto que supuso su muerte literaria: ahora el niño poeta sueña con ser vedette. En la actualidad, con frecuencia se encuentra al niño poeta en las cercanías de algún tugurio neoyorquino, ofreciendo trabajos manuales a cambio de ropa interior femenina y zapatos de tacón.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.