criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Suicidio Concertado
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  humor > ParodiasTÍTULO DEL RELATO III(EL RETORNO DEL REY-SOL A.K.A RA)

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 15 de Abril del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 1,193 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 19 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: humor > Parodias
  Titulo:

Una vez más... vengo a darte más de mi... Si sigo aquí, es porque aún me quedan muchas cosas que decir. (Chojin hop, uno-dos) Pues eso, que traigo un nuevo episodio de mi tesis sobre la botánica (no descansaré hasta tener más capítulos que Rocky. ¿Qué digo que Rocky? Que La Biblia). Pero antes citemos al gran XX. He aquí su comentario. XX: Más allá de que eres Martín: ¿qué soy? XX: un genio, Martín: lo se XX: (de bazar en liquidación). Martín: genio al fin de al cabo. (Por cierto, la coma has de ponerla después del paréntesis, no antes, Einstein). XX: y un escritor bastante aceptable Martín: ¿Bastante aceptable? ¿Pero no decías que era paupérrimo? Ya entiendo que ha pasado. Al verte reflejado en las palabras de Swift has sentido vergüenza de ti mismo y, al fin, te has dignado a admitir eso que anteriormente ya pensabas(que soy un Man Machine), pero que no decías debido a la envidia que te corroía por dentro, al ver que, alguien(yo) tocándose el nabo(porque, francamente, no me esfuerzo lo más mínimo a la hora de ponerme a escribir aquí), superaba en cantidades industriales aquello a lo que tú no podrías aspirar alcanzar ni aún aplicándote al máximo en este mi arte, el arte de la escritura, durante mil billones de cuatrillones de años + cuatrocientos mil trillones de quintillones de años X quinientos mil ochocientos noventa y cuatro mil millones de septillones de años(elevado todo ello a la enésima potencia). XX: ... Martín: ahí te he pillao ¿eh? Te has quedado sin palabras. Bueno, sigue con lo que me decías. XX: pese a lo delirante de los temas Martín: ¿? no acabo de entender que incompatibilidad se da entre una literatura aceptable y un tema delirante para que los enlaces con el término “pese”. Podrías explicarme en qué te fundamentas para escribir semejante gilipollez? XX: ... Martín: vuelves a quedarte sin palabras. Pero bueno, da igual, sigue contándome lo que piensas. XX: creo que tu mayor virtud Martín: la modestia XX: radica Martín: en qué? XX: en lo bien Martín: espera un momento, ahora me lo cuentas, antes ayúdame con el crucigrama. ¿Cómo se dice “que conduces” en Cuba? XX: que manejas Martín: ah! si, es verdad, gracias... hostia! Me acabo de dar cuenta de que no se tu nombre. ¿cómo te llamas? o mejor aún, ¿cómo te llaman tus colegas? XX: el cuenta votos Martín: ¿Y eso? XX: porque me parece Martín: a mi también me lo parece XX: que en un día Martín: menos de un día XX: sumaste 300 Martín: ¿más cuanto? XX: nuevos votos. Martín: en realidad fueron mas de 300, pero bueno, si eres feliz pensando que fueron sólo 300 lo dejaremos ahí. Soy el puto amo. XX: FELICITACIONES Martín: GRACIAS Por otra parte, tacháis mis relatos de soeces y mis comentarios de insultantes. Decía Nietzsche(se que no lo conocéis, pero da igual, yo os lo cito) que “la palabra más soez y la carta más grosera son mejores, son más educados que el silencio”, y, como comprenderéis, por razones muy obvias, y a pesar de que, al igual que para Cicerón “mi conciencia tiene para mí más peso que la opinión de todo el mundo”, puestos a atender a lo que otros dicen, lógicamente, haré más caso a las sabias palabras de toda una personalidad como Nietzsche que a las gansadas de cuatro catetos que se pajean con Lucía Etxeberría, leen uno u otro libro según su índice de ventas, y lo catalogan de bueno o malo según haya sido premiado o no con el Nobel literatura u otro galardón semejante. PATÉTICO. En fin. Vayamos al arte. Creo recordar que dejé mi tesis en el momento en que abrí la puerta de mi casa. Pues bien. -¡Mamáaaaaaaaaaaaaa!,- grité desgañitado. Silencio. -¡Mamáááááááááááááááááááá! Silencio. -¡Maaaaaaammmmmmmmáááááááááááááááááááá! No contestaba. Entré al salón gritando. El secador de pelo envolvía su cabeza. -¡Mamaaaaá! Esta vez si me oyó. - ¿Qué pasa? ¿Qué pasa?,- inquirió alarmada a la par que apagaba el aparato. -¡Mamá!,- grité(no se por qué) una vez más y tomé aire. Mientras lo hacía, sopesé los pros y los contras de contar a mi madre lo ocurrido. Se me iba a caer el pelo... Pero bueno, mejor el pelo que la tranca¿no?. ASí que me lancé: - ¡Mamá!... Hice una pausa. Tenía que encontrar una manera suave de decírselo(si es que la había). - ¿Vas a contarme qué te pasa o qué?,- protesó mi madre imapaciente. Ni caso. Seguí en silencio pensando. Pasaron un par de segundos. Ya casi tenía la frase perfecta. A rebosar de eufemismos. Era cojonuda. ¡Era cojonuda!, pero aún le faltaban un par de matices. Un par de pinceladas lingüísticas que hiceran de mi violación a una inofensiva y raquítica planta una oda al amor, una historia universal gobernada por pasiones y sentimientos incontenibles como la vivida por los vástagos de Montesco y Capuleto. ¡YA la tenía! y la solté, así, sin más, sin registrarla en la SGAE, sin miedo a que algún aguililla pudiera plagiármela. - me he follao una planta!, mamá. -Qué? -... y me estoy convirtiendo en una de ellas. -Pero niño,- exclamó escandalizada acompañando la frase con una sonora bofetada,- ¿Qué es ese vocabulario? - Increíble,- me quejé,- tu hijo convirtiéndose en una planta y tú preocupándote tan sólo de minucias terminológicas. -Qué planta? qué dices? deja de decir CHORRADAS(este "chorradas" lo copio y lo pego del comentario de Pepa B.), es imposible convertirse en nua planta. - que si mamá,voy a ser como los árboles esos de el señor de los anillos. - Ah si?,- dijo un tanto contrariada,- y se puede saber como sabes que te estas convirtiendo? - porque noté como mutaba. Sufrí un intenso escalofrío en mi cuerpo y luego me salió resina de la minga. PLASSSSSSSSSS. Otra bofetada. No puede aguantarlo. Me fui de allí. Con 10, 11, 12 años, los que tuviese, y debiendo afrontar sólo un asunto tan embarazoso. Me senté en el banco de un parque. Pensando qué hacer durante estos últimas horas de vida antropomórfica. Decidí no malgastar el tiempo en intentar aplacar la mutación. Debía ser realista. No podía hacer nada. No había soluciópn. Lo mejor era afrontarlo. Ir buscando los medios que hiciesen mi vida más confortable, en el momento de la conversión definitiva. Así que, empecé a pensar en macetas. Cuadras. Redondas. Rectangulares. Oblongas. De plástico. De piedra. Rojas. Marrones. Verdes. Amarillas. Magentas. Fucsias. Violetas. Sin dibujos. Con dibujos. Con dibujos de animales. Con dibujos de paisajes. Con dibujos de personas. Con dibujos animados... Me imagine a mi mismo dentro de cada una de ellas y comencé a llorar No quería acabar así. Noa mi edad. En estas pasó por allí un compi. Pedro. - ¿Qué te pasa? - Me he trajinado a una planta y me he convertido en una de ellas. Se partió el culo. No lo exteriorizaba por respeto a mí, pero era indudable que por dentro se estaba desconjonando. No se lo reprocho. Lo entiendo. Yo también lo habría hecho. - ¿Trajinado?,¿Qué coño significa eso? Se lo expliqué. Ahora sí, se partió el culo, no había duda, lo hizo en toda mi cara, JJAJAJAJAJAJAJAJAJAJAJA. exteriorizándolo. Menudo sinvergüenza. - Y cómo se te... JAJAJAJAJAJA... como se te... JAJAJAJaJJJAJAJJAJAJAJAJ... como... jajjajajaja. como que te has tirado a una planta,- acertó a decir casi sin aliento entre risas. - Joder. Y ese qué mas da. Me estoy convirtiendo en una planta. Me salió resina del rabo cuando me la estaba tirando. Se tiró al suelo de la risa. Para cortarle el rollo le mostré mi falo lleno de sangre reseca y prácticamente descuartizado a causa de los cortes producidos por las espinas. Era Cristo. Le reconocí. Había vuelto. Al verlo, Pedro, hizo una mueca de aversión. - Jodé, que asco tío, tápate eso. Normal que te haya salido la cosa esa blanca, será el pus de las heridas. - ¡PUS!, hostia!, ¡cómo no se me habrá ocurrido, - exclamé y quede un rato en silencio para analizar bien esta nueva teoría. - Claro, tío, es lo normal en estos casos, ¿Cómo te vas a haber conver... - No, no puede ser,- interrumpí finalizada mi impecable reflexión,- el pus no es pegajoso, y esa mierda se me quedaba pegada a los dedos. Te digo que era resina. - Cómo va a ser resina? - Que sí, que era resina, coño, ¿es pegajoso tu pus? - No. - Pues ya está, lo que salía de mi penelope era pegajoso. - Bueno... puede ser que sea resina. - Claro que puede ser gilipollas, claro que puede ser. - Joder tío, que mal rollo. Qué podemos hacer? Me siento mal por haberme reído de tí. - Pues ayúdame. - Claro, ¿qué hago? - Ve a tu casa y traeme una maceta,- le ordené para que se fuera de una vez y me dejara en paz. Naturalmente obedeció. Esperé a que estuviera lejos y fui al otro lado del parque. Alguien se había dejado una cesta. Miré dentro. Había como medio kilo de uvas. No se por qué, la cogí. Y emprendí el camino a quién sabe donde. El calor era inaguantable. De ahí que nadie pululase por aquellas angostas aceras de pizarra a excepción de mí, y de los mosquitos, que atraídos por el dulce olor de las uvas no paraban de revolotear a mi alrededor en busca de un pequeño festín vespertino. Aun molesto, como estaba, por los zumbidos y los brutales picotazos que me propinaban, no hice nada por espantarlas. A fin de cuentas, tenía que acostumbrarme. De ahí a no mucho iba a convertirme en una estúpida planta. Y las plantas, como todos sabemos(al menos yo sí), siempre están rodeadas de avispas, libélulas, y demás tipos de insectos. Inmerso profundamente en esta serie de reflexiones atípicas se cruzó en mi camino, nada más y nada menos, que El Cuenta Votos(XX). - Hola,- saludó. - Hola,- respondí alicaído. - Qué llevas en la cesta?,- me preguntó. - Si lo adivinas te doy un racimo,- le propuse un poco más animado. - Eeee... Se tomó su tiempo para pensarlo. - ¡MANZANAS! - Mmm... No. - ¡BOMBONES! - Mmm... No. - ¡CUARTO Y MITAD DE LANGOSTINOS CON FIDEOS BAÑADOS EN 100 MILILITROS DE ACEITE DE JENGIBRE! - Déjalo, tío. ¿Continuará? No se. Eso depende de vosotros: Quien quiera que continúe el relato que escriba la palabra CONTINUA en el comentario. Quien no quiera que continúe el relato que escriba las palabras NO QUIERO QUE CONTINÚES con un cuchillo sobre su tórax y adjunte una fotografía que dé fe de ello en el comentario. NOTA IMPORTANTE: Quedará automáticamente anulado todo comentario cuyas letras no tengan unos surcos de al menos cuatro centímetros de profundidad. Además, si alguno de los surcos atraviesa el cuerpo de tal modo que mirando de frente al individuo se pueda ver nítidamente lo que hay detrás suyo, el voto tendrá un valor doble. Y sí, es injusto, pero lo he hecho a propósito, quiero que los del NO CONINÚES juguéis con ventaja. Os quiere, martin martin martin (con acento en las tres íes).


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.