criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Suicidio Concertado
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  fantasia > EpicaSniper (B)

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 09 de Enero del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 1,492 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 11 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: fantasia > Epica
  Titulo:

La noche fue desagradable. Aún no había conseguido dejar de tener remordimientos por más que me esforzaba. Era incapaz de dormirme por lo que salí a dar un paseo. La nieve estaba en las calles y apenas se veía un alma. Caminaba entre árboles desnudos, casi en la oscuridad, iluminado por alguna solitaria farola, intentando no visualizar la cara tan viva que horas antes había tenido tan cerca de mi vista. También pensaba en lo joven que era, en cómo hasta hace poco estaba lleno de ilusiones y proyectos y como, en un determinado momento de mi vida había pasado del sueño a la realidad y la madurez, en cierto sentido como casi todo el mundo en esta vida. Una realidad que significa morir por dentro. La pérdida de la inocencia y la entrada en las obligaciones casi siempre representa una parte frustrante en la vida de una persona. A menos que ya se tengan las cosas muy claras, las responsabilidades rara vez son divertidas. Yo no disfrutaba excesivamente con mi trabajo, pero sí me lo tomaba como algo muy serio, una especie de ritual donde buscaba la armonía de todo lo que hacía. Cada uno de mis movimientos estaba estudiado e incluso la repetición de una serie de ideas para concienciarme también. Había un malévolo placer en hacer algo tan bien, que en realidad era algo horrible. Pronto volvería a recibir órdenes y la espera siempre era algo desagradable, como si mi vida no tuviera sentido… De repente, escuché una música proveniente de un sótano. Me acerqué a escuchar. Parecía una sala de baile donde sonaba jazz, blues y fox-trot. No tenía ganas de estar con gente, pero me embriagó el sonido y ví una oportunidad de no pensar en mis tonterías. Mientras entré capté el olor de la madera de las paredes y las mesas. Una especie de incienso flotaba en el ambiente y el aire estaba más cargado aún por el tabaco. Había unas mesas al comienzo, una sala de baile en el centro y una orquesta tocando una melodía melancólica, al piano y al saxo, con un contrabajo de fondo y un trombón acompañando. Decidí sentarme para embriagarme del ambiente. Rara vez ponía atención a la música en si. Me dedicaba a observar el entorno. La cuidadosa decoración del local y los rostros de los parroquianos. Ví a una chica sentada en una mesa a solas. Llevaba un sencillo vestido negro con un corte en la falda que dejaba ver sus jóvenes y atractivas piernas. Toda mi atención se centró en ella. Era morena, de tez muy pálida y enormes ojos marrones. Su belleza cobraba fuerza con la luz y la música del local. No podía parar de mirarla y descubrir que aún había algo vivo en mí, algo vital. En ese momento no sentía deseo alguno, simplemente estaba contemplando algo fuera de lo común que rara vez aparecía en mi mente: Veía una belleza que solo sugería cosas hermosas en la vida. Era incapaz de visualizar a una persona con miedos y vicios. Solo veía un rostro, un ente que prometía el cielo y que me hacía olvidar todo lo demás. Sentía la paz observando su calmado rostro y al mismo tiempo la inquietud de no saber que había tras él. Intenté pensar en otras cosas y atender a la música para controlar mi turbación. De repente la música me pareció diabólica, casi como la que me retumbaba en la cabeza cada vez que hacía una misión. Parecía que la música me incitara al pecado, a la posesión, a los impulsos más vitales. No pude evitar mirarla otra vez y pegué un respingo al ver que me estaba mirando fijamente a los ojos. Que mirada tan desafiante, tan sugerente, tan viva. Apenas podía yo mantener la mirada unos segundos para apartarla con disimulo, pero ella no la apartaba y decidí que yo tampoco debía hacerlo. Se levantó con paso decidido y pude admirar su figura moldeada. Hacía tiempo que no veía semejante feminidad en unos movimientos. Y unos ojos tan abiertos y penetrantes. Se acercó a mi y me cogió de la mano para salir a bailar. Yo admiraba su talle y el vestido que resbalaba por sus redondas caderas mientras caminábamos a la pista. Comenzamos por el ritmo melancólico que estaba mandando en ese momento, bailando en silencio y mirándonos fijamente a los ojos. Yo intentaba mirar hacia otro sitio para controlarme y ella al notarlo apoyó su cabeza en mi hombro con ternura. Continuamos así durante unos minutos cuando, de repente comenzó a sonar algo mucho más fuerte y rítmico. Ella se agarró a mi con fuerza y yo la cogí de la cintura, casi con deseo. Nuestros cuerpos se aferraban mientras seguíamos un ritmo frenético e increíble. Notaba como nos íbamos fusionando en un solo cuerpo y sentía toda su presencia…sus movimientos, su olor, los latidos de su corazón. Nunca me había sentido tan vivo y todo gracias a la silenciosa presencia de una mujer desbocada en movimientos y formas. Parecía que en la vida no hubiera otra cosa que ese baile, que esa mujer, que ese rostro salvaje y esa figura contundente. Me había olvidado por completo de mí mismo y del objeto de mi vida en la actualidad. Necesité volver a mirarla y ella me respondió con ojos brillantes, mientras sus labios se entreabrían húmedos y ardientes. No pude evitar besarla mientras nuestro baile continuaba, mientras nuestros cuerpos se aferraban casi espasmódicamente. El deseo llamaba a mis puertas con ese beso y me desvivía por descubrir el cuerpo que había tras ese vestido, la mente que controlaba ese cuerpo. Acerqué más su cuerpo al mío y sentí sus pechos contra mí, rebosantes y firmes, casi maternales. Mis brazos la envolvían y buscaba descubrir todas sus formas posibles. Era para mí una figura inabarcable e inalcanzable al moverse con esa violencia. Nuestro beso continuaba y solo veía oscuridad alrededor. Ya no sabía ni dónde estaba, pues solo veía ese beso. Notaba esa cintura que no quería soltar, ese movimiento que reflejaba la esencia misma de la vida. Yo ya no era nada, era ella, su reflejo, una extensión de su cuerpo y de su mente… Salimos apresuradamente y la llevé a mi habitación, muy cerca de allí. Nos costó horrores llegar por no parar de besarnos y acariciarnos. Ella subía las escaleras con un suave meneo de caderas y mirándome seductoramente. Que poder tenía esa mujer sobre mí. Nos fundimos en un abrazo en la oscuridad de mi habitación. Aún no habíamos cruzado una sola palabra, pues toda nuestra comunicación se basaba en gestos, miradas y caricias. Mientras yacíamos en la cama, éramos como instrumentos de una banda de jazz, donde se improvisaba sobre la marcha mientras el otro hacía el acompañamiento y la armonía era siempre perfecta. La guerra nos hacía libres, nos quitaba los prejuicios, los miedos, las normas sociales y las justificaciones de nuestra mediocridad. Lo que antes podía ser perversión ahora era descubrimiento e improvisación. No había límites para el placer y nos embargaba un constante juego de vitalidad. Nunca había fin, nunca parecía tener fin. Las mentes se comunicaban de todas las formas posibles, menos la verbal. Había un acuerdo tácito de no hablar y no lo rompimos incluso cuando terminamos. Al amanecer, ella no estaba, solo su recuerdo que ya parecía haber si un sueño. De repente comencé a odiar esta guerra y odiar lo que hacía. Me parecía que mi misión era algo banal en comparación con la experiencia de amar. El sexo, el amor, el desenfreno habían conseguido nublar mi mente… Realmente no era nada de eso, era ella, única entre únicas. Una mujer vital, pura, libre, increíble. Me pasé la mañana pensando y mirando por una ventana mientras nevaba. Por la tarde se pusieron en contacto conmigo. Volvía a la vida, pero ya lo hacía con náusea. Por la noche me reuní con el mando. Era una misión de lo más peculiar. En este caso debía matar a un espía, pero aún no tenían datos claros de él. Había conseguido asesinar a algunos de los mejores hombres de forma fulminante. Nadie sabía como conseguía la información. Pero era ahora nuestro peor enemigo. Alguien fuera de lo común de una efectividad espantosa. Me pusieron sobre alerta para que avisara de cualquier nuevo contacto que adquiriera estos días. No les comenté lo de la chica. Quería apartarla por completo de mi realidad. Que no se ensuciara con mi vida, necesaria aunque terrible. Los siguientes días los pasé esperando órdenes. Estaban vigilando todos los edificios oficiales y las tapaderas del enemigo para ver si podían averiguar quien era el espía que nos estaba asesinando. Salí en varias ocasiones a la sala de baile, pero ella no aparecía. Por fin llegó el material esperado. Las fotos del espía y sus referencias. Los siguientes días tendría que buscar el sitio ideal para cazarle. Abrí el sobre con tranquilidad y observé las fotos. Me entró una convulsión al verlas y las estrujé con mis dedos temblando y apunto de romperse de la fuerza ejercida. No podía creérmelo, aunque por otro lado tenía que ser así. El espía era ella. No fue casualidad nuestro encuentro. Posiblemente llevaba algún tiempo rondándome sin que me diera cuenta y consiguió que pareciera una casualidad. Lo que no entendía es por qué no me había matado y si deseaba averiguar más, por qué no la había vuelto a ver. No podía con el dolor ni la ira. La mujer más auténtica que había conocido era mi siguiente víctima. No quería hacerlo, pero sabía que debía hacerlo. Ella había matado a algunos de los mejores y más valientes hombres que había conocido. Posiblemente también les sedujo como a mí. Así se acercaba a esos hombres necesitados de una razón para vivir o por la que luchar. Hombres que preferían no estar casados y a los que se escogía entre otras cosas por no estarlo. Tardé unos minutos en sobreponerme y salí a la calle a cumplir mi misión. Primero estuve observando el edificio al que supuestamente iba cada mañana. Me oculté bien en uno de los muchos pisos abandonados que había enfrente. Mientras observaba las puertas y las ventanas rompí a llorar pensando en lo que debía hacer. Cuanto más tiempo estaba ahí, menos quería hacerlo. Con ella no tenía justificaciones posibles. En los demás clientes siempre me buscaba una historia que inventarme, para no ver a la persona que mataba. Con ella no podía, era la mujer más viva que había conocido en mi vida. Sin lugar a dudas era una persona plena e iluminada. No podía creer que ella estuviera de su parte, ni podía creerme que todo lo que hizo fue una actuación, un juego. No concebía que una persona a quien tanto amé y que tanto pareció amarme, estuviera a favor de hacer cosas tan horribles. Me negaba a mí mismo esa dualidad de la condición humana. Una dualidad que también estaba presente en mi. Pero ella no, ella no podía ser así. Seguía reflexionando hasta que la ví salir. En sus ojos percibí la tristeza y cierta inquietud. No parecía la misma que aquella noche. Parecía que supiera que iba a morir, que se resignaba a ello. Andaba lentamente con la vista muy fija en un punto. La seguí discretamente por la ciudad. Los datos que me dieron fueron de lo más precisos. Todo cuadraba. Me sorprendía que fuera tan previsible en sus itinerarios. Tan visible y fácil de cazar. Quizás en eso radicaba su arte, su naturalidad para ejercer su misión. La estuve siguiendo durante días y dando informes al mando. Uno de esos días que la observaba conseguí abrir los ojos y darme cuenta de que una mujer tan excepcional en lo bueno, también había de serlo en lo malo. Fue una idea dolorosa de asumir, pero muy clara. Con la misma disciplina y precisión que siempre tracé mi plan de caza y de huída. Apunté todos los tiempos y las zonas de peligro. Y llegó el día… Nuevamente un balcón, nuevamente mi arma(casi mi mejor amigo) en mis brazos, nuevamente la sensación en la espalda, el olor del aceite y del metal, el peso de la máquina. Una nueva misión bien orquestada, o no tanto porque me seguía inquietando la razón de por qué estaba vivo. La ví salir como cada día por la misma puerta. Un escalofrío me recorrió el cuerpo y una tremenda duda sobre lo que estaba ocurriendo. Contemplé su precioso rostro por la mira telescópica, el rostro que había besado, acariciado, contemplado y amado. Contuve la respiración, las lágrimas y el temblor de mis dedos. Un instante y la sangre brotó de su cabeza descompuesta. Apenas pude levantarme para huir y cumplir la segunda parte del plan. Por fin me recompuse e hice maquinalmente lo que tantas otras veces. Me dirigí al tránsito… Esta vez no había intentado matar una duda, esta vez había matado la razón de mi existencia.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.