criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Suicidio Concertado
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  ficcion > FuturistasSion 2500 (Parte II)

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 15 de Marzo del 2006

Desde entonces este relato ha sido leido 1,834 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 11 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: ficcion > Futuristas
  Titulo:

IV En el fondo de las minas de estaño, donde una cantidad de miles de esclavos goym trabajaban, un capataz judío comenzó a notar algo extraño. El capataz residía normalmente en las oscuras minas salvo cuando tenía tiempo libre para disfrutar de los escasos beneficios de ser capataz. En las minas, incesantemente se observaba a un grupo de seres mestizos con aparatos cibernéticos fusionados a su cabeza y otras partes del cuerpo, seres con los ojos lechosos en blanco. Con bocas balbuceantes y carentes de mente. Incapaces de pensar o de hablar. Estos seres eran de pieles oscuras por la mezcla de todas las razas que antiguamente poblaron la tierra. Trabajaban en las minas y en las granjas. No recibían pago más que algunos latigazos cuando por algún motivo misterioso se negaban a seguir órdenes (cosa de todas formas inusual), así como algo de comida concentrada que consumían en conjunto sobre pesebres como si fueran animales. Las únicas esclavas con algo más de mentalidad –aunque no poseían don del habla- eran las esclavas sexuales. Hermosas mujeres de esbeltos cuerpos y un poco más de capacidad de razonamiento. Aunque sus mentes eran muy limitadas (al nivel de un persona mongoloide, ó más bajo aún, quizás autistas), estas mujeres podían seguir órdenes más complicadas para satisfacer a sus amos. Los rabinos tenían varias cada uno, las más sofisticadas. El Gran Rabino contaba con una inacabable colección de féminas de la mayor hermosura posible. Los capataces tenían unas cuantas de uso colectivo. Este capataz en particular notó que la esclava con que estaba no respondía a sus órdenes. Parecía negarse de forma decidida. Algo muy extraña. ¿Voluntad? Es imposible. La esclava seguía resuelta a negarse a satisfacer sus deseos. Enfurecido, el capataz la golpeó con todas sus fuerzas varias veces haciéndole caer al suelo de la mina, sangrando por la boca y la nariz. La esclava lo observó con ira “¿un sentimiento?” pensó el capataz “¡no puede ser!”. La esclava saltó sobre él con un gesto de desesperación y le mordió el cuello haciéndole brotar la sangre. El capataz calló al suelo muerto. Los demás capataces se acercaron. Ordenaron a un golem cercano que se aproximara y matara a la esclava rebelde. Los capataces judíos estaban atónitos... ¿qué había pasado? Los golem eran seres robóticos hechos parcialmente con carne, que se asemejaban a los zombis ó al monstruo de Frankenstein. Servían para arrestar a los infractores de la Ley Judía ó matar a los goym defectuosos. El incidente de la esclava rebelde no se informó al Sanedrín, pues los capataces temían sufrir algún tipo de escarmiento. V La Estrella Judia de Seis Puntas se levantaba insignemente sobre la corona que usaba el Rey de Israel, pero sólo en ocasiones especiales. Ahora se encontraba recibiendo comunicados de civilizaciones extraterrestres. Pero hasta ahora, ninguna especie extraterrestre civilizada había querido sostener prolongadas relaciones diplomáticas con la Tierra. Los pueblos de otros planetas se relacionaban entre sí, con comercio e intercambios culturales, pero tenían totalmente marginado al sistema solar terrícola, aislándolo de todo contacto comercial ó cultural. La Tierra y sus colonias en Marte y algunas lunas de Júpiter y Saturno permanecían totalmente discriminadas. A los extraterrestres no le agradaban en absoluto los judíos que gobernaban la Tierra ni ninguna parte de la cultura humana en ese momento. Así que los esfuerzos que el Rey de Israel realizaba en esos momentos por medio de comunicación audiovisual con una civilización de extraterrestres de pieles blancas, cabellos rubios y ojos azules, fueron totalmente infructíferas. Sólo consiguió que los extraterrestres nuevamente advirtieron que si los judíos de la Tierra invadían su espacio, declararían la guerra. Había leyendas de que esta civilización extraterrestre de rasgos nórdicos salvó a un remanente de humanos arios que ahora ubicaron en un planeta llamado Nueva Hiperbórea. Pero los judíos no deseaban creer esa leyenda. Cuando acabó la conversación, tres preocupados rabinos llegaron a explicarle, algo temerosos, que la producción en las minas y granjas había bajado, aparentemente por extrañas e inexplicables revueltas de esclavos goym. El Gran Rabino ardió en ira. Reaccionó furibundo con un arrebato enloquecido. Maldijo y escupió furioso. VI Eran las cercanías a la fiesta de Purim. Estaban trabajando para celebrarla. Pero el Gran Rabino no podía concentrarse. No podía dormir. Algo le decía que el tiempo se agotaba. Estaba preocupado. Normalmente unos cuarenta esclavos goym (de ambos sexos) eran colocados boca abajo para ser decapitados en el ritual kosher, previo a la celebración tras realizar los apropiados rezos. Pero entonces, mientras estudiaba las escrituras judías, el Gran Rabino descubrió algo. Hizo el sacrificio, normalmente, y la sangre espesa de las víctimas inmolada brotó por el Templo... entonces lo notó, y se dio cuenta. Algunos tratados cabalísticos lo explicaban bien. El Dios de Israel, Yavéh, ó Molloch, requería de sangre fresca para vivir. Se alimentaba de ella. Por eso, la más valiosa de toda la sangre que fluía hacia Dios era la sangre semidivina de los arios. De arios puros. ¿¡Como pudieron ser tan tontos!? ¿Por qué no dejaron vivos a algunos arios puros, al menos como ganado para sacrifico? La sangre espesa y mezclada de los esclavos goym no bastaba. Yavéh estaba hambriento desde hace centurias. Yavéh estaba enojado. Los judíos cometieron un error garrafal. Mortal. Ahora, la sangre que alimentaría a Yavéh, la única sangre que lo satisfaría, iba a ser la de sus sirvientes. El descubrimiento del Gran Rabino fue demasiado tarde, y de todas maneras era difícil que algo pudiera hacerse. La única forma hubiera sido matar a todos los esclavos goym y esa hubiera sido una muerte lenta para el judío parásito ahora totalmente dependiente. Las deducciones del Gran Rabino no fueron equívocas. Las noticias de rebeliones masivas de esclavos goym furiosos a lo largo de toda la tierra no se hicieron esperar. Miles y miles de furibundos monstruos robóticos humanoides, los otrora habitantes no judíos de la Tierra, asesinaron a sus captores y capataces. Y continuaron con los judíos de mayor rango. El Gran Rabino pudo escuchar los alaridos aterrorizantes de las hordas de enloquecidos esclavos goym que se dirigían hacia el Gran Templo. Uno a uno todos los judíos del mundo (que en esa época ya eran unos cuantos miles) fueron asesinados por unos cinco millones de monstruosos esclavos goym y golem que ellos crearon. Los pocos judíos que escaparon, de todas formas, tuvieron que ocultarse en las cuevas y edificios destrozados por algún tiempo, perseguidos constantemente por los goym. E incapaces de valerse por si mismo, murieron de hambre, por efecto de la radioactividad, ó por enfermedades. Y lo mismo ocurrió en las colonias judías de Marte y las lunas. VII El ciclo del Demiurgo había terminado nuevamente. Los goym continuaron, ahora solos, su proceso de involución hasta transformarse en espantosos monos enanos que serían la plaga de la próxima civilización a surgir en millones de años. FIN


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.