criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  ficcion > FuturistasSion - 2500 (Parte I)

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 15 de Marzo del 2006

Desde entonces este relato ha sido leido 1,560 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 12 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: ficcion > Futuristas
  Titulo:

SIÓN 2500 I La Gran Torre, negra y ominosa, se erguía terrible en medio de una oscura niebla. La Gran Torre era la sede del gobierno de Sión ahora en el año 2500 (según la cronología cristiana, que ya no se usaba, pues era sólo válido el calendario judío). Lo cierto es que el Gran Rabino que gobernaba el planeta entero en estas épocas se reunió con todo el Sanedrín de los Sabios de Sión con el fin de planear nuevamente las circunstancias a seguir con respecto de los esclavos goym. En la parte más alta de la Gran Torre, donde la Menora, el candelabro de siete velas, se levantaba apuntando insultantemente hacia el cielo, sobre el techo de la oscura torre, se situaba la sala de reuniones del Círculo Interno, el Sanedrín. Allí, en el Trono Oscuro se sentaba el Rey de Israel y Gran Rabino Mundial, descendiente directo del Mesías, de la dinastía davídica que había fundado el actual reino hacía unos 500 años. El rabino se sentó en su trono, con su pérfida mirada fría y atravesante, sus rasgos narigones y cuerpo regordete. A su alrededor, en una serie de mesas concéntricas, rodeándolo en medio de paredes con símbolos cabalísticos, un conjunto de 50 rabinos y altos funcionarios lo acompañaban. -Su Alteza –se refirió respetuoso un alto y barbudo rabino ataviado con una túnica púrpura- los ritos del Sabath se aproximan, y debemos estar preparados, mi Señor. El próximo Yom Kippur debe realizarse y no hay suficientes esclavos para el sacrificio. Yo mismo he... -Silencio, rabino Kohen –silenció el Gran Rabino y su subalterno calló respetuoso haciendo una reverencia- algo me preocupa más, mis hermanos. Siento que los esclavos goym comienzan a rebelarse, a ser más listos. Violentos... Algunos rabinos sonrieron dudosos. Pero el Gran Rabino tenía sus dudas. Quizás por su especial vínculo con el Demiurgo presentía en su sangre algo que otros no. -Señor, eso es imposible –corrigió un rabino gordo y maloliente- los goym están totalmente domesticados. Carecen de cualquier forma de pensamiento independiente. Están controlados por las técnicas de dominio genético, Majestad. Todos los rabinos presentes eran hombres, como mandaba la Ley. Pero el Gran Rabino sabía que a veces las mujeres tenían facultades suspicaces e intuitivas superiores. Así que decidió dar por finalizada la reunión después de tocar algunos temas administrativos sin importancia, para ir a consultar a su esposa. II -¿Estás muy ocupado mi amor? –preguntó la esposa del Gran Rabino, que no era muy agraciada a la vista. -Nada sin importancia, mi amor. Algunos infractores de la Ley que serán lapidados mañana. -¿Y el juicio? -Prescindimos de esos detallismos, ahora que estamos cerca del Yom kippur, mi amor. Había dos testigos, eso basta. Uno de los ajusticiados mañana es una mujer infiel, el otro, un hijo rebelde, y el peor, es un idólatra. Estos, que ahora habitan la más asquerosa mazmorra, serán ajusticiados junto a unas cuantas decenas de otros criminales. -Pero, amor, te noto preocupado. ¿Es por la preparación de las fiestas del Yom kippur? -No, no es eso. Es que tengo el extraño presentimiento desde hace tiempo de que los esclavos goym se comienzan a volver... no lo sé... rebeldes.. peligrosos... -Cariño, eso es ridículo. Bien sabes que están totalmente controlados. Deberías estudiar más Cábala... -¿Insinúas que el Gran Rabino y Rey de Israel no sabe suficiente de Cábala? -Para nada, cariño, disculpa el agravio. Insinúo sólo que mañana nuestros hijos tienen clases de Cábala, quizás gustes participar para ayudarlos. -No me importa nada de lo que ellos hagan. Tú debes encargarte de los niños, no yo. Por lo pronto durmamos. -¿Dormirás conmigo hoy? -No, hoy deseo yacer con mis esclavas goym. III Durante la celebración del Yom kippur, tras la ejecución con piedras de los condenados, se realizó la apropiada fiesta. Primero la ceremonia en la Gran Sinagoga, el Templo de Jerusalén. Claro está, allí sólo los judíos puros podían entrar. Las mujeres, los discapacitados y los más pobres debían esperar afuera. La tecnología de esa época había hecho maravillas. Los judíos podían desplazarse en sus naves espaciales a toda parte del mundo, y ahora, salvo por lo capataces encargados de dominar a los esclavos goym, todos los judíos del mundo estaban en el Templo celebrando el Yom kippur bajo la dirección del Rey de Israel. Claro, la tecnología había también provocado la destrucción total del medio ambiente, haciendo que el sol fuera invisible e insensible por los gases tóxicos que cubrían la atmósfera. Además de que el suelo erosionado carecía ahora de plantas y árboles. Los océanos eran ahora sucios estanques de fango, y la vida animal estaba extinta, salvo por las cucarachas (quienes había sido las previas asistentes del Demiurgo en tiempos donde extinguieron a los dinosaurios con armas atómicas). Los judíos escondidos en sus altas torres tecnológicas, vivían razonablemente felices. Incluso las detonaciones nucleares que devastaron ciudades místicas antiguas como Roma, La Meca y Nueva York (y las convirtieron en escombros radioactivos), no parecían molestarles. Vivían sumidos en el más degradante hedonismo, comiendo y bebiendo sus manjares. Celebrando sus fiestas. Aunque sus neuróticas relaciones sociales y familiares dejaban mucho que desear. Después de tantos siglos de matrimonios incestuosos y endogámicos entre los judíos, era obvio que su mezclada sangre estaba comenzando a producir fenómenos. Cada vez nacían personas de más baja estatura (aunque ahora la altura promedio era de metro cincuenta). Pero enfermedades congénitas, quizás acrecentadas por la radiación nuclear, provocó que la mayor parte de los judíos de esa época sufrieran algún tipo de mutación. Desde enfermedades mentales como la neurastenia y la psicosis, hasta enfermedades genéticas como el enanismo, la miopía, la hemofilia y hasta la deformaciones genéticas. Continuara ....


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.