criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  fantasia > RolSimple Relato Épico

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 23 de Octubre del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 2,813 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 30 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: fantasia > Rol
  Titulo:

- Caminando hacia el oeste por las tierras de Faerun en busca de una aventura yo Rurik el guerrero, mi compañero Quarion el arquero y los dos hechiceros, cuyo aspecto daba realmente miedo. Estos dos no eran realmente de la banda, pero como les salvamos la vida, nos acompañaban a todos lados y nos ayudaban en todos los chanchullos que teníamos pendientes, como por ejemplo, nuestro primer objetivo, que era destiranizar un pequeño pueblo dominado por un alcalde malvado, al cual todos sus aldeanos temían. Al anochecer alcanzamos el pueblo y nos dispusimos a entrar. La puerta de entrada estaba custodiada por dos ridículos guerreros que no tenían fuerzas ni para sostener su propia espada. Nos acercamos a ellos y nos dijeron: - ¿Qui... qui...quiénes sois?. Por la pregunta dedujimos que no habían llegado a ese pueblo muchos extranjeros. –Yo quiero ver al alcalde del pueblo - dije. - ¿Para qué? -preguntaron. –Pues venimos a matarlo. – ¿Qué?, no vais a pasar por aquí, bellacos. Entonces levantaron sus espadas temblando y los hechiceros, con un leve movimiento de muñeca al aire, hicieron que las espadas cayeran al suelo. Al ver esto los guardias salieron corriendo para dentro del pueblo, dejando la vía libre para nosotros. Al entrar vimos muchas casas juntas de madera y paja, y al fondo un gran castillo que destacaba por encima de todas las casas, incluso por encima de los muros que cubrían el pueblo. Nada mas con esta visión nos dimos cuenta de cual era el grado de tiranización. Cogimos un camino que iba dirigido por el centro del pueblo directamente al castillo. Desde lejos pudimos visualizar una gran masa de soldados al pie del castillo, parecían prepararse para algo grande. Mi compañero Quarion el arquero dijo: - Tantos para nosotros, vamos a acabar agotados. Con estas palabras Quarion se montó encima de un tejado y se arrojó una capa de invisibilidad por encima, preparó el arco y disparó en 6 segundos al menos 5 flechas, las 5 impactaron en los soldados y éstos cayeron. Las filas de soldados se volvieron locas buscando al culpable de eso. Yo avancé y me dejé ver, los hechiceros pusieron sus ojos en mí y pronunciaron unas palabras, yo cada vez avanzaba más rápido hacia los soldados y cargué contra todos yo solo. Quarion me cubría desde el tejado de la casucha. Poco a poco fuimos acabando yo y Quarion con toda la tropa enemiga. Cuando conseguimos acabar con ellos, entramos a toda prisa al castillo, subimos escaleras e incansablemente buscamos, pero no encontramos al alcalde. Desde una ventana del castillo me detuve a mirar el exterior y me dí cuenta de que el alcalde estaba escapando por detrás de nosotros con un carruaje y algunos soldados protegiéndolo. Cuando empezó a alejarse de mi vista sucedió algo; el carruaje se había detenido y empezó a arder sin más, no sabía de dónde había venido el fuego, pero entonces un hechicero se acercó a mí y mirándome esbozó una forzada sonrisa. Estaba claro algo había tenido que ver con aquello. Salí del castillo y a voces promulgué la noticia. - ¡¡¡EL TIRANO A MUERTO, SOIS LIBRES!!! Y al grito de ¡¡¡LIBERTAD!!!. Todos los aldeanos salieron de sus casas y me lo agradecieron. Yo después de aquello decidí quedarme allí, pues me había gustado aquel pueblo, Quarion y los hechiceros se quedaron conmigo. Mis planes eran los de enseñar a aquel pueblo mis dotes de guerrero para que pudieran defenderse, también enseñarles a disparar con un arco y algo de magia.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.