criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Suicidio Concertado
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  ficcion > SnuffSilencio Absoluto {3ª Parte}

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 30 de Marzo del 2006

Desde entonces este relato ha sido leido 1,312 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 11 votos.

Los visitantes han dejado escritos 1 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: ficcion > Snuff
  Titulo:

-"¿Mi hijo? ¿El hijo al que nunca vi? ¿Quién eres tú para saber tal cosa? Vamos, responde te digo"- decía muy alterado el hombre. -"No lo viste porque tu no quisiste verlo, pero siempre estuvo ahí. Tu neblina interior, tu oscuridad absoluta lo impedía. Naturalmente tu hijo murió nada mas nacer, y tu mujer con el. Sé que te culpaste de ello, pero tampoco hiciste lo posible por sanar la herida de tu corazón. Si fuera al contrario, ellos te habrían olvidado, pero tú no lo has hecho, los recuerdas día a día. Cada momento que pasa siguen arraigados en tu corazón. Y eso es lo que te ha traído hasta aquí."-Mencionaba la Bella voz. Una vez mas el silencio llenó el lugar que estaba y que no podía ver. El hombre herido callaba sin más. Quien hablaba sabía mas de lo que el podía pensar ya que en todas sus palabras tenía razón. Solo podía llorar. Sus lágrimas volaban con el viento que cantaba una canción preciosa. -"¿Porqué lloras?"- Preguntó la voz. -"Lloro porque hice lo posible por salvarlos, pero no pude, ella se desangró y al final el niño acabó muriendo. Todos estos años he buscado una respuesta, he acudido al Señor, pero no hallaba nada. He estado al borde del suicidio varias veces, pero a última estancia me da miedo la misma muerte, me asusta. Por eso me hice agente federal, entro de lleno ante cualquier misión porque me importa poco la vida. No le importo a nadie. Quien yo amaba y me quería murió, y realmente mi verdadera vida se fue con ellos."-Sollozaba el hombre. La voz intentaba calmarlo suavemente. -"Deja tu mala vida. Vuelve a ser quien eras. Tu yo de ahora no te lleva mas que a derrotas sin sentido que acabaran contigo, justo como has estado a punto de terminar ante tu ultima misión suicida policial. La vida importa, y tú nos importas. Creeme... Nosotros no te olvidamos, y queremos lo mejor para ti. Te queremos."-Dijo la Bella Voz. Los recuerdos le pasaron de pronto por la cabeza, toda su vida en un segundo. A los recuerdos, le iban sumando colores, claridad, sus ojos se empezaban a abrir. Sentía miedo de mirar. Pero lo haría. La luz era mas intensa, tan fuerte que dolía mirarla. Luego un apagón hasta tornarse en gris. Tuvo que taparse la cara para no quedar ciego. Pero ahora el color cambió, era más suave, grisáceo. Frente a el una silueta, una mujer. Su mujer. Desnuda, casi como la última vez que la vio. Parecía muerta. Se acercó a ella con los ojos entristecidos y llorosos. La abrazó y abrió los ojos. Seguidamente apareció su hijo, el niño que estaba allí y no pudo conocer ya que solo vio sus 9 meses de vida. El hombre lloraba con todas sus fuerzas. La mano de ella se posó sobre la barbilla de el para levantarle el rostro. Con eso se miraron, y la voz del niño y la madre se unieron en una sola al decir: "Te Queremos". Y con eso estalló la luz y el dolor volvió a tumbarlo en el suelo. Han pasado desde entonces unas horas. Casi amanece y el hombre abre los ojos. Estaba tirado en aquel paraje, en la hierba. Se sentía vivo. Y no tenía ninguna herida, solo las cicatrices de las mismas. Donde había estado, para el era todo real. Le hizo entender lo mucho que era amado. Tenía que cambiar las cosas de un modo u otro, y así lo haría. Se levantó del suelo quejándose por el dolor como si tuviera las heridas frescas, y notó que tenía algo que no había soltado en la mano derecha. Era un marco de oro. En el una foto donde se veía a su mujer y su hijo junto a el. Una foto en la que al caerle una lagrima se desvaneció ante el para estar arraigada a su corazón y sentir lo mucho que era amado y querido. Después de minutos de reflexión y alegría interior, siguió su camino, dejando enterrado en el lugar el arma que llevaba y una navaja. Enterrados de por vida, para dar paso a una mejor. Así se marchó quedando solo el paraje ante el silencio y el sonido del viento. Un viento que de repente paró dejando pasó a un silencio… un silencio absoluto. Fin


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.