criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Suicidio Concertado
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  terror > vampirosPuntos de vista: Ben

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 09 de Marzo del 2009

Desde entonces este relato ha sido leido 1,366 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 16 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: terror > vampiros
  Titulo:

Hoy ha sido mi día de suerte... lo sé... Por fin vuelvo de Las Vegas, camino a ese maldito camping de caravanas donde nace, crecí y casi con toda seguridad moriré. El puto Big Dick, se había puesto pesado, quería su dinero… Joder, es calderilla con todo lo que he ganado en estos dos días. Menudo cabrón Big Dick, al menos cumple sus promesas, cosa rara en la gente de su calaña, parece que su honor es casi tan grande como su polla, negro de mierda… “72 horas o le vuelo la cabeza a tu Dulce Sally”. Hijo de puta, seguro que eso también lo cumpliría. Malnacido, no se como no lo han matado a él hace años. Pobrecilla, mi Dulce Sally, la quiero tanto, no se que haría sin ella. Le he traído algo bonito de Las Vegas, un conjunto de lencería jodidamente sexy. Me lo dio una de las chicas con las que he estado celebrando mi suerte. La quiero tanto… Pero hay cosas que mi Dulce Sally nunca haría, pero si las chicas de las Vegas con unos cuantos billetes entre sus tetas… A ellas no les importa que mi camisa huela a sudor, mi aliento apeste a tabaco y bourbon, y mi pequeña sepa a Dios sabe que... Ostia puta, todo es desierto... Sólo una jodida recta de asfalto, que la luna y mis faros alumbran. Mierda, que coño es esa luz??? No jodas... La puta policía de Nevada... Le doy un ultimo trajo a mi botella de bourbon, y la escondo bajo el asiento de mi querida camioneta. Ese hijo de puta me alumbra con su linterna, no lo puedo ver bien con la luz y el alcohol, solo distingo el relieve del coche de policía y de otro aparcado mas adelante. El puto madero se acerca a mi ventanilla, si dejar de enfocarme en la cara. Ya veras joderme, en una puta recta tener que hacerme soplar... Bajo la ventanilla. - Los papeles No me jodas... Es la voz de una mujer, una voz dura, autoritaria. No como la de mi Dulce Sally, siempre pequeña y quebradiza, hasta cuando lleva días sin llevarse una buena hostia - Tranquila encanto... Están el la guantera... Baja la linterna para enfocar mi guantera, bajo la luna puedo ver su aspecto. Una rubia preciosa, con el pelo recogido bajo su gorra, unos labios jugosos y una gafas de pera. Su cuerpo, Dios bendito... Es mas alta que yo, y esta metida en el uniforme de policía más pequeño que había visto nunca, las tetas casi se le salen de su camisa negra, solo abotonada hasta la mitad. El traje marca todo lo que su prieto cuerpo puede ofrecer. Mas que una policía, parecía una de las furcias con las que he estado. Joder, me estoy empalmando solo con mirarla… Mira mis papeles... Esto no puede estar pasado, he visto demasiado porno como para que no se me pasen muchas cosas por la cabeza... - Conducía usted ebrio? –su voz truena en mi cabeza- -No, coño! Sólo voy un poco borracho... Quieres un traguito de bourbon muñeca? - Lo siento, no bebo de servicio. Y tan sólo bebo vino. - Joder, qué exquisita. - Ha tomado alguna substancia estupefaciente? - Pues lo cierto es que me he metido la coca de media Sudamérica... A una raya no te negarás, verdad preciosa? La chica se queda pensando. Todas son unas zorras, las que lo parecen y las que lo son, salvo mi Dulce Sally... Ninguna se niega a la buena nieve - Bueno... Esa es una oferta que no puedo rechazar... Lo sabía, otra zorra como tantas... Salgo de la camioneta con la coca, y nos dirigimos al otro coche. Joder... Un Cadillac Coupe Deville del 65, siempre había querido montarme en ese coche. Precioso, con los cristales tintados y la capota de cuero, como salido de una película. Ella pinto las rallas sobre el maletero del Cadillac, se notaba que esa puta tenia experiencia, parece que lleve siglos haciéndolo… La polla va ha explotarme entre la coca y esta preciosidad... - Bonita pistola –le digo- seguro que sabes como utilizarla? - Mejor que tú incluso...- su voz ya no era dura; era tentadora, se notaba que la estamos poniendo caliente yo y mi coca- - Pues yo también estoy armado, sabes nena? –soy jodidamente ingenioso...- - Pues entonces tendré que cachearte y quitarte el arma, no crees? Me arroja contra el coche de policía, con una fuerza impresionante, a esta guarra le va la marcha, y me inmoviliza sobre la puerta del copiloto. Empieza a cachearme… Primero las piernas, miro a la derecha y veo mi camioneta, recuerdo cuando yo y mi Dulce Sally no fugamos con ella de casa del cabrón su padre. Después el torso, miro el coche de policía, esta es mi noche de vida... Llega a mi entrepierna, me mete la mano el los pantalones y me coge la polla, siento que esta mas grande y mas dura que nunca, casi le sale por el otro lado del puño. Me giro a la izquierda para ver esa preciosidad de Cadillac. Joder, estoy a punto de córreme. De repente siento un pinchazo en mi cuello, a la derecha, esa zorra he a hecho algo. Me encanta, no puedo evitarlo, me corro. Es un agujero, la muy puta se esta bebiendo mi sangre. Siento como mi polla se convierte otra vez en nada, como siempre. Salvo por este pequeño detalle, me encanta esta sensación. Me tira al suelo, no siento nada, pero sigo viendo y escuchado. Ese monstruo abre el maletero del Cadillac, dentro hay un hombre gordo, calvo y con bigote, vestido de negro, dentro de el lo que parece un chaval de no mas de 12 años, desnudo y con una pistola de juguete en la mano. Trata de meter mi cuerpo en el maletero. No quepo. Saca a los otros dos, les arranca la cabeza. Ahora viene a por mi… Pone sus manos en mi cuello y empieza a girar y a tirar, a girar y a tirar. Oigo como los crujidos de mi columna van en crescendo, es un sonido horrible, pero peor fue el “chof” húmedo de mis entrañas chocando contra el asfalto. Deja nuestras cabezas cuidadosamente en el maletero, la oigo hablar sola y reírse “me encanta llevarme recuerdos”. Cierra el maletero. Me consuela saber que dentro de unas horas puede que me encuentre con mi Dulce Sally, en el otro lado... Debí decirle lo mucho que la quería antes de irme Y que, joder...Siempre quise montar en este coche. FIN


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.