criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Suicidio Concertado
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  eroticos > VoyerismoPonte a la cola

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 04 de Noviembre del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 5,458 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 26 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: eroticos > Voyerismo
  Titulo:

Hola, lo que aquí os cuento es totalmente real y alucinante. Os explico, el pasado sábado salí a dar un paseo por una zona boscosa que hay a un par de kilómetros de mi casa, la cual accede a una cala donde en verano se practica el nudismo, y por tanto es el divertimento de algún que otro mirón entre los que me incluyo, pero que en esta época es muy poco transitado, ya que la climatología no acompaña. Pero este día que había amanecido soleado, se prestaba para dar un paseo por la zona. Durante todo el trayecto hasta la playa, no observé a ninguna persona, lo que me hizo pensar que no habría nadie en la zona, pero mi sorpresa fue mayúscula, cuando a medida que me acercaba hacia la orilla y salía de la zona Boscosa, pude observar la silueta de una mujer tumbada en la zona más retrasada de la playa, buscando el resguardo de la brisa, que era algo fría. En ese momento detuve mis pasos y no llegué hasta donde se encontraba la chica, me detuve un instante y tras estudiar el terreno, pude observar que, oculto entre los arbustos que había tras ella, la podría observar más de cerca sin que se diese cuenta, pero no conté con la suerte de que ese día me ofrecería el lugar de ocultación, ya que cuando estaba tras ella, me introduje entre los arbustos y, para mi suerte, fui a salir casi justo encima de la chica, y como ese día la suerte estaba de mi lado pude observar que se encontraba totalamente desnuda y sola. Me quedé un momento pensando qué hacer, ahí estaba yo a escasos 2 metros de una tremenda hembra tomando el sol desnuda y tumbada boca abajo, la visión era perfecta, podía ver su depilado coño ante mí. En esos momentos uno no sabe muy bien qué hacer, bueno sí, sólo se piensa en una cosa, sacar la polla del pantalón y comenzar a meneármela. Era la ostia, ante la posibilidad de que se diera la vuelta y me sorprendiera, pero no podía detenerme, era superior a mí, dejé caer mis pantalones al suelo, me saqué las zapatillas, me quité la camiseta y completamente desnudo y puesto en pie, comencé a correrme como un cabrón, los chorros de leche salían hacia delante y casi llegan a los pies de la chica. Pero, como os contaba, aún no había sucedido lo más surrealista que me ha pasado en la vida. Justo tras la corrida y cuando apenas había recuperado la consciencia, y en un acto instintivo, miré hacia atrás y me quedé helado, un tío estaba detras de mí con las manos en los bolsillos y mirando cómo me había hecho la paja; no pude reaccionar, más que recoger rápidamente la ropa y calzado del suelo y salir de mi escondite por la única salida, es decir, pasando junto al hombre, al que no dirigí la mirada, nos cruzamos sin más, pero para mi sorpresa y mientras me alejaba pude ver cómo el tipo ese entraba en el lugar que yo había dejado libre para observar lo que yo estaba viendo, y como supongo vio lo mismo que yo, pues pude ver cómo el muy cabrón se bajó los pantalones y también disfrutó de la chica. Como os decía, la situación era un tanto surrealista, habíamos hecho cola para hacernos una paja espiando a la chica. Yo en ese momento y no sé muy bien por qué, noté que de nuevo mi polla volvía a ponerse dura; la situación de ver allí a un hombre de espaldas meneándosela mirando a esa tremenda hembra, despertó en mí una especie de sentimiento de envidia y, mientras esperaba a que terminase y se marchase del lugar, para bajar de nuevo a mirar a la chica, pudo más que mi verguenza la curiosidad y volví hasta los arbustos, intentando encontrar otro lugar de observación, lo que fue imposible y ante la no salida de mi amigo, decidí echarle cojones y situarme no muy lejos de él hasta que pude ver de nuevo a la mujer, que ahora estaba tumbada hacia arriba y mostraba todo el esplendor de sus tetas, en ese momento no me pude contener más y de nuevo comencé a hacerme una paja. El hombre y yo nos mirábamos con complicidad, mientras nos la meneábamos mirando de nuevo a la mujer, pero lo que jamás olvidaré fue la reacción de mi amigo, el cual ni corto ni perezoso, salió de su escondite con la polla en la mano y se terminó corriendo delante de la chica, la cual, como es lógico al ver al tipo, se levantó rápidamente, tomó sus cosas y salió de la playa hacia donde yo me encontraba, y como ya estaba a punto de correrme, pudo más la lujuria que la verguenza y, mientras pasaba delante de mí, salí de mi escondite y polla en mano le dije que si queria probar. Por supuesto, continuó su camino mientras yo me corría como un cabrón. Luego el tipo que salió de la playa, tal y como había venido, se marchó sin decir nada pero con la satisfacción de la paja que se había hecho. Yo por mi parte, me quedé con una sensación algo agridulce, ya que se me pasó por la cabeza la idea de que la chica no había reaccionado mal al vernos y que seguro que si la hubiésemos entrado de una forma más suave, quizás ahora estaría contando la tremenda follada que le hubiésemos dado mi amigo y yo.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.