criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  ficcion > OvnisObjeto Volador

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 09 de Marzo del 2009

Desde entonces este relato ha sido leido 2,885 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 20 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: ficcion > Ovnis
  Titulo:

Eran las 11:43pm en mi reloj casio de cubierta de plástico que me había regalado mi padre hace unos cuatro años aproximadamente, estaba yo contemplando el cielo ya que no podía dormir estaba haciendo un calor endemoniado, calor que era normal en esta época del año aquí en este Estado del centro del país, y que todos conocemos como Aragua cuya Capital es Maracay la cuidad jardín.

 

Mi visibilidad era tan clara que podía divisar una luciérnaga a 70metros a la redonda ya que vivía en el piso 20 de una populosa torre en la cuidad ya mencionada, mi vista apuntaba hacia el lago de valencia, esta noche estaba todo en silencio excepto por el ruido de algún autobús que pasaba raudo y veloz por la avenida constitución aprovechando la hora, y que los semáforos se ponen intermitente, a cierta hora de la noche.

Terminaba de pasar un autobús con su inconfundible ruido y fue cuando el sonido se alejo en la distancia cuando pude notar otro ruido diferente al que emitía el colectivo, el ruido se apreciaba que venia del este hacia el norte, era como cuando un motor esta fallando o pistoniando como le decimos aquí en esta tierra de Bolívar, se sentía un ruido y un po.popopopo que me hizo levantar la cabeza, y tratar de mirar que hacia semejante ruido, y sin pensarlo dos veces tome la llave de la puerta, y corrí hacia la azotea del edificio, como yo tenia la llave de la azotea introduje la llave en el cilindro di dos pase abrí la puerta y corrí rápido por las escalera, y abrí la otra puerta salí al espacio de la azotea y mire hacia El este de donde yo podía escuchar que venia el ruido y lo que pude ver me dejo paralizado.

Del espacio venían dos objetos uno adelante del otro uno en vuelo recto y el otro volaba haciendo zigzag el que venia haciendo zigzag y creo por su forma de descender era el que estaba produciendo ese sonido que ante les describí, y sin salir de mi asombro lo que pude imaginar me dejo con los pies pegado en piso del edificio! Se iba a estrellar! si se estrellaría contra el otro edificio que esta de tras de donde yo vivía el barlab. Si era inminente que el aparato se estrellaría contra una de las torres de la residencia barlab que así se llama el otro conjunto residencial, yo creí que era un avión tucano de los que usa la fuerza aérea de Venezuela para entrenamiento, pero rápido pense que a estas hora de la noche solo en el tiempo que tengo en Maracay, las veces que los he visto volar de noche no era precisamente en los meses de marzo.

 

Estos pensamientos cruzaban por mi cabeza a ciento ochenta kilómetros por hora creo. Yo me mantenía mirando los dos objetos que se acercaban cada segundo mas hacia la torre del edificio, pense en avisar a los bomberos pero como siempre, no-tenia el número, y si trataba de poner alerta a los vecinos no llegaría a tiempo y fue cuando por fin pude divisar bien claro uno de los aparatosa y lo que vi me dejo sin aliento,

 

Pues no era un Avión ni nada que yo conociera que pudiera volar, era un extraño aparato, con forma de huevo, parecía un wolsvagen escarabajo o algo así, el color no podía apreciarlo por la oscuridad, me pareció plateado, dorado, blanco no lose lo que si estaba seguro era que se estrellaría si no cambiaba el curso de su vuelo, y lo que vi en los próximos 10 segundos, jamás se me olvidará mientras viva.

 

El objeto sin hacer ningún tipo de ruido y a escasos metros del edificio se desapareció del aire sin dejar ni siquiera un rastro de humo, ni ruido. Y me quede pensando olvidandando por completo el otro objeto que había detenido su rumbo, preguntándome ¿qué había sucedido? ¿Estoy alucinando acaso? No ni de vaina porque el otro objeto estaba frente mis ojos, como desafiando mis sentidos, por mi mente pasaban todas estas preguntas y respuestas cuando me percaté que el otro objeto se ponía en movimiento Y realizo un extraño viraje y se deslizo en el aire y cambio el curso de su vuelo si el objeto se dirigía ha hora hacia el oeste, y en esa dirección estaba el lago de Valencia, lo vi alejarse con una velocidad moderada parecía que no - tenia prisa y se me ocurrió seguir el aparato y gire sobre mis talones cruce la puerta y rápido baje por las escalera hasta dirijirme hacia la puerta de mi apartamento para buscar las llaves de mi carro. y dirigirme hacia el lago de Valencia el cual le podemos llegar por la zona industrial de san Vicente, tenia ya las llaves en mi mano cuando escuché una voz que me llamó. -

 

-Alberto - Sí, mi cielo. Contesté, era mi esposa Esperanza la cual se había percatado que yo no estaba en la cama. - Esperanza, ven pronto hacia el balcón. Le dije casi gritando: - ¿Qué té pasa? ¿Te sucede algo? - No Le repliqué y le dije con las palabras llenas de ansiedad. - Mira hacia el lago de Valencia ¿qué ves? - ¿Dónde? - Allá, mira. - Oh, es una estrella y es muy grande - No, no es una estrella, las estrellas no se mueven. - Pero yo no la veo moviéndose.

Carajo, ella tenía razón el objeto no se estaba moviendo estaba suspendido fue cuando le conté lo que había visto minutos anteriores. - Qué vas a hacer? Me pregunta ella con mucho interés. - Voy para allá. - Yo voy contigo. Replico. - Está bien, corre. Y pónte un pantalón, pero no perdamos tiempo. - Llévate el radio transmisor. - Buena idea. Le repliqué. Y en pocos segundos ya estábamos bajando por el acensor. Nos dirigimos hacia el estacionamiento, encendí el carro, ya estabamos en marcha rumbo a San Vicente.

 

Por el trayecto del camino miraba hacia el cielo y siempre estaba en el mismo lugar aquel misterioso objeto que se divisaba por tener una luz similar a la de una estrella rodamos unos cinco minutos hasta que llegamos a la zona industrial y rápidamente me interne hacia el final de la zona donde se puede llegar hacia las orillas del lago cuando una voz rompió el silencio. - Torre base a torre tres, cambio. Coño, salté del asiento del carro y lo hice tan alto que pegué la cabeza del techo, pensando no sé qué cosa hasta que reaccioné, y me di cuenta de que era el radio de la compañía y me apresuré a contestar. - Adelante torre, base cambio. - Torre tres, te notifico que estamos aquí sin energía eléctrica cambio. - Desde cuando torre base, cambio. - Aproximadamente cinco minutos, cambio. - Se le notifico a la compañía de electricidad, cambio. - Eso es positivo, pero ellos dicen que en quince minutos salen para este lugar, cambio. - Copiado torre base, mira sal de la planta por la zona donde están los chaguáramos por detrás de recursos humano, y mira hacia el cielo y díme qué vez ¿copiado?. - Copiado torre tres. - Ok, cambio y fuera.

 

Tenía que involucrar a más personas para yo estar seguro de que no eran alucinaciones, porque ya éramos dos y si el supervisor podía divisar el objeto, no pasarían dos minutos antes de que me llamara y así ocurrió. - Torre base a torre tres cambio. - Adelante cambio. - Coño, no sé qué estás viendo tú, pero lo que yo veo es la cosa más extraña que en mi vida yo haya visto, cambio. - Qué estás viendo, cambio. - Coño, estoy mirando un objeto con una luz de brillante flotando en el cielo. Cambio. - Eso es lo que yo estoy viendo y de paso lo estoy persiguiendo. Estamos mi esposa y yo en estos momentos por la parte del lago mirando el objeto, cambio. - Mosca pana, me informas de lo que descubran, ok. - Ok, cambio y fuera. Al terminar la comunicación con la planta Esperanza y yo nos bajamos de carro y nos dirigimos hacia la orilla del lago.

 

A medida que estábamos más cerca se podía divisar mejor el extraño onjeto. Encendí una linterna que tenía en el carro para iluminar el camino por donde transitamos por temor a una serpiente, ya que en esta zona abunda mucho la cascabel. Luego se me ocurrió una idea de enfocar la linterna hacia el objeto y lo que ocurrió nos dejo pasmado. Prendí y apague la linterna una vez dirigiendo el foco de luz hacia el objeto para asombro de nosotros nos devolvió la misma señal. - Alberto, mira te están respondiendo - dijo Esperanza aterrorizada. - Mierda, es verdad. - Voy a hacerlo dos veces para ver si contestan.

 

 

Encendí la linterna y la apagué dos veces y tres veces y me devolvían la señal las veces que yo lo hiciera. De pronto el objeto se movió y empezó a descender muy lentamente. - Salgamos de aquí - gritó Esperanza y dando media vuelta salió en carreras. - No, espera un momento. Le grité a Esperanza y ella se detuvo. - No viene hacia esta dirección, está como buscando el centro del lago, lo puedes ver. Ella asentó con la cabeza. En efecto, el objeto descendía cada minuto más y más hasta quedar a escasos metros de contacto con el agua y este instante si podíamos escuchar un ruído muy leve como un silbido que se perdía en el espacio hasta que de golpe se dejó caer en el agua desapareciendo en fracciones de segundo levantando un chorro de agua por todos lados y mucho vapor de agua y todo quedó en calma. - Larguémonos de aquí. Dijo Esperanza nuevamente y esta vez le dije que sí con la cabeza, y salimos corriendo hacia el carro. Me disponía a encender el motor del carro cuando escuchamos un fuerte ruído. - Oye - dijo esperanza. - Si lo escucho perfectamente y creo que, si no me equivoco, son aviones. - En efecto, son aviones - recalcó Esperanza. - Crees que están buscando el objeto? - preguntó Esperanza.

- Desde luego ellos debieron haberlos captado en el radar, lo que no entiendo es por qué tardaron tanto en llegar. - Bueno, eso nunca lo sabremos - dijo Esperanza. Regresamos a la casa y nos acostamos y, pienso que cada uno analizando la experiencia vivida esta noche. Pasaron dos meses de lo ocurrido la otra noche y yo trate de contar los echo varios de mis compañeros y unos me crían y otros no, el supervisor que estaba de guardia él si me creyó claro el también logro ver el objeto suspendido en el cielo. Y no sé qué pasó, pero desde esa noche creí pensar o estoy seguro de que alguien me vigila, pues en las noches despierto como si alguien me mirara mientras duermo. - Alberto - Levántate, son las ocho de la mañana. - Qué coño, me quedé dormido. - Te preparo algo de desayuno? - dijo Esperanza y salta de la cama hacia la cocina. - No perdería más tiempo - le dije a mi esposa. - No, no.

Mientras tomas el baño yo te preparo unos sanduiches. - Bueno, dále. Y me metí al baño, salí con la misma prisa, tomé la bolsa que me dio Esperanza, le di un beso de despedida y me dirigí hacia el elevador, que demoró como de costumbre, cuando uno está apurado más de la cuenta bajé por las escalera que conducen hacia el estacionamiento, abrí la puerta del carro y prendí el motor y sin esperar que calentara, eché a andar el auto.

Ya estaba en la avenida constitución a la altura del barrio 23 de enero, cuando de pronto divisé un pequeño objeto que venía en dirección contraria. Era un objeto como del tamaño de una pelota de baseball, pero de color dorado parecía una burbuja de aceite cuando pude salir de mi asombro me di cuenta que se estrellaría contra el parabrisas del carro.

Traté de frenar por instinto, pero fue inevitable. La burbuja se estrelló contra él parabrisa sin hacer ningún ruido, y lo que es más sorprendente, es que se fraccionó en miles de burbujas más pequeñas, las cuales desaparecieron.

En lo que pude detener el auto, me bajé del mismo y busque algún rastro que hubiera podido dejar dicha burbuja y no encontré nada de nada. Me quedé tan ensimismado y asombrado que olvidaba que estaba tarde y que no había llegado al trabajo. Cuando llegué le comenté a mi esposa vía telefónica la experiencia que había tenido, y no lo comenté con más nadie. Pero la sensación de que alguien me vigilaba o me seguía siempre se mantuvo conmigo por mucho tiempo hasta aquel domingo.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.