criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  terror > TeoriasMuerte en vida

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 05 de Septiembre del 2005

Desde entonces este relato ha sido leido 1,482 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 8 votos.

Los visitantes han dejado escritos 4 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: terror > Teorias
  Titulo:

MUERTE EN VIDA. Quiero dejar constancia de cómo encontré este manuscrito ya que no puedo asegurar que sea cierto. Era Agosto yo había aprovechado la preciosa tarde de aquel día para ir a dar un paseo a algún sitio tranquilo y así alejarme de los ruidos de la ciudad, cogí el coche y me fui a una tranquila playa del concejo de Llanes que solía frecuentar. Llegue a la playa extendí mi toalla y comencé a dar un paseo por la orilla del mar, de repente vi a lo lejos una botella en la arena en un principio pensé -¿quién seria el guarro?- pero cuando llegue asta ella vi que tenia una nota en su interior, esto me lleno de curiosidad, siempre había deseado encontrar un mensaje en una botella. Se me pasaron cientos de cosas por la cabeza como de ¿donde procedería?, ¿cuánto tiempo llevaría surcando los mares? E incluso si el escritor del mensaje había dejado en el alguna referencia sobre su dirección, seria una bonita forma de hacer amigos en todas las partes de mundo, lanzar una botellas con tu dirección y así el desconocido que la recogiese podría ponerse en contacto contigo. Pero todas estas esperanzas se desvanecieron cuando leí la carta que esta contenía, era un manuscrito, estaba escrito en ingles y el horror que en el se relata me hizo estremecer. No quiero comentar nada acerca de la carta porque creo que cada uno debe interpretarla como quiera. La carta esta traducida tal cual como la encontré. La carta: Mi nombre no importa, simplemente no soy nadie puede que antes lo fuera pero todo lo que había sido llego a su fin a partir de los hechos que voy a relatar. Corría a eso del año 1217 cuando empezó todo: Era primavera, no podría concretar el mes pero calculo que podría ser mayo, por aquel entonces yo vivía con mi mujer en una pequeña aldea al oeste de Londres. Había sido un mal año... el peor que puedo recordar, el invierno nos había castigado con dureza y la comida escaseaba, las cosechas habían sido muy malas y la caza era insuficiente. Pronto la situación se convirtió en insostenible la comida paso de ser una necesidad a ser un lujo que nadie se podía permitir, nadie pensaba que podría aguantar asta la próxima cosecha con vida ya que aun faltaban varios meses para recogerla y el hambre ya había echo acto de presencia en la aldea. El hambre machacaba nuestras entrañas haciendo que se retorciesen como un saco lleno de gusanos. No tardo en cobrarse sus primeras victimas sobre todo ancianos y niños, el hambre iba asolando lentamente la aldea carcomiéndola desde dentro como un enemigo invisible que dejaba tras de sí un rastro de esqueléticos cadáveres que pronto se tornaban putrefactos e infectos propagando rápidamente el peor enemigo que existía en aquella época para el hombre, el que era capaz de reducir una ciudad a la nada en cuestión de días sin que ningún ejercito pudiere luchar contra él. El Tifus entro en la aldea como un vendaval de muerte. Este nuevo enemigo era mucho más sanguinario que el otro que de algún modo ofrecía alguna alternativa de salvación, el hambre te mata poco a poco desgastándote y si por fortuna conseguías algo que te pudieras llevar a la boca escapabas de ella dejándola atrás, sin embargo este nuevo demonio implacable lo asolaba todo sin hacer ninguna distinción igual era que uno fuera fuerte o débil, joven o viejo todo esto era indiferente para el. Al tercer día de haberse instalado este nuevo inquilino en la aldea las baja se contaban por cientos y cada uno de estos cadáveres alimentaba la fuerza de este siniestro habitante. Su ritmo era imparable e incesante, se introdujo dentro de mi mujer, estaba perdida, yo hice todo lo posible por salvar su vida pero todos mis esfuerzo fueron en vano nada sobreviva al injusto hermano pequeño de la muerte que como un sádico dios malvado que debilitaba a las personas obligando a su hermana mayor a dar el golpe de gracia, que era lo mejor que podía suceder. La enfermedad era brutal, te proporcionaba una lenta y dolorosa muerte: Comenzaba con un leve dolor de cabeza que pronto se convertía en insoportable, las fiebres eran altísimas provocado delirios terroríficos y erupciones purulentas por todo el cuerpo tan dolorosas como mil antorchas quemándote al mismo tiempo. La única manera de escapar de aquel martirio te la proporcionaba la divina muerte, la dulce muerte que te transporta al mundo del descanso eterno, el mismo descanso que temes cuando no lo necesitas y que deseas cuando es inevitable. Al fin la muerte se apiado del alma de mi mujer. Yo estaba sentado a los pies de la cama cuando la muerte entro en la habitación, de repente la respiración de mi mujer ceso y eso fue su fin, yo tarde en aceptar lo que acababa de pasar delante de mis ojos, fue como un destello casi pude ver a la muerte arrebatarle el alma con un rápido gesto. De repente comprendí lo que había pasado y pegue un grito de dolor tan gran y sincero que hice que la muerte me mirara a la cara, desee morir con toda mi fuerza yo amaba a mí mujer mas que a mi propia vida y no soportaba la idea de vivir sin ella. Grite deseando mi muerte preguntándole a la dulce salvadora por que me había arrebatado a mi mujer. Salí de la casa corriendo desesperado, corrí y corrí hasta caer bruscamente al suelo desfallecido por el cansancio. Callo la noche, yo estaba tendido en el suelo debajo de una gran encina, estaba muy cansado y caí sumido en un profundo sueño que empezó siendo amable y acabo siendo terrorífico: Me encontraba en una verde pradera, estaba sentado en una gran roca, la única roca que existía ya que podía divisar el horizonte en todas las direcciones y no conseguía ver nada que no fuese llanura y hierva, soplaba una ligera y tranquilizadora brisa cálida que me ofrecía una gran sensación de paz y tranquilidad. De repente pude divisar algo en el horizonte, algo se acercaba lentamente y en un parpadeo el tiempo dio un tremendo salto aquella mancha en el horizonte estaba justo delante de mí era un hombre viejo que me miraba fijamente, quise decir algo pero fui incapaz de emitir sonido alguno. El hombre seguía mirándome fijamente con una expresión de benevolencia en la cara de repente el cielo azul se torno gris dejando caer un relámpago sobre el horizonte, el hombre comenzó a hablarme yo intentaba responderle pero no podía, -sabes quien soy - dijo-estuvimos en la misma habitación, yo fui a por el alma de una mujer y tu me ofreciste la tulla - -Si, deseo morir- dije, de repente había recobrado la capacidad de habar -¿por qué? - dijo -Al llevarte a mi mujer me has matado a mí- dije -Sé que tus sentimientos son sinceros, por lo que concederé tu deseo-dijo El hombre me tapo los ojos y note como introducía una mano dentro de mi pecho, sin causarme dolor, con delicadeza, extrajo la mano yo abrí los ojos y descubrí en la mano de la muerte el palpitante órgano del alma, de mi alma! Ya no tenia alma! Estaba muerto. El cielo se torno otra vez azul y......................... Me desperté aturdido, reflexione un rato sobre el extraño sueño que había tenido y fui incapaz de sacar nada en claro, lo único que seguía deseando morir. De repente note un ligero y a su vez terrorífico dolor de cabeza, el mal había entrado en mi. No podía volver a casa, no con mi mujer allí, así que me resigne a morir debajo de aquella encina. Paso el primer día los síntomas empeoraron notablemente el dolor de cabeza era insoportable y la fiebre altísima. Paso otro día, las erupciones habían empezado a salir por la mañana y al caer la noche ya se habían extendido por todo el cuerpo. Llego el tercer dia no comprendía nada llevaba tres días enfermo, sin comer y sin beber ya tenia que estar muerto pero no era así mi sufrimiento era extremo y deseaba con todo mi ser la muerte. Aun no comprendía nada. Pasaron días y días pero mi hora no llegaba así que en medio de ese terrible sufrimiento decidí acabar con mi vida yo mismo. Saque el cuchillo de caza que siempre llevaba encima y me aseste varias puñaladas en el vientre, pero no conseguí acabar con mi vida no obstante aun no se como acabar con mi vida. No sé exactamente porque estoy muerto pero sigo vivo, la muerte cometió un error que yo estoy pagando pero solo deseo volver a verle la cara y sentir como me lleva hacia el descanso eterno, hacia la dulce muerte. Sigo llevando conmigo el demonio del tifus, vivo en las sombras como un monstruo deseando mi imposible muerte esperando que esta se acuerde de mí y acabe con mi desgracia eterna. 27 del 09 de 1994.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.