criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  ficcion > Narrativa LibreMiradas

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 19 de Noviembre del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 1,930 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 20 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: ficcion > Narrativa Libre
  Titulo:

Miradas Introducción 1984 terminaba, cuando se petrificó brevemente todo el mundo, fue una especie de ruptura al régimen totalitario existente, un desafío directo al único gobierno donde se publicó en grandes letras; “La guerra es la paz, La libertad es la esclavitud y la ignorancia es la fuerza”. Ocurrió en un país del Sur-poniente, en una región del centro-este, en una ciudad del costado-norte, en el medio de una calle, corrido hacia la izquierda, mirando hacia el frente. Te encontré... A Él. Lo recuerdo bien, ha 15 años, 16 meses, 33 días, 27 horas y 99 minutos de haber nacido, pasó: Salí hace 13 minutos de la casa de una amiga; camino absorta en recuerdos de las intrigantes historias de amor que contaron mis amigas y para ser sincera, entre llena de envidia, entre llena de rabia por no poder contar o compartir aquellos sucesos (sobre todo, por que no hablaban de mucho más, y eso es siempre lo más interesante) iba con mi ropa preferida (no podía ser de otro modo, ¿Qué pensarán, si no me veo regia?). Voy caminando por la misma calle concurrida de siempre, miro hacia el costado, doblo por un camino quimérico, me explico, parecía estar fuera del lugar, de donde yo venía era un afluente de personas, gritos y autos, y esto se ve más bello, una calle llena de casas coloridas y antejardines regados de flores. Me dediqué a disfrutar de todo. En ese andar placentero sobre la tierra blanda, los insectos de matices agradables parecían pedir una mirada, así como el juego de luces en las esquinas. Levanté la vista, lo divisé. Su pelo tiene el mismo color que el mío (ocre muy clarito) desordenado, sus ojos poseen un color pardo con pintitas verdes en rededor y al toparme con ellos veo claramente el deseo reflejado. Con un fulgor penetrante siento como mira y admira cada centímetro de mi cuerpo, los veo detenerse brevemente en la curvatura de mi polera que dibuja mis pechos, siento como, atento, mira mis labios. Sin vergüenza reconozco que me siento deseada, y a la vez halagada... Me gusta. Entonces percibí que el deseo de recorrerlo también me invadió, me fijé que su piel tiene ese tostado trigo que tanto me encanta. Su nariz, sus pómulos, su boca no tienen nada en especial, pero en ese conjunto vi una belleza antes nunca explorada y creo, por lo mismo, me siento dueña de mi nuevo descubrimiento. Me di cuenta que todo pareció detenerse en nuestro rededor, que sin perder el contacto visual con él, tenía la extraña capacidad de observarlo todo y notar con detalle lo que se ha paralizado; el me dijo muchas cosas a través de su mirada constante, que –ahora- se encontraba en mis pupilas, me contó que el también lo ha notado, pero que -al igual que yo- estaba agradecido de esto. Nuestro momento duraría más. En nuestro contorno todo seguía inmóvil, en una banca cercana dos enamorados se quedaron en la posición de decir te quiero, en la casa roja de al lado, unos trabajadores se quedaron con la ganas de pintarla azul, detrás de él, cuatro niños perseguían una pelota y un quinto tocaba un silbato insonoro, una mariposa se quedó con las alas plegadas suspendida en el aire, un perro, más adelante, ladraba mudo a un chorro de agua que aún no alcanzaba el suelo. Y yo, atónita pero maravillada, me acerco a él para disfrutar algo más que una mirada. Paloma Jeí Camus López/14 años.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.