criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  terror > vampirosMi primera vez lo hice con un plumero

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 05 de Febrero del 2009

Desde entonces este relato ha sido leido 3,258 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 32 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: terror > vampiros
  Titulo:

Recuerdo cómo fue mi primera vez. Fue hace algún tiempo. Yo tenía 16 años, estaba en el quinto año de bachillerato. Mis padres son divorciados, vivía con mi madre y mi hermano mayor, este estaba de viaje, por una competencia deportiva. Recuerdo que fue un día jueves. Ese día todo transcurrió de lo más normal excepto que las tres últimas horas de clase fueron suspendidas por que el profesor falto. Estaba con unas amigas de mi clase, siempre hablamos de cosas con los chicos, pero yo solo eso, nada más allá. Ese día todas tenían algo que hacer por lo llegué a casa más temprano que de costumbre, y me topé con la sorpresa que marcó mi vida para siempre, llegué, abrí con mi llave la puerta principal y de inmediato escuché unos ruidos y quejidos en el cuarto. Deje el moral y me fui acercando al cuarto sin hacer ruido, la puerta, estaba entreabierta lo que miré me quedé congelada, sin atinar si irme de allí o seguir mirando opté por lo segundo, un hombre moreno claro acostado de espaldas a la cama, y mi madre cabalgándolo encima de él y de espaldas a mí alzaba su cara al cielo, exhalaba grandes bocanadas de aire, movía sus caderas de atrás hacia delante y se ensartaba aquel pene grande y grueso, cuando se movía para adelante se lo sacaba hasta la punta, se miraba los jugos dejados en él, para después metérselo hasta que su concha tocaban los testículos... El cuerpo de mamá se contorsionaba y su pelo parecía cascada por su espalda, mi madre tenía los ojos cerrados era evidente que estaba gozando al máximo era increíble eso me puso a cien en un instante, por lo que llevé por instinto mi mano a mi entrepierna, cuando abrí los ojos me fije que el hombre me estaba viendo, este me hizo un ademán, me señaló con su índice y giraba su antebrazo hacia enfrente de mí lo que entendí que a mí me tocaría después, una mezcla de pena y excitación me invadió y me fui, mi corazón se me quería salir por la boca, pero esa imagen no la pude borrar de mi mente, cuando recobré los sentidos, cogí el plumero que estaba colgado en el despensero y comencé a frotarme el mango en la entrepierna. Me excitación creció más y más. Pasado algún tiempo se abrió la puerta principal del edificio, salió el hombre acompañado de mamá a despedirlo, me levanté y caminé hacia ellos como si fuera llegando. Nena me dijo mamá ¿vas llegando? A lo que respondí si, como si no pasara nada, ah mira te presento a Arturo. Hola respondí, estiré mi mano y él tenía la suya ocupada con una caja de herramientas por lo que la puso en el suelo y me saludó. agregando: hola que niña tan hermosa guiñándome un ojo, y eso me halagó, mi mamá El es un hombre como de unos 35 años, facciones bien definidas, moreno claro, ojos verdes una sonrisa como de un ángel, y un cuerpazo descomunal, muy atractivo y se despidió... Entramos a la casa yo me fui a mi cuarto, con las imágenes en mi mente de lo que había visto. Decidí tomarme una ducha y masturbarme nuevamente con el plumero para calmar un poco mi pasión… Mi mente empezó a recrearse sobre lo que vi, me imaginaba estando con el. Estando con ese portento de macho, recordaba los ademanes que me había echo con mucha claridad, y que me quería coger, eso me carcomía, también recordaba lo enorme del instrumento, me daba placer con solo pensar aquella cosota para mi conchita virgen dentro de mí, por cierto que no pude dormir, hasta muy entrada la noche con mi plumero al lado me venció el sueño. A la mañana siguiente, no tenia clases, mi madre me dio un beso y se despidió, al tiempo desperté y recordé, de inmediato me di una ducha y arreglé mi pelo, me puse unas tanguita muy linda, una falda corta, un franela y me perfumé. A las 10:00 a.m., bajé a la calle ya que vivimos en un tercer piso, y me dirigí a la verdulería. Déme tres pepinos de distintos tamaños. Le dije a don Jaime. Uno me pareció demasiado grande pero no hice comentarios. Sonó el intercomunicador era el señor que había estado con mi madre, me dijo que había dejado una llave olvidada, que si podía subir a buscarla la dije que sí. Hola buenos días princesa ¿y tu mamá ya se fue? preguntó mostrando su amplia sonrisa, si acentué con la cabeza un poco nerviosa, muy bien puedo ver un momento el fregadero. Al cabo de 10 ó 15 minutos estuvo arreglado, yo andaba por la sala cuando me llamó, Ingrid me regalas un vaso con agua por favor, si, me dirigí a la cocina, le serví el agua. Luego se despidió y bajó. Ya sola me dediqué toda la mañana a jugar con el plumero y mis tres pepinos. Qué hermosa sensación. Uno inmediatamente se convirtió en mi preferido. Creo que medía como 20 centímetros por 5 de diámetro. Hasta me hice una doble penetración con mi pepino y el mango del plumero. Quería contarles mi primera experiencia, luego con el tiempo me ocurrieron cosas más gratas cuando tuve mi primer novio.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.