criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Suicidio Concertado
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  eroticos > HeteroMi primera vez fue con un plomero

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 28 de Enero del 2009

Desde entonces este relato ha sido leido 44,743 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 376 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: eroticos > Hetero
  Titulo:

Recuerdo cómo fue mi primera vez. Fue hace algún tiempo. Yo tenía 16 años, estaba en el quinto año de bachillerato. Mis padres son divorciados, vivía con mi madre y mi hermano mayor, este estaba de viaje, por una competencia deportiva. Recuerdo que fue un día jueves, mi madre me dijo que ese día venia a la casa un plomero a reparar el fregadero. Ese día todo transcurrió de lo más normal excepto que las tres últimas horas de clase fueron suspendidas por que el profesor falto. Estaba con unas amigas de mi clase, siempre hablamos de cosas con los chicos, pero yo solo eso, nada más allá. Ese día todas tenían algo que hacer por lo llegué a casa más temprano que de costumbre, y me topé con la sorpresa que marcó mi vida para siempre, llegué, abrí con mi llave la puerta principal y de inmediato escuché unos ruidos y quejidos en el cuarto. Deje el moral y me fui acercando al cuarto sin hacer ruido, la puerta, estaba entreabierta lo que miré me quedé congelada, sin atinar si irme de allí o seguir mirando opté por lo segundo, un hombre moreno claro acostado de espaldas a la cama, y mi madre cabalgándolo encima de él y de espaldas a mí alzaba su cara al cielo, exhalaba grandes bocanadas de aire, movía sus caderas de atrás hacia delante y se ensartaba aquel pene grande y grueso, cuando se movía para adelante se lo sacaba hasta la punta, se miraba los jugos dejados en él, para después metérselo hasta que su concha tocaban los testículos… El cuerpo de mamá se contorsionaba y su pelo parecía cascada por su espalda, mi madre tenía los ojos cerrados era evidente que estaba gozando al máximo era increíble eso me puso a cien en un instante, por lo que llevé por instinto mi mano a mi entrepierna, cuando abrí los ojos me fije que el hombre me estaba viendo, este me hizo un ademán, me señaló con su índice y giraba su antebrazo hacia enfrente de mí lo que entendí que a mí me tocaría después, una mezcla de pena y excitación me invadió y me fui, mi corazón se me quería salir por la boca, pero esa imagen no la pude borrar de mi mente, cuando recobré los sentidos, recogí mi morral y salí a la calle. Pasado algún tiempo se abrió la puerta principal del edificio, salió el hombre acompañado de mamá a despedirlo, me levanté y caminé hacia ellos como si fuera llegando. Nena me dijo mamá ¿vas llegando? A lo que respondí si, como si no pasara nada, ah mira te presento a Arturo. Hola respondí, estiré mi mano y él tenía la suya ocupada con una caja de herramientas por lo que la puso en el suelo y me saludó. agregando: hola que niña tan hermosa guiñándome un ojo, y eso me halagó, mi mamá El es un hombre como de unos 35 años, facciones bien definidas, moreno claro, ojos verdes una sonrisa como de un ángel, y un cuerpazo descomunal, muy atractivo y se despidió… Entramos a la casa yo me fui a mi cuarto, con las imágenes en mi mente de lo que había visto. Decidí tomarme una ducha y masturbarme para calmar un poco mi pasión… Mi mente empezó a recrearse sobre lo que vi, me imaginaba estando con el. estando con ese portento de macho, recordaba los ademanes que me había echo con mucha claridad, y que me quería coger , eso me carcomía, también recordaba lo enorme del instrumento, me daba miedo con solo pensar aquella cosota para mi conchita virgen dentro de mí, por cierto que no pude dormir, hasta muy entrada la noche me venció el sueño. A la mañana siguiente, no tenia clases, mi madre me dio un beso y se despidió, al tiempo desperté y recordé, de inmediato me di una ducha y arreglé mi pelo, me puse unas tanguita muy linda, un falda corta un franela y me perfumé. A las 10:00 a.m., sonó el intercomunicador era el plomero, me dijo que había dejado una llave olvidada, que si podía subir a buscarla la dije que si, llegó el hombre que me había quitado el sueño. Hola buenos días princesa ¿y tu mamá ya se fue? preguntó mostrando su amplia sonrisa, si acentué con la cabeza un poco nerviosa, muy bien puedo ver un momento el fregadero. Al cabo de 10 ó 15 minutos estuvo arreglado, yo andaba por la sala cuando me llamó, Ingrid me regalas un vaso con agua por favor, si, me dirigí a la cocina, le serví el agua y estiró su mano y tomó la mía y el vaso a la vez, me haló hacia él y me dijo muy quedito al oído: Sé que viste lo que estaba haciendo con tu mamá ayer, se que tú también lo deseas, se sentó en el sofá y me atrajo hacia el, me puse nerviosa, empecé a gaguear, el se sonrío, me dijo que lo vamos a pasar muy bien, mi vagina empieza a mojar, en sus lindo ojos se veia mucho deseos en el sofá estábamos hablando, y nos reíamos mucho, el señor además de atractivo es muy gracioso, cada vez se acerca mas y más a mí, yo me alejo instintivamente hasta llegar al brazo del sofá y el señor cada vez mas cerca de mí, en su lindos ojos se veía que me deseaba, sentía un cosquilleo en mi vagina y esta se mojaba, nos quedamos viéndonos a la cara y nos dimos un beso divino, me sentía en la gloria, seguimos dándonos besos riquísimos, veo que sus pantalones no podían contener su erección, y yo no podía controlar mis deseos, me dijo que me iba hacer ver las estrella a plena luz del día -necesito que tú me lo digas si quieres. Yo sólo asentí con la cabeza y le ofrecí de nuevo mis labios, nos fundimos en un largo beso, me ofreció su lengua y yo la mía como confirmando sin más palabras mis más grande deseo, lo rodee con mis brazos por sus amplios hombros y él me tomó por mi cintura y mis piernas, me levantó como una plumita, le dije que me llevara a la cama de mi mama y me llevó al nidito de amor que ya conocía, me depositó en la cama y se quitó la camisa, que pecho, que abdomen, los brazotes, nos seguimos besando… Me quitó mi fanela y no traía sostenes, se quedo observando mis tetas me las succionó una a la vez, eso me puso a mil, me quitó mi falda, quedé en puras tanguitas, cerré mis ojos y me dejé hacer, me sobó las piernas, besó por todo mi cuerpo no se desesperaba sabía lo que estaba haciendo, me relajé un poco, me volteó y sacó las tanguitas con sus dientes y besó mis nalgas, me volteó de nuevo y fue recorriendo mis muslos por la parte interna con sus labios desde mis rodillas hasta llegar a mi tesoro, me dejé hacer, abrí mis piernas sin reservas estaba dispuesta, empezó a darme lengüetazos, eso me hizo tocar el cielo, miré luces de colores, lo tomé por los cabellos y le pedía más, ya estaba más que lista para la estocada. Se retiró de mí, yo con los ojos cerrados escuchaba el sonido como se deslizaba su ropa al desvestirse, se subió de nuevo a la cama y se recostó juntito de mí, tomó mi mano y la llevó a su instrumento, tócala, esta es la que te va hacer gozar como a tu madre me dijo al oído, estaba muy caliente y podía sentir las venotas, la recorrí de arriba abajo, parecía interminable, entre más abajo más gruesa la sentía no la podía abarcar con la palma de mi mano, eso me asustó un poco, pero la calentura hizo que no me importara, bésala cariño y yo obedecí, me la puse en la boca y empecé a chuparla como si fuera un caramelo. Ya no me importaba nada, sólo quería estar con él, era enorme, pero yo ya estaba muy caliente y la imagen de mamá gozando con esa cosota más caliente me ponía, ya me dijo; me recostó de espaldas a la cama me puso una almohada por debajo y me dio otra mamadita en mi conchita que estaba derramándose de mis jugos, lo sentí venir, cerré mis ojos, puse mis piernas bien abiertas, puso su instrumento en la entrada y lo sentí como un hierro caliente, dio unos brochazos, eso me desesperó, ya por favor métemela ya; ya métemela le supliqué… Empujó y entró un poco, sentí cómo se estiraba mi conchita para darle paso, entró otro poco y algo lo detuvo, me tomó por mis caderas y dio otro empujón firme y sentí como algo se rompía, ayyy, me dolió, pero yo estaba muy caliente, rodaron unas lágrimas, pero le dije que no se detuviera y así siguió hasta que me tocó el fondo. Se mantuvo quieto sin moverse para que me acostumbrara, me sentía llena, quería contraer mi conchita y no podía, y comenzó las embestidas cada vez más profundas y la sacaba hasta la punta y sentía como se abrían mis labios vaginales para darle entrada de nuevo toda y hasta el fondo no podía creerlo el gozo que me estaba dando, de pronto mi espalda se contrajo y desde mi nuca se me vino una descarga por toda la columna y de mis piernas hacia arriba para concertarse todo en mi vientre, yaaaaaaaaaaaa, siiíiiiiiiiiiii, asiiiiiiii, qué rico, aaaaaaah, aaaammmmm, sentía como palpitaba toda mi vagina, y él seguía con sus embestidas profundas… De repente paró, me dejó descansar por unos minutos, sin sacármela y dijo ¿cuándo fue tu último día de tu mes? Hace tres días contesté, ok dijo, me tomó por mi talle y me levantó y se dio vuelta y quedé arriba de él todavía bien ensartada y recordé la posición de mamá, y eso me calentó otra vez y comencé a subir y a bajar y a darme gusto a mi antojo, por un rato cerré los ojos y la misma imagen de mi mamá gozando me hizo que me viniera, aaaaaaah, aaaaaaah, aaaaaaaaaa, asiiiiiiii, mmmm, mmmm, aaaaaaah. Siiiiiiiiii. Aaaah… Otro orgasmo más intenso y más largo y él comenzó, ooohhh, mmmm, oooohhhhhh y sentí los chorros más calientes de su abundante esperma chocar en el fondo de mi cuevita, me dio vuelta y quedó encima de mí, por primera vez sentí el peso de su cuerpo sobre el mío, que rica eres mi princesa me dijo, de aquí en adelante seré tu amante clandestino y yo seré tu princesa, me dio un beso se retiró de mí, cuando salió se oyó un chasquido y se derramaron los jugos, sentí correr el líquido caliente por fuera de mi conchita con su falo todavía bien duro, besé de puro gusto el falo que me desvirgo y se lo dejé bien limpio, nos vestimos y se despidió con un beso, me dejó una tarjetita con su número, de esas de presentación, por si necesitaba más adelante sus servicios.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.