criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  eroticos > DominaciónMi esclava perra que encontré en la calle

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 22 de Octubre del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 19,820 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 121 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: eroticos > Dominación
  Titulo:

Un día cualquiera iba en mi auto rumbo a la casa de mi madre, cuando de pronto, de la nada salió una chica algo loca con la intención de lanzarse sobre mi carro. Dí un frenazo que, por suerte, evitó que la golpeara, me bajé muy enojada y dispuesta a golpearla por ser tan imbésil. No estaba herida y le pregunté en qué mierda estaba pensando cuando se lanzó a mi carro. Me dijo que quería morirse, pues su madre la corrió de su casa al enterarse que su padre quería cojérsela. Y ella no iba a perder a su marido. Le dije que podía llevarla conmigo pero que iba a pagar su estadía en mi casa haciendo oficios. En realidad, la traté como una esclava, pues siempre fue mi fantasía tener una perra necesitada como esclava. Una mañana cuando desperté ella estaba viéndome y yo pues siempre dormía desnuda y pensé que algo pasaba. Le pregunté: - ¿Qué me miras? Y ella respondió. - Nada. Es solo que tienes un cuerpo bien lindo. Por un momento me sentí extraña porque ninguna mujer me había dicho algo parecido. Me insinuó varias veces que si quería algo diferente y yo siempre le decía que no, que todo estaba bien. Pero me insistía con la mirada, hasta que un día le dije arrecha - ¿Qué coño quieres? A lo que ella contestó - Quiero probar tu vagina. - ¿Tú? Infeliz sin experiencia. ¿Ni siquiera has cumplido 17 años y ya quieres lamer cuca? Ella me dijo que podía hacerlo cuando yo quisiera a lo que contesté. - Te pondré a prueba pero ni creas que esto te traerá beneficios. Si quieres quedarte en esta casa, tendrás que recibir castigos sin quejarte. Y eso fue lo que hice. Esa misma noche le ordené que no comiera nada solo una sopa y que se hiciera un lavado de estomago y ni siquiera esperaba la sorpresa que le tenia preparada. El cuarto estaba oscuro solo una pequeña lámpara lo alumbraba. Le ordené que entrara. - ¡Arrodíllate perra! Le grité. Me coloqué a la orilla de la cama, la tomé por los cabellos y la obligué a lamerme la concha. Lo hacía con un poco de miedo, a lo que yo reaccioné dándole una bofetada. ¡plas! - No ofrescas lo que no sabes dar. Me dijo que le diera otra oportunidad. Y comenzó a chupar primero con suavidad y luego con más rapides. Metía su lengua profundamente en mi chuchita, lo que me excitó mucho, y luego le obligué a lamerme el culo y lo hizo sin chistar. La felicité y le dije que lo haría a diario si yo estaba de buen humor. Me pidió pasar la noche conmigo y la asotè hasta que me cansó la mano y no se quejó ni un poco. Pedía perdón por no haberme complacido como quería, y yo le expliqué que no le asoté por no haberlo hecho bien, sino porque me gusta. Le dije que tenía ganas de orinar en su boquita y se acostó en el piso y yo sobre ella, y comencé a darle mi lluvia dorada en su boca y la limpiaba con tanta ricura que le dije que ella me pertenecía. Busqué uno de mis contactos y conseguí una droga para mantenerla como mi juguete preferido. Cada vez que quiero le doy pequeñas porciones para que se acostumbre a mí y no irse nunca. Me pide con desesperación la droga y quiere más sexo. Yo la violo cada vez que quiero con un aparato que tengo. Así fue cómo desvirgué su culo y ella siempre me ruega más sufrimiento. Crean que disfruto mucho haciéndola sufrir. Sobre todo cuando la asoto de rodillas sobre chapas de botellas o piedritas. Una vez drogada le hice comer mi mierda y tragársela toda en tanto le daba cachetadas y patadas. Mientras me satisfaga y hasta que yo quiera, será como un trapeador para mí y pienso echarla de mi casa algun día, pero eso sí, saldrá loca, drogadicta, y asotada, y pienso abandonarla en un lugar donde indigentes puedan violarla y gozar de lo que no pudo su padrastro. Pues aunque esa perra sea lesbi tiene muy buen cuerpo. Y cualquiera puede gozar una culeada con ella.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.