criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    El arbol maldito (pes..
    MI VIDA
    MI AUDITOIRIA PERVERS..
    Resident Evil 3
    SMS
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  eroticos > HeteroMi cuñada

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 23 de Marzo del 2009

Desde entonces este relato ha sido leido 71,271 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 526 votos.

Los visitantes han dejado escritos 1 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: eroticos > Hetero
  Titulo:

Soy casado con una mujer muy guapa, aunque muy tradicional en lo que respecta al sexo. Convivimos bastante con mi cuñado y su esposa Elba la cual es una mujer blanca, atractiva, con unos labios hermosos que se antoja besar. Ella es una persona muy recatada que, aunque tenemos muy buena relacion, a veces desespera por su negación a tomar licor o a tocar temas relacionados con el sexo, aunque sea de broma. Por otro lado se viste muy bien aunque conservadora. A mi la verdad..., se me antoja tener una aventura con ella, aunque nunca creí que esto sucediera. A ella nunca la vi con malos ojos y siempre la traté con respeto. Esto empezó a cambiar cuando noté que en nuestras reuniones me miraba fijamente y se sonreía conmigo. Me tocaba la mano en cuanta oportunidad se presentaba, o en ocasiones me rosaba cuando pasaba cerca de mí. No sé por qué ella se me volvió una obsesión y continuamente me imaginaba que me la cogía cuando hacía el sexo con mi esposa. Posiblemente su actitud de mujer recatada, que yo sabía que no era cierta- me excitaba y quería cogérmela sin miramientos. En ocasiones que salíamos a bailar con nuestras parejas, ella me invitaba a bailar y yo no desaprovechaba la oportunidad de acercar mi verga a su cuerpo notando que no se separaba y al contrario, se pegaba más. Esto continuó por algún tiempo sin suceder nada extraordinario y casi perdiendo yo la esperanza de tener una aventura con Elba. Los roces y tocamientos ligeros continuaban, pero era más una masturbación mental que otra cosa. Cada mes de Agosto asistimos a la fiesta del vino en nuestra región, a veces vamos varias parejas pero en esta ocasion fuimos solo mi esposa y yo junto con mi cñado y su esposa. Sabiendo que el vino está incluído en el evento y tomaríamos de más, rentamos 2 habitaciones de hotel para no manejar más de 100 kms a nuestro hogar. Todo empezó normal, probamos vino, charlamos, criticamos a todos nuestros conocidos, etc. Para mi sorpresa, Elba, que no toma, empezó a beber, después de 2 horas ya se empezaba a ver el efecto del licor en nosotros, empecé a sentir que me tocaban el pie por debajo de mesa y al voltear a ver a Elba, sólo me sonrió. A estas altura ya había empezado la música y saqué a bailar a mi esposa, mi cunado hizo lo mismo y estuvimos bailando por algún tiempo, cuando mi esposa dijo que estaba cansada y todos nos fuimos a sentar. Al poco rato, Elba me sacó a bailar, mi esposa y mi cuñado, que ya estaban algo tomados, no se dieron por enterados, por lo que nos fuimos a la pista, empezamos a bailar una canción lenta, abracé a Elba y ella dejó sus brazos abajo por la parte de en frente practicamente tocando mi pene. Fue una sorpresa grande cuando la Recatada Elba con sus manos en mi verga la apretaba y acariciaba de forma muy sutil. No decía nada, sólo recargaba su cabeza en mi hombro y jugaba con mi pene, el olor que despedía era intoxicante y más aumentaba mi deseo de cogérmela. En ese momento, yo sabía que si jugaba mis cartas correctamente, esa noche se la metería, y por fin se haría realidad mi fantasía. Después de 2 canciones volvimos a la mesa. Para entonces, ya eran cerca de la 9:00 PM y la borrachera ya era evidente en mi cunado y mi esposa, nos sentamos, y para entonces los 2 sabíamos que algo pasaría esa noche. Continuamos tomando, aunque yo limité la cantidad de licor. Esto porque sabía lo que me esperaba y porque yo tenía que manejar. Mi esposa ya estaba bastante tomada y mi cuñado ya estaba por dormirse en la silla, por lo que decidimos irnos al hotel, el cual se encuentra en el campo en una zona completamente despoblada. Primero llevé a mi esposa a nuestra habitación y, auxiliado por Elba, la desvestí y la acosté. Después hicimos lo mismo con mi cuñado, aunque batallamos más, ya que pesa demasiado. Después de eso fuimos por nuestras maletas al vehículo, a sabiendas que los dos sabíamos lo que pasaría. Era excitante, un hombre y una mujer maduros actuando como adolecentes, la expectativa de tener una aventura, de cogerme a Elba, una mujer que rechazaba su sexualidad escondiéndose en vestidos conservadores estaba a punto de entregarme su conchita. Estábamos ahí, adentro de la camioneta, y a pesar de mi experiencia, no sabía cómo empezar... y si sólo era mi imaginación y se molesta? No tuve que esperar, Elba se avalanzó sobre mi, parecía una mujer hambrienta, me tomó la verga con sus manos y me la apretó tanto que tuve que retirarle las manos. Nos besamos apasionadamente en un beso que los dos habíamos deseado por mucho tiempo. Desde que empezó el coqueteo tiempo atrás, siempre había deseado en forma romántica, besarle el cuello blanco, los lobulos, sus labios carnosos, tocar y besar sus pechos, tocar su vagina jugosa y besársela hasta que tuviera un orgasmo. Nada fue posible, como adolecentes, nos tocamos sin miramientos, su panocha estaba jugosa, se la tocaba, me mojaba los dedos y los chupaba, era una sensación animal, se la volvía a tocar y mis dedos mojados se los metía en su boca y los chupaba. Mi recatada Elba estaba convertida en una hembra en brama. No tuve que quitarle la ropa, sola se levantó el vestido y se quitó los calzones, era alucinante el aroma a sexo femenino. No podía dar crédito, tener el fruto deseado, las piernas abiertas invitando a la penetración. Era exitante ver a una mujer madura, perder la inhibición, con las piernas abiertas, mostrando su sexo húmedo y rogando ser penetrada. Quería gozar el espectáculo por más tiempo, estaba seguro de que esto no se repetiría, ver a Elba en esa posición me volvía loco, la acariciaba y la volvía a acariciar. Por fin llegué a su vagina, me estaba volviendo loco de placer, era un olor que no olvidaré, una mezcla de sexo con el sudor de un día de Agosto, se la estuve chupando por unos cuantos minutos cuando tuvo su primer orgasmo. Me apretaba mi cabeza contra su panocha, pero yo lo que quería era penetrarla, le besé la boca de nuevo y no le desagradó que estuviera inpregnado de sus jugos, me lamió la cara hasta que me dejó sin rastros. Yo ya no aguantaba más, le aparté las piernas y de nuevo ver su peluda vagina con la leve iluminación de la luna me exitaba mas, se la metí de golpe y pude observar su rostro de placer. La penetré por varios minutos, hasta que los dos nos unimos en un orgasmo como no había tenido en mucho tiempo. No quería despegarme, era mi fantasía hecha realidad, ella tampoco me alejaba, al contrario, me apretaba más. Así duramos varios minutos, muchos pensamientos pasaron por mi mente. Me encantaría cogérmela de nuevo en cuanto mi verga se parara, pero no tuve que esperar mucho. Elba empezo a acariciar mi verga con sus manos, me senté y empezó a chupármela, de nuevo me sorprendió que una mujer que juega el papel de recatada, le encantara el sexo a tal grado. Continuó mamándomela hasta que mi verga se paró, me pidió que me acostara en el asiento, se subió arriba de mi y puso su panocha en mi cara. Fue un sentimiento raro, ya que mi semen estaba ahí. Creo que se acordó de esto, porque inmediatamente se volteó y se sentó sobre mi verga, empezó a moverse, mientras yo le acariciaba los pechos, que brincaban bastante. Mi querido Elba gemía, diciéndome cómo lo disfrutaba, que le encantaba la verga, cuanto más grande mejor, que le apretara los pechos. Me pidió que le acariciara el ano, lo cual aceleró su orgasmo. Fue algo irreal, los dos nos vinimos al mismo tiempo, como si los dos tuviéramos mucho tiempo sin hacerlo. Por fin nos fuimos cada uno a su habitación, dejé las ventanillas a medio cerrar, para que salieran los olores. Por la manana fui a revisar que todo estuviera en orden, lo cual fue buena idea, porque Elba olvidó su calzón en la camioneta. Hasta ahora no se ha vuelto a repetir, parece que nos sacamos la espina y una sección de sexo fue suficiente y ambos actuamos como si nada hubiera pasado. Fue una experiencia extraordinaria. Creo que todo hombre y mujer deberían tener una experiencia para romper la monotonía, siempre y cuando no afecte su relacion matrimonial. A mi sólo me quedan unos calzones de recuerdo.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.