criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  eroticos > ZoofiliaMI PRIMERA VEZ CON UN PERRO (Parte 2)

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 28 de Agosto del 2006

Desde entonces este relato ha sido leido 15,047 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 155 votos.

Los visitantes han dejado escritos 1 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: eroticos > Zoofilia
  Titulo:

PARTE 2 Quien haya leído la primer parte, les comento que las practicas continuaron, aunque se repetían ocasionalmente. Para ese entonces Satán había adquirido una buena experiencia y lo hacia normalmente, por supuesto cuando se lo proponíamos. Nunca lo hacia sin la presencia de mi esposo por lo general era el quien lo formulaba, a lo que accedía gustosa la mayor parte de las veces. Jamás lo había realizado sin la presencia de Juan, me parecía que lo engañaba, pero como sabia que no le gustaba, respetaba su deseo. Una tarde salí del baño después de una placentera ducha., estaba envuelta con la toalla, me la quite y emprendí a colocarme mi braga, me agache para levantar el sostén, en el preciso instante y en forma sorpresiva, Satán se me arrojo aprovechando mi posición. Sin esperar nada y en forma desenfrenada empezó a agitarse en mi espalda tratando de penetrarme. Su voluminosa verga rozaba mi estomago, trate de quitarlo al sentir que me arañaba con sus uñas, pero a pesar de eso, trato de apresarme con mas fuerza intentando buscar un orificio para descargar su simiente. Era evidente que estaba bastante alzado, recordé en ese momento que hacia bastante que no lo hacíamos participar. Nunca había ocurrido algo por el estilo, pero evidentemente su instinto y su “entrenamiento”, hacían que actuara de esa manera. Tengo que confesar que ha pesar de no tenerlo previsto, comencé a calentarme, recordé que mi esposo no quería que tuviese relaciones con el perro sin su presencia. (Pienso que sentía celos o no se que) La verga del perro seguía rozando mi cuerpo, intentando penetrarme, sabia que si lo hacia, el acto duraría bastante y era posible de que llegara Juan. Le grite y después de un gran esfuerzo lo pude sacar. Me levante como rayo en cuanto salio, y vi como tenia su verga, creo que nunca la había visto de ese tamaño, me excito al observarla. Me vestí rápidamente y salí al encuentro de mis amigas. En la reunión mi mente mantenía presente la verga de Satán, era extraño que después e haberlo hecho tantas veces, con el perro, estaba tan obsesionado. Al llegar a casa, estaba Juan listo para cenar, le conté de la reunión con mis amigas, pero no le mencione el incidente con el perro. Esa noche tuve sexo con mi esposo, aplacando de alguna manera mi calentura. A la mañana siguiente después que mi esposo se fue al trabajo, traje a Satán a la pieza, me fui al bañar, Salí desnuda, y en forma premeditada, me agache frente a Satán que observaba mis movimientos. Repetí la acción varias veces y lo único que obtuve, fue sentir unas acotadas lamidas en mi sexo, eso me excito, pero lamentablemente Satán seguía indiferente, acostadote nuevamente en el suelo. Estaba desilusionada por su accionar, me acerque, y empecé a rascar su pecho, me sentí tentada de tocar su sexo, cosa que jamás había efectuado. Apenas mi mano emprendió las caricias en su zona mas alterable, no tardo su polla en fluir, sabia que era bastante sensible, así que me unte mis manos con aceite, y empecé a friccionarla. En escasos minutos estaba totalmente erguida, me extasiaba ver como esa cosa había adquirido ese tamaño, realmente era la primera vez que la observaba desde tan cerca y con tanta luz. No puedo explicar que me pasaba, era extraño estaba cada vez mas mojada. Mi mano no paraba de friccionar esa verga, Satán con los ojos cerrados se deleitaba, seguí hasta que un potente chorro me baño, me arrepentí de haberlo seguido me hubiese gustado que me cogiera. Note que rápidamente quedo flácido, seguí agitando pero sin un resultado positivo, acerque mi boca y se la lamí, estaba como loca ya ni pensaba, apenas asomo su capullo me lo lleve a la boca, en el momento que tocan el timbre. Satán se levanto como resorte y empezó a ladrar.: Atendí el contestador, era una amiga, me coloque una bata y salí a abrirle. Estuvo hasta tarde, lamentablemente no pude continuar con mi propósito. Estaba molesta por no haberlo podido hacer. Cuando se fue mi amiga, no faltaba mucho para la llegada de Juan de su trabajo. A la mañana siguiente, apenas se fue mi esposo, subí a mi alcoba con el perro, me desnude y me tire sobre el. Parecía su perra alzada.. Sus lamidas en mi cuerpo me excitaban, me volqué de espalda bajo el. Mientras su lengua buscaba mi sexo. Me abrí de piernas todo lo que podía para disfrutar esa áspera lengua, mientras mis manos buscaban su miembro, que sin hacerse esperar volvió a asomar, su rojo capullo. Mis pechos parecían que estallaban, mientras mis pezones empezaron a alzarse, pase mi mano por mi vagina totalmente humedecida, estaba mas que excitada. La verga de Satán colgaba en una manera incitadora. Acerca mi cara y comencé a lamerla, mi mano buscaba mi raja, para agitarla con vehemencia Estaba más que tentada, abrí mi boca y la fui introduciendo. Con desesperación abordé a ese garrote, que continuaba creciendo. Lo chupaba como si fuera lo ultimo que haría en mi vida. No se que pasaría si en ese instante llegaba mi marido. Seguí introduciendo en mi boca, esa masa de carne, la mamaba y succionaba con firmeza, estaba loca. Refregaba mis tetas, apretando mis rígidos pezones, mientras mis dedos se introducían en mi vagina en forma frenética. A la llegada de un orgasmo mi deseo no se aplacaba, seguía desesperada prendida a su verga. A pesar de que no quería que ocurriese lo del día anterior, mi boca no se separaba de ese alucinante falo. Seguía sin parar, parecía poseída, otro orgasmo llego, en el instante que un torrente de leche inundo mi garganta. Me produzco arcadas, algo trague y buena parte baño mi rostro. Volví a lamentar lo ocurrido, necesitaba y deseaba, que me penetrara. Espere un rato, el perro se tiro sobre el piso. Me levante y me fui a lavar. Jamás me había ocurrido algo así, estaba obsesionada, espere un momento y reanude mi labor, de excitarlo, después de un buen rato lo logre. Me coloque en cuatro patas, y no necesite decirle nada, salto sobre mi, me apreso con fuerza, sus patas me arañaban, pero no lo sentía, estaba sacada. Se agitaba frenéticamente montado en mi cuerpo, con la finalidad de penetrarme, así continúo un rato, sentir sus roces y la forma tenaz en que me apresaba con sus patas, me estimulaba cada vez más Sentía su peso sobre mi cuerpo, era una mezcla de sometimiento, goce, dominación, deseo y hasta degradación. Pero deseaba desesperadamente, sentir introducir su magnifico falo en mi ardiente vagina. Levante mi culo todo lo que pude, para ayudar la entrada de su verga, emanaba tanto jugo de mi vulva, que apenas la cabeza de su verga localizó mi raja, se introduzco en manera brutal, grite de dolor y placer. Era una maquina, el veloz roce de su herramienta contra las paredes de mi vulva, me enloquecía, gritaba, y jadeaba, ante el ímpetu de la bestia, que no dejaba de agitarse contra mi cuerpo. Esa sensación de sentirse sometida, me producía un placer intenso., ya mis pensamientos no existían, todos mis sentidos estaban abocados a esa brutal penetración. El bombeo no cesaba, intensificándose cada vez más. Gozaba plenamente la manera salvaje y bestial con que me estaba penetrando. Si bien he gozado con este animal esta vez era totalmente distinto. Posiblemente al hacerlo sin la presencia de mi esposo, me sentía mas liberada. Me sentía una puta cachorrita, Satán parecía desenfrenado, me iba desplazando sobre el piso, mis tetas se rozaban contra el suelo. Comencé a acompañar con mis caderas, la saca y pone de su polla, mientras su baba bañaba mi espalda transpirada No se el tiempo que continuamos así, en un momento en el furor de la acción, la pelota de su extremo se metió en mi vulva, grite como loca. Quise quitarla, pero me era imposible. Realmente me asuste, era algo que siempre trate de dominar, mil cosas pasaron por mi mente en ese instante. Creo que había llegado hasta el útero., parecía que me partía, el dolor fue intenso, La violación a mi vulva era enardecida y despiadada. No cesaba de gritar y de expeler goces de placer. No cesaba con los orgasmos, era algo alucinante y descontrolado. Nunca me imagine que podría deleitarme de esta manera, con un perro. Con lentitud el dolor se fue apaciguando, y el placer volvió a inundar mi ser, hasta llegar al goce total. Habíamos quedado abotonados, trate de salir, pero no me era posible, creía que me arrancaría las entrañas al intentarlo. En ese momento sentí pánico Satán giro sobre sus patas y nuestros culos se acoplaron, periodo en que sentía como se descargaba su calido liquido en mi vapuleada cavidad. Me sentía muy extraña estar en esa posición. Tuve un intenso orgasmos, al sentir su esperma llenar mi cavidad, estaba desfallecida. Después de un buen rato, su flácida verga, abandono mi vagina, mientras su esperma escurría entre el interior de mis muslos, caí al suelo permaneciendo tirada, mientras el perro después de lamer su verga, continuo con mi cuerpo, trate de sacarlo, pero continuo, me relaje tratando de reponer mis energías y dejando que me lamiera hasta que me quede dormida. Cuando desperté era la hora que llegaba mi esposo. Como rayo me levante, sentía que me ardía mi vagina, me metí en la ducha para quitarme ese pegote adherido a mi piel y tratar de aplacar mi ardor. A partir de ese día mi relación con Satán comenzó a ser mas intensa y prolongada, me negaba a hacerlo frente a mi esposo. No se que me ocurría, pero deseaba cada vez mas, que ese perro me disfrutara, me excitaba el hecho de sentirme ultrajada por esa bestia…………….. EROS


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.