criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Suicidio Concertado
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  fantasia > RomanticaLos tiempos que amo

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 09 de Junio del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 1,698 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 14 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: fantasia > Romantica
  Titulo:

Los tiempos que amo por Mirzayob ¿Cuándo tiempo hará de aquellos tiempos? Intento recordarlo como el chico que me copiaba a toda costa en los exámenes de Historia y Sociedad y sobre todo en los de leguaje. ¿Cuánto tiempo ara desde que era el mejor dibujante en la clase?, desde que todos le tiraban cosas porque hacía los mejores trabajos en Artes, y él solo se reía de las bromas de sus amigos con esa sonrisa que siempre amé. ¿Cuánto tiempo desde aquellos días?, tanto he envejecido que casi ya no lo recuerdo... Cuando nos hicieron correr por 12 minutos y el llevaba ya 15 vueltas empujándome desde un principio, cuando los mas deportistas dieron apenas una por minuto... ¿Cuándo tiempo hay entre esos tiempos y ahora? Entre su alegría, sus problemas en ese entonces y su horario de visitas ahora... “- ¡ya déjame no puedo mas!... - - vamos... yo estoy haciendo todo que te quejas llorona... -” decía con su voz aun desarrollándose “- estoy cansada... - - ya estamos terminando... - - Oye, ¿tu no te cansas?, ¡devuélveme mi aire!... -” le decía siempre Quiero volver a ese lugar... Quiero volver a los momentos en los que estábamos sentados sin hacer nada, sin hablar. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde que estábamos en la academia de teatro?, desde que lo vi con esa sonrisa tan grande el primer día. Recuerdo aún cuando me ayudaba en mis monólogos incluso si eso significaba (y lo hizo mas de alguna ves) ganarle la competencia o la nota mas alta. ¿Cuánto tiempo ha pasado desde su primera novia y mis primeros celos por eso? Y sigo recordando aún hoy, cuando éramos 5 amigos y él era el único sin pareja. Yo con el Antonio y Ellen con Mark... siempre lo miré solo a él... siempre solo a él. Fueron más de 15 años de amistad. Pensar que lo conozco desde que era un espermatozoide aún, al igual que yo (figurativamente obvio). Aquel día en su sillón. Cuando vi asomada la pequeña oreja de algún peluchito ridículo en su bolsillo. Ese día... está en mi mente más fresco que el agua más pura. Me acerque a él con la intención de quitárselo... aquel... peluche pequeño representaba claramente alguna chica que se lo había dado. Para ese entonces ya me había acostumbrado al dolor que me causaba cualquier indicio de otra en tu vida... aparte, era él tan descuidado en ese entonces “- el rush en tu cuello, Jonathan... -” “- el olor de tu abrigo...-” “- tienes una trabita en enganchada a la pulsera... -” “- ven, tienes una mancha de rímel en la mejilla... -” O tan solo “- se te nota en los ojos... -” Sus ojos siempre le delataban... Ahora los transforma para aparentar, pero de me hace tan fácil saber... si en realidad siente algo por alguien. Y aquel día en el sillón... mientras mirábamos “Two and a half men”, sentí que tu mirada... me... absorbió y supe entonces que nunca... nunca más podría amar a alguien de la forma que a ti te amo. Si a ti, dejaré de contarle a alguien esta historia, es... al final, solo para ti. Me acerqué en un momento de risa para introducir mi mano en tu bolsillo, pero, resultó que aún no estaba lo suficientemente cerca... y tú ya me conocías y notaste en mi mordida de labio que algo tramaba, por lo que lo hice rápido antes de que leyeras, como siempre hacías, lo que tramaba. Quité el peluchito de tu bolsillo en una milésima de segundo a lo que te lanzaste encima mío. - ¡no, no, no!, devuélvemelo... Mirza, ¡devuelve!... - ya saben mi nombre - ¡uuuu!, ¡novia nueva!... esta si que te salio tierna... - dije mientras sentía sobre mi tu cuerpo pesado y tan cambiado de cómo lo vi la primera vez - y... dime, ¿cómo se llama esta?... - - ¡Mirza, por favor!... - dijo. En ese momento tomé, tal vez, la mejor decisión de mi vida. Me di vuelta en el sillón quedando yo de espaldas y tú encima de mí. Fue entonces que sentí esa mirada... tu objetivo no era ya el peluche (que era un conejito a todo esto), ahora no quitabas tu vida de encima de la mía. Te acercaste y, por un momento, quisiste detenerte, pero la oscuridad, la luz tenue y el momento fueron más fuertes que cualquier fuerza de cualquier persona. Mi corazón vibraba y mi mano estrangulaba al peluche. Te acercaste apretando tu existencia aún más contra la mía y me besaste por primera vez viendo ante ti a una mujer y no a una amiga. Abracé tu cuello aferrándome a tu piel. Hasta que recordé todas las cosas mata pasiones. La amistad, las novias, hasta cuando me contaste tu primera vez. Te separé de mi al recodar aquellas cosas, pero antes de que pudieras conjugar el verbo “I’m” de “I’m sorry” ya había decido matar la amistad. Con las mismas manos que te había separado, te pegué a mí para no volver a quitarte nunca más. Si tan solo hubiéramos sido más maduros antes. Yo te amaba y tu me amabas desde hace tanto... tanto... y de qué manera. Siempre sentí una tención tuya con mis novios. Si tan solo uno de los dos lo hubiera dicho. El otro habría correspondido y habríamos sido, hasta la muerte, la pareja que más se amaba en la historia. Fue mi sufrimiento a lo largo de los años, solo falta de valentía por parte de ambos. Cuando te rompiste la espalda casi te lo dije... Cuando nos graduamos. Cuando me abrasaste y lloraste en mi hombro un día. Más aquel día, en tu sillón. Cuando de tu sillón me levantaste y sin soltarme me llevaste hasta tu cama y me desnudaste, no necesité palabra alguna, ni yo... ni tú. Con tus embestidas me bastaba y con mis exclamaciones a ti. La amistad siguió siempre, pero ahora ocultábamos cosas. Créeme que no extraño nuestra amistad tanto como creía que lo iba hacer. Vivir sin tu cama y sin tus besos sería mucho peor. Cuando ya no me quedaba suspiro que pudieras absorber y por lo menos yo (pues tu fuiste, siempre, un incansable) no tenía mas fuerzas, dormí... hasta la otra mañana. Y en esa mañana fue cuando vi tu cuerpo desnudo abrasándome con una leve sonrisa en tus labios. Mi Jonathan... su Orlando. Vi entonces otra cosa que llamó mi atención. Tenías tomada mi mano y en ella tenía yo apretado el conejito que nos había llevado a esas instancias. El conejito era algo así como un monedero que traía adentro una pequeña nota. “La amas desde hace tanto...Cuando se presente la oportunidad, ve por ella y hazla tuya, estoy segura que ella te merece mas que yo... Kitty PD: si no funciona, intenta no hablar tanto de ella jaja” Sonreí, si me amabas. El hecho de que alguien más lo dijera lo hacía aún más verídico y creíble. Dirigí mi mirada hacia ti más feliz que nunca. Abriste tu primer ojo esa mañana y yo te estaba contemplando. Fue cuando supe que ese era solo el primer día del resto de mi vida. FIN


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.