criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Suicidio Concertado
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  terror > vampirosLo correcto...

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 13 de Abril del 2009

Desde entonces este relato ha sido leido 2,164 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 23 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: terror > vampiros
  Titulo:

- Hoy podrás jugar a ser Dios. Sólo durante un instante fugaz, pero tendrás la gracia de poder sentirte como Él. La extraña se apartó un poco hacia atrás, dejando que su víctima pensase en lo que iba a hacer. Alice miró a un lado, después al otro, y sus ojos se llenaron de lágrimas. Volteó la cabeza y recibió la negativa que se adelantaba a la pregunta. - Elige. Una nube de recuerdos borrosos afloró en su mente: dos niños, 21 años a su lado, comprensión, cariño, esfuerzo... Su mirada se tornó bondadosa pero triste al mismo tiempo. No, no quería hacerlo, sin embargo, parecía que no había otra salida. ¿Cómo le explicaría aquello a sus hijos? Su padre muerto por..., ni siquiera estaba segura de poder entenderlo ella misma. Miró al otro lado. Más recuerdos: 4 meses pasionales, sentimientos jamás percibidos, una incipiente felicidad (más grande de lo que nunca hubiese podido imaginar)... Se arrodilló y acarició su cara. Notó como los pelos de su barba de tres días arañaban su palma desnuda. Con el pulgar, rozó sus labios, aquellos que tantas veces había besado en aquel lugar secreto. Después, le revolvió el pelo. Le quería, le quería demasiado para quitarle la vida; sin embargo, era lo correcto y lo más fácilmente explicable. La herida del costado le profirió un pinchazo. Se tocó. La sangre manaba abundantemente. Su vida todavía no peligraba, se sentía con fuerzas, pero sabía que desangrándose a aquel ritmo, pronto comenzaría a notar los incipientes signos de la muerte. - Debes elegir... -dijo la extraña que miraba aquella escena sin ningún tipo de sentimiento. Alice se levantó y le pidió el cuchillo. "Perdóname...", pensó. Le besó por última vez y trató de atisbar la manera de quitarle la vida a alguien con el mínimo sufrimiento. Nunca había matado nada en su vida, nada que no fueran insignificantes insectos y ahora se veía metida en una situación cómo aquella. ¿Cómo se mata a un hombre? - Es mejor no pensar; simplemente, házlo. Levantó el frío acero y lo clavó en el cuello de su amante. Las drogas administradas habían hecho su efecto y apenas sí hubo una mínima contracción de sus labios. Cuando extrajo la hoja, la sangre comenzó a manar en abundancia. Sus ojos, llenos de lágrimas ardientes, se cerraron. Tiró el cuchillo. El sonido metálico al golpear contra el suelo invadió el silencio de la estancia. Le abrazó. - Te quiero, te quiero, te quiero, te quie... Notaba cómo su respiración se hacía más lenta y cómo los latidos de su corazón se iban apagando. Era tarde, ya no había nada que hacer. - Felicidades, has hecho lo correcto...


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.