criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Suicidio Concertado
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  eroticos > ZoofiliaLas mujeres no hacen falta

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 25 de Septiembre del 2006

Desde entonces este relato ha sido leido 10,999 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 82 votos.

Los visitantes han dejado escritos 1 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: eroticos > Zoofilia
  Titulo:

Nací en un pueblo humilde de Latinoamérica, en una familia de pastores. A los 9 años ya la situación económica me obligó a irme a las praderas con mi padre a pastorear las cabras, así que crecí entre ellas. Las conocía a todas por su nombre y además la que estaba enferma o triste o lo que fuera. A los once años ya me empezaron a excitar sexualmente las cabras, especialmente la ubre de esos animales. Mientras las ordeñaba tenía erecciones dolorosas por lo prolongadas. Mi experiencia me permitía conocer también cuando estaban en celo y eso es una gran ventaja. Una cabra en celo permite que le introduzcas al palo mayor del Titanic por la conchita sin chistar. He tenido más sexo con cabras que con mujeres en toda mi vida. Es la conchita más apretada y rica del mundo. No protestan si te corres rápido, no hay que comprarles regalos especiales, no molestan con largas peroratas ni se deprimen en la época de invierno. Tener penetrada a una cabra hasta las bolas mientras le acaricias las tetas y que te de en la nariz ese olor fuerte que tienen, es la sensación más rica que he tenido en mi vida. Me gusta más el olor a tierra mojada después del aguacero que el chanel más caro. Las mujeres generalmente son tontas y se pasan la vida poniendo excusas para no tener relaciones sexuales, porque a la mayoría no les gustan y lo hacen por compromiso, para complacer al marido. Si quieres ser realmente feliz, aléjate de la ciudad. Ve al campo y compra una cabra. Descubrirás los colores reales del sexo y de la vida.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.