criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  eroticos > OtrosLa puta de mi esposa se confiesa 4

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 20 de Octubre del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 19,176 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 107 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: eroticos > Otros
  Titulo:

Hola todos. Esta es la cuarta parte de una serie de relatos reales. Y es que en una ocasión descubrí que mi novia (ahora esposa) me engañaba y acepté regresar con ella sólo con la condición de que me contara sus infidelidades detalladamente. En las ocasiones anteriores les he contado las narraciones de mi esposa de cuando me engañó por primera vez, de cuando se la cogieron por el culo, y de cuando me confesó que también se la cogía mi mejor amigo. Pues en otra ocasión salimos a comer a un restaurante y nos acomodamos en una mesa muy aislada. Después de comer pedimos un café y ahí fue cuando le pregunté: - Bueno, luego de Carlos -mi mejor amigo- ¿con quién más me engañaste? Ella suspiró profundamente, volteó a verme a los ojos y, sin más preámbulos, me respondió: - Con un amigo de mi hermana. - ¿Lo conozco? -Pregunté. - Sí. Es Mario. - Hijo de puta -espeté-. Todavía hace poco estuvimos tomando juntos en la fiesta de tu hermana. - Sí. Lo recuerdo -me dijo ella. - ¿Cómo empezó todo? - Fue en casa de mis papás. Una ocasión se habían quedado de ver él y mi hermana y no estaban mis papás, sólo yo. Lo pasé y le invité un café en lo que llegaba mi hermana. Se suponía que llegaría pronto pero al poco rato llamó a la casa y me dijo que le dijera a Mario que se iba a quedar a cubrir unas horas extra que debía en su trabajo. Se lo comuniqué a Mario, quien no dijo nada al respecto. Pero noté que mientras yo hablaba por teléfono con mi hermana, él me miraba el trasero porque yo andaba con unos shorts de lickra y una playerita de tirantes. La verdad es que eso me excitó un poco porque siempre me había gustado Mario y mi hermana ya me había dicho que yo le gustaba a él. Luego seguimos platicando y me preguntó que cómo iba mi relación contigo. Y coincidió que por esas fechas tú y yo teníamos problemas porque entre tu trabajo, la escuela y tus capacitaciones casi no nos veíamos. Se lo platiqué y me preguntó que si me sentía sola. Le dije que sí. Entonces se paró y comenzó a masajearme el cuello y me dijo que me relajara. Mientras me masajeaba me preguntó que hace cuánto que no teníamos sexo tú y yo. Y le dije que hacía como dos meses y medio. Me dijo que era un desperdicio no darle gusto a ese cuerpecito tan lindo. Y luego se atrevió a preguntarme si no lo había hecho con alguien más en ese lapso. Algo me impulsó a decirle la verdad y le confesé lo de Donovan, el vecino (que narro en las dos primeras partes de esta serie). Le dije que a falta de sexo contigo, Donovan me satisfacía. Mientras me masajeaba, me arrimaba su paquete en la espalda y noté que, al confesarle lo de Donovan, se le puso duro. Luego me pidió que cerrara los ojos. Lo hice. Y comenzó a masajearme los senos, a besarme el cuello y luego se pasó delante de mí y comenzó a besarme mientras me acariciaba la vagina, primero por encima de la lickra y luego por debajo de ella. Ya para esas alturas yo también le acariciaba su paquetote, se lo había sacado de su pantalón y se lo acariciaba piel a piel. Luego tomó mi cabeza y la dirigió hacia él. Yo lo acaricié un poco, me lo llevé a la boca y comencé a chupárselo. La verdad es que lo tenía muy lindo. Todo esto ocurrió en la sala de mis padres. Él sentado en el sillón y yo acostada de lado, de tal manera que mientras yo se la mamaba, él me acariciaba la vagina y me metía un dedo. Luego me acostó en el sillón y comenzó a besarme las piernas, subiendo poco a poco hasta llegar a mi vagina. Comenzó a chuparme muy rico durante un buen rato. Al tiempo que me chupaba en el clítoris támbién me masajeaba metiéndome un dedo. Luego me montó sobre él y me metió su verga por la vagina. El sentado en la sala, yo sentada encima de él cara a cara. Comenzó a cogerme así durante un buen rato. Ahí sentí mi primer orgasmo. Mientras, me preguntaba cosas como que si me gustaba, que si me estaba gustando más que contigo. La verdad es que le respondí que sí. Luego me puso en el sillón en la posición de a perrito y se puso atrás de mí. Me penetró poco a poco y luego fue subiendo de intensidad, más y más rápido. Me hacía gritar. Ahí tuve otro orgasmo y al poco tiempo me sacó su verga, me volteó y la puso frente a mi cara. Ahí, en mi cara se vino y luego me pidió que se la limpiara con la boca. Así lo hice y luego nos quedamos acostados durante un rato en el sillón mientras fumábamos un cigarro. Luego me preguntó que si ese día te iba ver y le dije que tal vez en la noche. Entonces me pidió que no me lavara la boca para que te besara así, luego de que se había venido en mi cara y mi boca. - ¿Y lo hiciste? -Pregunté yo muy cabreado. - La verdad, sí. - ¿Y él lo supo? - Sí. Yo se lo conté la siguiente ocasión. - ¿Cuántas veces lo volvieron a hacer? - Como cuatro o cinco. - ¿Dónde? - En su casa, en mi casa, en un hotel, en su carro. - Bueno, creo que ya fue suficiente -Dije yo. Pedí la cuenta y nos fuimos. Espero que les haya gustado este relato de mi esposa (que entonces sólo era mi novia). Esperen la siguiente entrega.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.