criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  criticas > LiteraturaLa estación de mi vida

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 09 de Mayo del 2003

Desde entonces este relato ha sido leido 1,750 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 7 votos.

Los visitantes han dejado escritos 6 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: criticas > Literatura
  Titulo:

La estación de mi vida Solo estoy bien conmigo cuando no estoy mal. Estoy mal siempre, menos cuando no estoy en mi. Cuando me pongo a "intentar escribir", o cuando una buena película consigue hacerme olvidar la realidad; no sé si entonces estoy bien -creo que en verdad no sé qué es estar bien- pero mientras no estoy en el mundo real, no estoy mal. No es mucho, pero es a todo lo que puedo aspirar. Sé que la Felicidad es una quimera, como un mundo en paz, o que se hagan realidad los sueños. Sé que todo es mentira, y lo más sano es vivir sin pensar mucho en ello. Así es como me parece que la gente intenta disimular su desgracia, y fingir ser feliz con destellos de consumismo o satisfacer sus instintos a costa de quien sea o de lo que sea. Imponer su voluntad en los demás es como la mayoría logra la Felicidad -pero solo son destellos-; pisar a los demás para subir a por una quimera que siempre está en el estante más alto. Mi realidad es subjetiva, pero no la puedo cambiar. No son los cristales de las gafas lo que le hacen a uno pesimista, ni el color de sus ojos, ni el mundo al que mira; sino el alma y el alma la tengo vacía. Si que puedo cambiar mi mundo imaginario, y lo hago cuando y como quiero, y nadie me lo puede impedir, aunque nadie me puede ayudar. Si la vida fuese una película, tendría final feliz. La película de mi vida es la siguiente: Una estación de trenes. De día o de noche, con sol o con lluvia. Yo estoy sentado esperando mi tren. La gente va y viene; pasan con lo que llevan puesto o con grandes maletas llevadas por criados. Trenes arriba y abajo. A veces alguien se sienta a mi lado y charlamos. Me pide que le cuente mis cosas, mi mundo; la mayoría habla en otro idioma, no me entienden y se van. Los menos se quedan, me sonríen y me muestran su pasaporte, con los mismos sellos de ciudades visitadas que tiene el mío. Me siento cercano y creo que anuncian, por fin, mi tren; pero no es así. Tarde o temprano, deja el banco, sube a su tren y se va; promete escribir, pero nunca lo hace, y si lo hace, es solo para decir "adiós". Yo siempre me quedo en la estación. Luego vendrá otro. En medio me obligan a cambiar de banco, porque hay que barrer y sacar el polvo. Me siento y espero. Pasan trenes que parecen ir a lugares bonitos, otros, a zonas más sórdidas. Yo agarro mis cosas, no es mucho es mi equipaje; y espero. La voz del megáfono anunciará mi tren algún día. O quizás un día me harte de la espera y me acerque al andén y salte al primer tren que venga, solo espero caer dentro, y no delante del tren. "La estación de mi vida" Leo Bennacker 1-5-03


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.