criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    yo... su princesa
    Como escapados de un ..
    Sin ti no soy nada
    Otra vez, la dulzura ..
    Celos De Verdad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  fantasia > RolLa Venganza de Noah

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 29 de Abril del 2006

Desde entonces este relato ha sido leido 1,819 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 10 votos.

Los visitantes han dejado escritos 2 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: fantasia > Rol
  Titulo:

Noah era un chaval de dieciseis años sano, fuerte y ágil. Tenía el pelo largo y oscuro, los ojos castaños, alto y con un peso de un chico de su edad. Vivía con su madre y su abuela, su padre murió cuando el apenas tenía dos años en la ya famosa batalla de Izmir, donde se enfrentaron los rebeldes con el corrompido rey que dominaba la parte Norte de todo el territorio. Noah vivía en la ciudad de Ribagorza. Aquí comienza su historia Me desperté a las ocho de la mañana, bajé rápido a desayunar, mi abuela me había preparado una tostada y un vaso de leche como siempre. Desayuné con algo de prisa, pues le prometí a Arlen que iría con el a cazar. Me despedí de mi madre y de mi abuela, cogí el arco que me regaló mi abuelo, mi espada corta por si las cosas se ponían feas y me monté en Tsartas, mi caballo blanco. Me reuní con Arlen a las afueras para dirigirnos hasta los pequeños montes que rodeaban la ciudad. Arlen tenía un año mas que yo, era alto y bastante robusto, tenía los ojos color azabache y el pelo negro y corto. Nos saludamos y nos fuimos hacía los montes. El cielo estaba nublado en la sierra, pero no parecía que fuera a llover. Terminamos al atardecer con un ciervo y un jabalí abatidos. Cabalgamos hacía el centro, pero al entrar nos quedamos de piedra. Todas las casas estaban destrozadas o ardiendo y un rastro de cadáveres asolaba la ciudad. Un escalofrío me recorrió el cuerpo y conduje a Tsartas velozmente hacía mi casa. Una cabeza humana estaba incrustada en un palo que estaba hundido en la tierra. Me derrumbé en el suelo al comprobar que era la de mi madre. Con lágrimas bañándome la cara busqué el cuerpo de mi abuela por todo la casa, por desgracia no lo encontré. Salí a la calle en estado de shock y me desmoroné en la fría tierra. Me desperté con los ojos rojos e hinchados y juré que me vengaría de quién hubiera hecho esto. Cogí un saco, comida y algo para beber, me monté en Tsartas y me dirigí hacía la herrería y pillé algunas dagas y flechas. Monté de nuevo en Tsartas, no sabía a donde dirigirme, pero ansiaba la sangre de aquellos asesinos. Al fin encontré unas huellas que se dirigían hacia el Este,- quizá hallan ido hacía el Lago Sur para dar de beber a los caballos y recuperarse- pensé, - me llevan un día de ventaja pero podré sorprenderlos mientras descansan en el Lago. Galopando día tras día llegué hacía el Lago Sur y efectivamente allí se encontraban esas ratas, lavándose las manos después de haber matado a cientos de personas. Dejé a Tsartas al lado de unos arbustos y me dirigí hacia mi primera victima, estaba de espald