criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  eroticos > OtrosLa Joven Lauri

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 23 de Octubre del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 4,887 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 21 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: eroticos > Otros
  Titulo:

Este relato y otros màs de la serie de Lauri los he publicado en otro sitio web de relatos de este tipo. Mariana entró al cuarto de su hija Lauri por enésima vez durante el día, estaba muy contenta de tener a su hija en casa por vacaciones y no dejaba de repetirse lo afortunada que era de tener una hija tan estudiosa, disciplinada y hermosa, disfrutaba con el solo hecho de estar en la recamara de su niña, aunque su hija no estuviera presente. Lauri era una chica en la flor de la edad, tenía 18 años, ojos azules, complexión delgada, estatura media y cabellera larga hasta media espalda color castaño, estudiaba en un internado de monjas solo para niñas en la ciudad de Celaya donde pasaba temporadas de 6 meses en los que solo veía a sus papás cuando estos viajaban desde Monterrey para verla solo por algunas horas un fin de semana de cada mes, ahora estaba en casa, con papá y mamá en sus vacaciones de mes y medio, Mariana estaba feliz al tener a su hija en casa. Lauri había salido a visitar a Don Juan el chofer de la familia desde hacía muchos años y por el que la niña sentía un gran aprecio, Don Juan vivía en una pequeña cabaña separada de la casona donde habitaban Lauri y sus padres. Mientras en la casona, Mariana se sentó en la cama de su hija y vio sobre la mesita de noche el diario de Lauri, “Mi diario, por Lauri” decía en la tapa, lo tomó y observó que tenía un pequeño candado para impedir que alguien que no fuera la propia autora pudiera leerlo, se dispuso a devolverlo a su lugar cuando notó que la llave estaba tirada a un lado de la cama, así que la levantó y se dispuso a abrir el diario y conocer un poco de los sueños y anhelos de una chica de 18 años. Empezó leyendo el último día registrado en el diario, era el jueves pasado y esto es lo que Mariana leyó: “El día de hoy por la mañana fui a visitar a Juan, estuvo muy feliz de verme después de tanto tiempo, estuvimos hablando de cómo son las cosas en el internado y me dijo que estaba muy orgulloso de saber que yo estaba en el cuadro de honor, me dijo que desde la muerte de su esposa se sentía muy solo y eso me puso triste, le dije que si yo podía hacer algo para mejorar esa situación con gusto lo haría, él me dijo que había algo que yo podía hacer y me dijo que lo acompañara a la pequeña cocina de la cabaña. Una vez en la cocina me dijo que me sentara en un banquito, me preguntó si realmente quería hacerlo feliz y le contesté te lo prometo, me dijo que lo que realmente necesitaba en ese momento era un buen masaje en su herramienta de hacer niños, de inicio no supe que quería decir con eso, pero cuando lo vi bajarse el zipper del pantalón entendí a que se refería, al ver el tamaño de su herramienta quise salir corriendo pero había hecho una promesa y la iba a cumplir, con voz suave me dijo ’frótalo’, antes de hacerlo miré fijamente esa enorme y oscura herramienta, la tomé con mis manos y la sentí ardiente y palpitante como si tuviera vida propia, empecé a frotarla de arriba abajo y vi su cabeza en forma de bulbo crecer y crecer, no podía creer el tamaño de aquello, con mis dos manos no lograba cubrir todo el tamaño del mango de su herramienta , mis manos blancas se movían con dificultad sobre esa oscura y durísima barra, ‘humedécela un poco’ me dijo Juan, tomé aire, abrí la boca y me metí todo lo que pude en la boca, solo entró la redonda cabeza, tenía un sabor amargo, empecé a salivar, y pronto mi saliva estaba escurriendo por la comisura de mis labios y por toda la extensión del tronco y entre mis dedos. Juan puso sus manos en mi nuca y empezó a tratar de meter más y más su herramienta en mi boca, yo sentía que me faltaba el aire, la cabeza bulbosa me tocaba ya la garganta, aún así mas de la mitad del tronco seguía fuera, no había modo de recibirla toda dentro, cada vez que la sentía en el fondo sentía ganas de vomitar, lagrimas escurrían de mis ojos, por fin Juan me la sacó de la boca, tome aire, me dolía la quijada, dejé la boca abierta y vi como un grueso hilo blanco de saliva unía mis labios con la punta de la lanza que momentos antes me taladraba la garganta, levanté la vista, miré a Juan que se veía como transformado y le sonreí. ‘Masaje’ fue todo lo que dijo Juan, volví a mover mis manos arriba y abajo, cada vez más rápido por toda la extensión del tronco, sentia en mis manos sus venas, sus músculos y su palpitar, puse mi boca sobre la cabeza inflamada y caliente y comencé a chuparla como si de un monstruoso chupachups se tratara, después de unos momentos noté que Juan se ponía tenso y emitía un prolongado gemido, al mismo tiempo aquel chupachups chorreó un liquido ardiente que me llegó hasta el fondo de la boca, chorro a chorro mi boca se fue llenando hasta que ya no cupo nada más de aquella leche caliente y mi propia saliva, los líquidos se me escurrieron por la quijada y resbalaron por mi cuello hasta debajo de mi blusa, Juan retiró aquél caramelo de mi boca, lo miré y vi una expresión de felicidad en su rostro, me miró y dijo ‘gracias’, me sentí feliz por Juan, tragué aquella ración de leche y saliva, me sorprendí al darme cuenta de que disfrutaba del sabor de aquella combinación, de ahora en adelante Juan y yo tendremos más cosas que compartir, el domingo por la mañana lo visitaré de nuevo para hacerle compañía. ” Mariana no podía creer lo que acaba de leer, no sabía que era lo que debía hacer a continuación, ¿Reprender a Lauri? ¿Despedir a Juan? ¿Decirle lo que sabía a su esposo? Se llevó las manos a la cabeza, se sentía mareada, súbitamente fue conciente de una humedad que le invadía la entrepierna, se toco con las manos, sus bragas estaban totalmente mojadas, se dio cuenta de que estaba muy caliente, más de lo que lo había estado en mucho tiempo, entonces supo lo que haría, visitaría a Don Juan y hablaría muy seriamente con él, se ofrecería a ayudarlo a luchar contra esa soledad que sentía en el momento en que Don Juan se lo solicitara. Continuará...


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.