criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Suicidio Concertado
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  ficcion > Ciencia FicciónLOS RECUERDOS DE NAYAN

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 20 de Noviembre del 2006

Desde entonces este relato ha sido leido 1,450 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 18 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: ficcion > Ciencia Ficción
  Titulo:

... "Para que me recuerdes"... Capitulo 1º MUY CERCA DEL FINAL ... Belén, está desvelada ésta noche. El insoportable calor que ha traído consigo éste año el mes de septiembre, no la permite dormir. Permanece desnuda, recostada en su cama. Fumando un cigarrillo, parcialmente humedecido, por el sudor que prácticamente empapa todo su cuerpo. Con la mirada perdida en la limitada vista que, desde la ubicación de su lecho, le ofrece la ventana de su pequeño dormitorio: Un minúsculo trocito de cielo enmarcado entre dos enormes edificios descoloridos, habilitados actualmente para oficinas, a los que separa un estrecho y oscuro callejón destartalado, repleto de envoltorios vacíos, cartones desperdigados, muebles rotos, colchones mugrientos, electrodomésticos viejos y malolientes contenedores de basura. ... Mientras observa su apreciada parcelita de cielo, piensa en que ya casi no recuerda cuando fue la última noche que alcanzó a divisar la luna desde su ventana. Solo algunas diminutas estrellas, son levemente visibles ocasionalmente, siempre eclipsadas por el rítmico parpadeo de los neones y por todas las demás incontables luces de la ciudad. Pero Belén, se consuela pensando que al menos, aunque sea, dispone de un pedacito de cielo, para ver pasar las nubes arrastradas por el viento, que parece jugar a moldearlas, dándoles formas familiares, para que aparenten ser lo que no son cuando se deja volar un poquito la imaginación... ... Eran casi las cuatro de la madrugada. Los sonidos de la calle, se fundían sutilmente en un monótono pero agradable susurro, cuando de pronto, Belén fue sobresaltada por un gran resplandor, desconcertante y cegador, que iluminó, momentánea y sorprendentemente, aquel pedacito de cielo. Simultáneamente, escuchó un fortísimo golpe seco y metálico, proveniente del oscuro y sucio callejón: Aparentemente, el cielo había escupido algo allí mismo, en la calle, frente a su vivienda. Se incorporó rápidamente y tras cubrirse el pecho con una camiseta, se acercó hasta la ventana, asomándose justo a tiempo, para presenciar a varios gatos que huían, torpe y apresuradamente, del presunto lugar del impacto, para acabar escondiéndose bajo los coches más próximos, estacionados a la salida del callejón. ... Algo, aún humeante, brillaba en el suelo. Emitiendo destellos luminosos multicolor, que se reflejaban en algunos de los electrodomésticos viejos apilados junto a uno de los contenedores de basura. Belén, entonces, recorrió detenidamente con su mirada toda la calle hasta donde alcanzaba su vista, incluyendo los ventanales, los balcones y terrazas de los edificios colindantes de su vecindario: Evidentemente, a parte de los felinos, nadie más había sido testigo de lo ocurrido. Reconsideró vestirse y bajar a la calle para investigar aquel misterioso objeto, pero antes de decidirse, el humo se disipó y los destellos cesaron, con lo cual se apagó considerablemente su interés. ... Comenzaba a refrescar un poco y, además, ya la vencía el sueño, de modo que, finalmente, se acurrucó en la cama y, casi instantáneamente, se quedó profundamente dormida. Pero el subconsciente de Belén, juguetonamente, la llevó a soñar con lo acontecido y, como al despertar estaba bastante aturdida, en sus recuerdos, sus sueños se confundieron con la realidad: De tal modo, que después de levantarse y lavarse la cara, al asomarse a la ventana y no observar nada anormal en el callejón, perfectamente iluminado ahora por el radiante sol del medio día, dedujo que muy probablemente, todo había sido, simplemente, fruto de su imaginación y como consecuencia del insoportable calor. ... Aún así, horas más tarde, tras acabar con sus labores domésticas, Belén, no pudo soportar por más tiempo la tentación, e incitada por una curiosidad irresistiblemente morbosa y progresivamente auto-generada, aprovechó el pretexto de sacar la poca basura que encontró en su casa, para echar un vistazo en el callejón. Muy pronto, acabó rebuscando entre todos los trastos allí apilados y, a los pocos minutos, halló un pequeño recipiente, aparentemente metálico, con una preciosa inscripción grabada en su parte superior, en la que se podía leer claramente: "NAYAN"... Capitulo 2º MUY CERCA DEL PRINCIPIO ... Una semana antes de que Belén hiciera su hallazgo en el callejón, a miles de kilómetros de allí, un buque comercial, accede a transportar a un misterioso pasajero, tras abonar a su capitán una sustanciosa suma de dinero. Su único equipaje, se limita tan solo a un pequeño maletín, que lleva esposado a su muñeca izquierda, y del cual no se separaría durante toda la travesía. Su nombre es Samuel. Unas pocas horas después de desembarcar del carguero, aparecería muerto en aquel mismo muelle. Unos estibadores lo descubrieron flotando en el mar, cerca de la proa de un remolcador, que realizaba las maniobras de atraque. Había sido asesinado. ... No muy lejos del puerto, en el interior de la habitación de un modesto hotel de dos estrellas, un par de individuos discuten violentamente, aparentemente, por el contenido de un maletín, que se encuentra junto a ellos, descansando sobre una de las dos camas del dormitorio. Pero sus diferencias no se prolongarían por mucho más tiempo. Al día siguiente, aparecerían flotando también en las grasientas aguas del muelle. El conflictivo maletín de Samuel, había cambiado nuevamente de mano. ... Geraldine, es azafata de vuelo. Generalmente, no suele entablar conversación con los pasajeros, ni llega nunca ha darles ningún tipo de confianza, por muy atractivos que le parezcan. Y mucho menos, relacionarse con ellos después de aterrizar. Pero ésta noche, irónicamente, ha terminado compartiendo la cama de su apartamento con Raúl: Un joven muy apuesto y simpático, con el que ha congeniado sorprendentemente bien y que, curiosamente, transporta un maletín idéntico al de Samuel, y del cual, tampoco se ha separado ni un solo segundo. Pero después de haber estado los dos de ruta por varios locales nocturnos, bebiendo bastante alcohol y consumiendo algunas drogas de diseño, decidió que le molestaba encima de la cama para revolcarse apasionadamente con ella, así que se dispuso a abrir la cerradura de las esposas que lo encadenaban a su tan misteriosa posesión, para poder desnudarse... ... Fue entonces, cuando la joven azafata, le preguntó a Raúl que era lo que portaba dentro de su maletín. Por la brusca reacción de él, ella dedujo instantáneamente que esa noche ya no habría sexo. En principio, Raúl estuvo casi a punto de levantarse y vestirse para marcharse, pero estaba algo embriagado y, realmente, se sentía maravillosamente a gusto con Geraldine, así que finalmente, opto por confiar en ella y sincerarse: Le explicó, que él también desconocía lo que albergaba dentro, ya que únicamente había sido contratado para transportar de incógnito el maletín hasta España, donde debería entregarlo a su cliente al llegar. Ambos, se miraron en silencio durante algunos segundos, antes de acabar clavando sus ojos curiosamente en el intrigante maletín. Supongo, que lo más probable en ese instante, es que sus mentes llegaran conjuntamente a la misma conclusión: ¡Debían abrirlo!... ... Tras forzar la cerradura y abrir el maletín, solo hallaron algunos documentos y, junto a ellos, un diminuto recipiente, del tamaño de una caja de cerillas, con una pequeña inscripción grabada en su superficie, la cual leyeron los dos a coro: "NAYAN"... ... Los documentos que acompañaban a la misteriosa cajita, desvelaban, que dicho receptáculo, albergaba en su interior los recuerdos de todo el universo y la historia completa de la humanidad: Inexplicablemente, absorbida por aquel objeto, que se alimentaba, compulsiva e insaciablemente, desde el principio de los tiempos, de todo cuanto acontecía a su alrededor, mostrándolo luego, milagrosamente, al que fuera su actual propietario, al cual trasladaba dicha visión en milésimas de segundo. En un instante, Geraldine y Raúl, habían visto y sentido, lo que, única y exclusivamente, solo un Dios podría conocer: "El conocimiento absoluto"... ... Ahora sabían que aquel hombre que lo había contratado para hacer el traslado, era el asesino de Samuel y, también, él de los otros dos individuos, a los cuales contrató previamente para realizar el transporte, pero los sorprendió en el hotel intentando abrir el maletín. Si ahora se lo entregaba, él no tardaría en descubrir que lo habían abierto e iría a por ellos sin ninguna dificultad, ya que gracias al poder del mágico artefacto, siempre sabría donde localizarlos. Estaba clarísimo: Raúl, bajo ningún concepto, podía ya completar el encargo. ... Al día siguiente, Geraldine, logró poner en contacto a Raúl con un viejo amigo del aeropuerto: Un piloto comercial, que esa misma noche, en una avioneta privada los trasladaría fuera del país. Serían aproximadamente las cuatro de la madrugada, cuando sospechosamente, el aparato explosionó durante el vuelo, tan solo unos pocos minutos después de despegar, desintegrándose casi por completo. Y el insólito contenido del maletín, humeante e incandescente, salió despedido. Sobrevolaban la periferia de la ciudad: Exactamente, el trocito de cielo de Belén. Por eso, inevitablemente, ahora mismo, ella sabrá hasta lo que tú piensas: ¡Su parcelita de cielo, le ha mostrado el universo!... Fin


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.