criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Suicidio Concertado
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  ficcion > Ciencia FicciónLA PUERTA AMBIGUA

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 20 de Noviembre del 2006

Desde entonces este relato ha sido leido 1,534 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 16 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: ficcion > Ciencia Ficción
  Titulo:

... A mi nueva sobrinita Andrea y a su encantadora madre Margarita... Capitulo 1º EXTRAÑAS DESAPARICIONES ... Adela, vive en un pequeño pueblo de montaña. Es aficionada a restaurar muebles viejos y propietaria de un modesto establecimiento dedicado a la compra-venta de antigüedades, en cuya planta alta tiene la vivienda. En los últimos años, su localidad se ha visto invadida por el asentamiento masivo de innumerables nuevas familias, económicamente sobradas, que huyendo de los inconvenientes de la estresante ciudad, han optado por establecerse allí, comprando y restaurando las fincas y mansiones centenarias de los alrededores. Algo que a beneficiado considerablemente al negocio de Adela, puesto que sus nuevos vecinos, son grandes amantes de las reliquias que ella vende en su tienda. ... Pero desafortunadamente, Adela ha enviudado recientemente y su único hijo, Alejo, ha abandonado temporalmente su apartamento de la ciudad, para estar junto a su madre en estos momentos e intentar convencerla, para que venda su viejo negocio y acceda a vivir con él en la urbe: Le preocupa que esté allí tan sola, rodeada de tantos trastos viejos e incontables recuerdos del pasado. Aunque no se lo confiese a su hijo, realmente, Adela echa muchísimo de menos a su difunto marido. Pero, para no preocupar a Alejo y tranquilizarlo, le dice, que está estupendamente bien, ya que ha cosechado muchísimas amistades repartidas por toda la comarca. Y por supuesto, para hacerle compañía constantemente, tiene a su adorado perro Sansón, un enorme mastín atigrado, al cual recogió de la carretera hace casi ocho años, tras encontrarlo abandonado vagabundeando por las cercanías del pueblo, y con el que disfruta dando largos paseos por el campo. Por nada del mundo se desharía de su querido animalito después de tantos años y, lógicamente, tampoco podría meterlo en el estrecho apartamento de su hijo. ... Hoy, durante su habitual paseo de la tarde con Sansón, Adela, observó con tristeza la demolición de una de sus casas favoritas del pueblo: Una preciosa mansión victoriana, indudable joya arquitectónica, sobre la cual, inevitablemente, edificarán media docena de antiestéticos chales adosados unifamiliares. Cuando Adela estaba a punto ya de alejarse para continuar con su recorrido, divisó algo que le llamó considerablemente la atención. Entre los escombros que algunos operarios apilaban, para ser introducidos posteriormente en un camión, pudo entrever una magnífica puerta de roble laboriosamente tallada. Se acercó y le preguntó a los trabajadores cual sería el destino de todo aquello, a lo cual, la respondieron que todo era basura y que luego la trasladarían hasta el vertedero más próximo. Entonces, les suplicó amablemente, que por favor, le permitieran apartar dicha puerta para más tarde ir a buscarla con algún vehículo: Media hora después, pasó a recogerla acompañada de Alejo, que no dejó de quejarse durante todo el camino, por tener que meter aquella basura en su flamante todo terreno. ... Aparentemente, se trataba de una puerta de más de un centenar de años, con su marco íntegro de hierro forjado, las bisagras en perfecto estado y un picaporte sin cerradura, con la empuñadura labrada en bronce y algunos símbolos de marquetería en plata, imitando diminutas llaves. En su frontal de madera, había tallada otra puerta idéntica, que a su vez, representaba lo mismo: Dentro de cada puerta había tallada otra más, hasta llegar a contarse una docena de ellas. Y cada una, con sus correspondientes bisagras y picaportes de bronce a escala, encuadrando a otra menor, y así sucesivamente. Alejo, ayudó a colocar el polvoriento hallazgo de su madre en un rincón de la trastienda del negocio, dejándola apoyada en la pared, tras lo cual, subió a la planta alta para darse una ducha. Adela, se quedó examinándola con detenimiento y quitándole el polvo con un trapo. Sansón, permanecía acostado en el suelo junto a su dueña. Una hora más tarde, cuando Alejo bajó preocupado, por qué aún no habían subido a cenar, su madre y el perro habían desaparecido sin dejar rastro alguno. Nunca más se supo nada de Adela, ni de su enorme e inseparable perro Sansón. Algunos meses después, Alejo vendería la propiedad de su madre y sacaría a subasta todos los artículos de la tienda. Capitulo 2º DESCUBRIMIENTOS INSÓLITOS ... Robert, es un renombrado escritor británico de novelas de suspense, que ha trasladado recientemente su residencia a Las Islas Canarias. Está actualmente en trámites de divorcio y dentro de dos meses, se cumplirá el primer aniversario de la muerte de su único hijo: Micky. Tenía cinco años, cuando supuestamente se ahogó junto a su inseparable perrita Lucy, al romperse el hielo del lago en el que jugaban. Aunque nunca se hallaron los cuerpos, ni del niño, ni de su perra. Ese día funesto, su madre lo había llevado a patinar al lago, a pesar de la recomendación de su marido de que no lo hiciera, puesto que era peligroso por ser época de deshielo. Robert, cree que jamás podrá perdonárselo a su esposa y desde entonces viven separados. Él, adoraba sobrehumanamente a su hijo Micky, y aún, no ha superado su dolorosa pérdida. ... Él atormentado escritor, ha establecido su residencia en una preciosa y alejada cabaña rústica de madera, la cual está decorando exquisitamente por muy poco dinero, gracias a las oportunidades que encuentra en el rastro de antigüedades del pueblo, el cual visita semanalmente. Hoy, uno de los vendedores, le ha informado de que un cuñado suyo se está deshaciendo de un gran lote de trastos viejos, puesto que le estorban en el garaje desde hace bastante tiempo y ahora mismo necesita urgentemente ese espacio, para poder meter el coche nuevo que le ha regalado a su joven y linda esposa. Tras apuntar la dirección en el reverso de su cajetilla de tabaco, se despidió del vendedor y se dirigió allí, atraído por una creciente curiosidad y llevado por su astucia oportunista. Convencido, de que iba de camino ha lograr hacer un buen negocio, aprovechando la situación desesperada del propietario del garaje. Entre los artículos que finalmente compró por una ridícula cantidad de dinero, se encontraba la misteriosa puerta de roble tallado que Adela había rescatado con la ayuda de su hijo, y salvado de un inminente destierro en el vertedero. ... Aquella misma noche, tras desembalar todas sus nuevas adquisiciones, colocó la puerta a modo decorativo, sujeta a la única pared de piedra de que disponía su cabaña, en el salón-comedor, a un metro escaso de la chimenea. Y se sentó frente a ella, observándola con curiosidad, mientras pensaba en el pequeño Micky. Así pasó varias horas, fumando, bebiendo vodka y llorando, hasta acabar vencido por el sueño y por el alcohol, quedándose dormido sobre la mesa, hasta las cinco de la madrugada, hora en la que un ruido, sospechosamente inquietante, lo despertó sobresaltándolo: Escuchó, a un perro aullando detrás de aquella misteriosa puerta. Inicialmente, pensó que solo lo había soñado, ó que provenía del exterior de la cabaña, pero al instante, sintió un fuerte escalofrío, al comprobar, que evidentemente, había un animal al otro lado de aquella puerta, arañándola nerviosamente con sus patas, hasta el punto de hacerla vibrar. Una mezcla de terror y curiosidad, colapsó su sistema nervioso, de tal modo, que todo su cuerpo comenzó a convulsionarse envuelto en un sudor frío de pavor. Después de unos segundos, reaccionó y extendió su mano temblorosamente, hasta el mayor de los pomos de la puerta, abriéndola de sopetón: Lógicamente, tras ella, solo encontró la pared de piedra, pero aún así, al cerrarla, inexplicablemente, algún perro seguía llorando y arañando la madera con insistencia desesperada. ... Entonces, Robert, comenzó a comprobar, una tras otra, todas las doce puertas integradas, mientras, aumentaba progresivamente la tensión del perro, hasta que abrió la menor central, que a modo de pequeño postigo, le mostró la gigantesca cabeza de un enorme mastín atigrado. Del susto, al apartarse precipitadamente, tropezó con la silla y con la mesa, haciendo caer al suelo la botella ya prácticamente vacía de vodka, que se rompió, y cuyo poco contenido, salpicó la chimenea, produciendo un leve fogonazo al contacto con las llamas. En su desesperado intento por mantener el equilibrio y no caer al suelo, alfombrado ahora parcialmente de cristales, se agarró al pomo mayor de la puerta, que se abrió al instante, mostrando inexplicablemente en ésta ocasión, una pared de hielo, de la que Sansón, sacaba el cuerpo inmóvil de un niño, arrastrándolo hasta los pies de Robert, que permanecía pálido y completamente paralizado frente a la puerta: Insólitamente, se trataba de Micky. El perro, pasó la lengua por la cara del niño y, posteriormente, volvió a desaparecer entre el hielo, tras lo cual, la puerta se cerró. El pequeño, abrió los ojos lentamente y miró a su padre, que ahora se arrodillaba llorando sobrecogidamente junto a su amado hijo. Entonces, Micky, esbozando una tierna sonrisa, suave y entrecortadamente, exclamó: ¡Hola Papá, Lucy no quiso venir, pero me trajo su nuevo novio!... Fin


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.