criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  fantasia > EpicaIra di Madonna (3ra parte)

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 14 de Febrero del 2007

Desde entonces este relato ha sido leido 1,657 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 8 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: fantasia > Epica
  Titulo:

...Y Liz dejó caer su cabeza contra su nube cabezera que le acompaña en cada noche con sueños épicosy pesadillas medievales, sumada en su dormir, la oscuridad rondaba a su alrededor y un destello de próspera luz iluminó su angelicál rostro y en el valle más bello se vio pisar; flores de mil colores, n cielo tan azul que ni una nube se veía pasar a excepción de las aves cantoras, árboles gigantéscos con frutos tan provocativos que provocaban brotar se sus ojos un rio de lágrimas por tal belleza. y su nombre escuchó como una trompeta " Liz, amada mía ven ante mis brazos y dejame explorar tus barrocos suspiros de donde salen tus voces" Liz se acercaba y por cada paso un respiro y un latido se hacía más candete que no podía aguantar, al llegar a su pecho provó los labios de Apolo, era como sí ella estuviese provando una exquisita miel que se derramara por el panal de abejas y cada estallido le eran idénticos a un fuego artificial explotando por los cielos. El cuerpo de la hermosa Virgen sonreía por tal sueño, tanto que le eran algo real, sin querer, ella se levanto como sí una precencia fantasmagórica le estuviera forzando con hipnicis. Liz caminaba con su pijama blanca y tde tela tan suave, delgada y delicada que el viento se intimidadba y se quedaba quieto para admiarale caminar.Por el pasillo riendo y gimiendo con blasfemias divinas, bajaba las escaleras sin mayor problema, sus pies pequeños pisaba cada escalón como sí andara entre nubes de algodón y espiando a su amor ensoñado, miesras su realidad parecia la muerte en forma de belleza, en sus sueños, Liz no dejaba de besar y acariciar los pechos y mejillas del vampiro tan inocente y sentimental que jamás haya visto. él la desvestía con salvajísmo y la recostó spbre un campo de pasto largo y flores silvestres, Liz lloraba de la dicha, creía estar libre del martirio oscuro y macabro del vampirísmo sanginario semi elegante. Y la dama virgen sintió un bulto y una llamarada entre su cuerpo pélvico, su monte de venus palpitaba por sentir cada minuto esa fuerza que le hacía daño, pero sin querer, sus labios menores querían encerrar esa vulva cóncaba para saciar su satisfacción, el cuerpo de Apólo vibrava con el de Liz eran uno solo y veían estrellas, millones de ellas cruzar, sonriéndoles. El cuerpo de la virgen de carne llegó hasta un campo de lápidas y un monumento en forma de ángel se acercó y abrazó como sí ese fuera su secreto líbido, gemia y hacía el amor rozaba su cuerpo tan tibio contra el ángel fribolo, sus manos rodeaban la cara del celestiál monumento, comenzó a llover gota por gota hasta un aguacero, el ángel hecho en piedra empezó a llorar; viendo como una mujer tan virgen y hermosas perdia su virginidad, no en carne propia sino en sueños y así se quedó, gimiendo y riendo, al mismo tiempo llorando lágrimas de sangre por tanta dicha que sentía........ contuará.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.