criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  terror > Asesinos en serieGris es todo lo que hay

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 19 de Marzo del 2009

Desde entonces este relato ha sido leido 2,318 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 33 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: terror > Asesinos en serie
  Titulo:

Hace mucho tiempo atrás en un lugar cerca a Kensal. Iba a ser colgado un antropófago asesino de prostitutas. Pero todo condenado tenía derecho a un último deseo. El juez militar quien hace tres días se le había escapado una hija muy joven fue al palacio acompañado por cuatro hombres bien fuerte armados. Fue a visitar al caníbal para cumplirle su deseo. El caníbal, enterado de que en la celda de al frente había un condenado a muerte por ahogar a treinta vírgenes del pueblo, le pidió al juez que le diese ese hombre para que se lo comiese. El juez no accedió a esa petición por concederla aberrante. El asesino le dijo entonces que en su casa cerca a un cedro tenia enterrada a su hija. El juez enfurecido ingreso a la celda a golpear con una barreta de hierro al asesino. Piedad dijo el caníbal. Yo no asesine ni devore a tu hija porque era una virgen. Yo la encontré en la orilla del río. Fue él quien la asesinó. Dijo el caníbal refiriéndose al condenado del frente. De aquella celda se le oía al condenado asesino de vírgenes reír eufóricamente. Si yo lo hice, yo lo hice. Esa noche llovía y ella estaba perdida en el bosque. Recuerdo sus enormes y hermosos ojos y la gargantilla de oro que colgaba de su cuello. El asesino de vírgenes saco de su bolsillo la gargantilla. Maldito demonio, cómo pudiste. Le dijo el juez al condenado a muerte. También me quedé con estos dos tesoros que aún siguen brillando. El asesino de vírgenes rozaba en su rostro los ojos arrancados de la hija del juez. Yo te mataré con mis propias manos asesino -dijo con ira el juez. No juez, démelo a mí. Ese es mi deseo y exijo que me lo concedan - reclamaba el caníbal. No hay peor castigo que ser devorado vivo - dijo el juez. Ordeno a sus hombres que pusieran al asesino de vírgenes en la celda del caníbal. Quiero ver cómo su carne es desprendida mientras grita de intenso dolor - replicó el juez. El antropófago lo esperaba con ansias. Y apenas el asesino de vírgenes fue puesto en la celda, el caníbal le dio un mordisco en la mejilla arrancándole un pedazo, la sangre escurría hacia el suelo. La presa del dolor y encerrado con la bestia vanamente trataba de huir. Ensangrentado golpeaba los barrotes y suplicaba que lo dejaran salir. El juez y sus hombres aterrados abandonaron el lugar. Hambriento y frió el caníbal abrió la boca e incrustó sus dientes en el cuello del asesino de vírgenes. Fue tal la brutalidad que el antropófago despedazó el cuerpo para tranquilamente comérselo, pedazo por pedazo, empezando por la decapitada cabeza.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.