criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  humor > FabulasGUARDIÀN MILENARIO

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 10 de Octubre del 2003

Desde entonces este relato ha sido leido 1,563 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 12 votos.

Los visitantes han dejado escritos 2 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: humor > Fabulas
  Titulo:

Camino tupido de verde monte, arbustos pequeños que dificultaban el caminar, silbido de aves que alegraban el sendero, mochilas pesadas que apuraban el cansancio, nubes livianas nos regalaban su sombra y nosotros seguíamos paso a paso, hacia el otro lado de la fila, mas de prisa que ya llegamos, comenzaba a sentirse una suave ventisca, la alegría se apoderó de algunos que no presentían las consecuencias de los fuertes vientos que soplan por esa zona de la cordillera. Siete de la noche, acampemos acá no mas, de poco valía el ánimo del guía, sabíamos todos que eso de la proximidad era una burda mentira. Tres carpas nos cobijaron aquella noche, estábamos distribuidos dos en cada una, el viento soplaba con mucha fuerza, el frío era soportable pero no así la idea de perder las carpas y quedar expuestos a esas ráfagas de aire. _Es el aliento del Jamichok, así se pone cuando está molesto, que le habrán hecho ahora a la montaña sagrada para que esté así. _¿qué dices?, explícate eso de la montaña sagrada, me interesan las leyendas. _No es una leyenda, es la verdad de la roca, la perduración del interior de la madre tierra en esta montaña. _A sí claro, como tú digas, pero cuenta pues. _ El inca Wiracocha vio que el oro de este sitio era bueno, le pidió permiso a la montaña para sacarlo y llevarlo al Cuzco, pero recibió como respuesta: Llévate todo lo que encuentres en la superficie pero no se te ocurra desenterrar nada. Hizo el inca como se le dijo, y dicen que fue llevando para el Cuzco mil llamas cargadas de oro. Muchos años después, cuando llegaron los castellanos y tuvieron noticia del oro que de aquí se hubo llevado al Cuzco, vinieron a cavar la montaña. Al principio, cuando estaban a poca profundidad sopló un viento suave, después, cuando vieron que en todos los huecos se veían enormes rocas de oro, vino un viento inimaginable, tan fuerte que se llevó a todos, indios y castellanos, hasta las montañas de enfrente, y allí murieron estrellados, solo se les encontró como bultos de sangre, bultos rojos sin forma. Fueron los indios de los pueblos vecinos los que cerraron los huecos y vieron las enormes piedras de oro, a esos indios nada les pasó, pues fueron respetuosos de la orden que diera la sagrada montaña al inca hace muchos años. Muchos años después una empresa minera de los Estados Unidos hizo estudios para ver la veracidad de las famosas enormes rocas de oro; cuando acamparon acá y realizaron unas excavaciones pequeñas, les ocurrió lo mismo que a los españoles de siglos atrás. Pensando que era una simple coincidencia, la empresa envió maquinarias de excavación, al comienzo la montaña se portó bien con los campamentos de trabajadores, cuando las máquinas comenzaron a trabajar, ante la presencia de todos los trabajadores de campamento, vino un fuerte estruendo que terminó tragándose las máquinas como si fueran bocados de comida. El ingeniero ordenó volar el cerro con dinamita dentro de dos días, cuando llegó el día indicado, un viento fuerte, bien fuerte, botó todos los explosivos a la montaña de enfrente, a eso se debe las huellas que has visto allí en la tarde . Tres años mas tarde vinieron los alemanes a realizar estudios por esta zona, alrededor de la montaña, los fuertes vientos de la primera noche los hicieron desistir de sus proyectos, amanecieron arrastrados a trescientos metros de donde acamparon, envueltos en sus carpas y tan aterrorizados que fue necesario curarles del susto. Desde allí cada vez que alguien viene con pretensiones usureras, el Jamichok lo espanta con la fuerza de su aliento. _Las ráfagas de viento fueron calmándose, quizá el Jamichok solo quería advertir a mi mente ilusionada con encontrar el tesoro escondido por los incas, claro que ahora sé que los que lo guardaron fueron los apus , la mamapacha, y el testimonio que de labio a oído ha ido perdurando por más de quinientos años en los andes del Perú.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.