criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Suicidio Concertado
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  fantasia > RolEteryum - Final

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 09 de Marzo del 2006

Desde entonces este relato ha sido leido 1,451 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 8 votos.

Los visitantes han dejado escritos 1 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: fantasia > Rol
  Titulo:

Capítulo 21: La batalla final. Cuando amaneció, ya tenían el pequeño campamento montado en otra cueva que consideraron segura. Estaban seguros de que Krytion ya sabía que estaban aquí, pues él les había tendido la trampa sin lugar a dudas. Pero no tenían otra opción que seguir adelante. Serena y Dairon se fueron a descansar al mar y los demás se metieron en sus respectivas tiendas. Silvana escuchó un ligero rasgueo en la puerta de su tienda, y cuando la abrió se encontró cara a cara con Ferethor. Él no dijo nada, simplemente la besó en los labios y la tumbó en la cama. “Quizás esta sea nuestra última oportunidad.” pensaron los dos. Cuando se despertaron, ya estaba anocheciendo. Despertaron a los demás y esperaron a Serena y Dairon mientras comían algo. Cuando llegaron a los conductos subterráneos del castillo, Serena les dio unas indicaciones, luego se despidió junto a Dairon y desaparecieron en el mar. La tensión era enorme, nadie hablaba. Cuando llevaban un rato caminando por los túneles, una horda de orcos, los rodeó y los guiaron hasta el castillo con sus lanzas y espadas. Caminaron por los lujosos pero siniestros pasillos del castillo hasta llegas ante una enorme puerta de madera oscura. Cuando entraron se dieron cuenta de que la amplia habitación era el salón del trono. Y en el trono estaba... Krytion. Era la primera vez que veía a su padre, pero no se sentía muy emocionada si no muy enfadada (como es lógico). Se asombró por el parecido entre él y su hermano Efestion. Eran idénticos, salvo que Krytion tenía una expresión mucho más cruel. Mientras que uno inspiraba tranquilidad, el otro sólo inspiraba terror e ira. Cuando lo miraba, no pensaba en su padre, sino en un monstruo. Se sintió (entre otras muchas cosas) desdichada por ser hija de alguien como él. Quería acabar cuanto antes, pero a la vez estaba paralizada. ¿Miedo? ¿Ira? Supongo que una mezcla de las dos. “Dejarnos solos”- dijo a los orcos, que obedecieron al instante- “Bienvenidos a mi humilde morada”- dijo con una sonrisa burlona y con un movimiento de mano y un susurro invocó unas cadenas que encadenaron a los cinco compañeros a la pared. Krytion se levantó y se acercó cruzando la sala tranquilamente. “Por fin conozco a mi única hija mía”- dijo plantándose enfrente de Silvana.- “Me sorprende que hayas llegado hasta aquí. Se nota que eres hija mía. Eres tan hermosa como tu madre, ¿sabes?” Si las miradas matasen, Silvana lo habría tenido muy fácil para acabar con él. Pero no tenía esa suerte. Krytion le dio la espalda y se situó en medio de la sala. Al volverse de nuevo, movió otra vez la mano y las cadenas de Silvana desaparecieron. “Creo que te mereces el honor de que te elimine yo mismo.” Dicho esto, Krytion invocó la espada que estaba apoyada en su trono y Silvana agarró sus Dark Roses. Con un grito lleno de ira, Silvana se lanzó contra su padre, pero no llegó ni a dar dos pasos cuando una oscuridad la rodeó y la hizo caer de rodillas debilitada. Silvana miró a los ojos a su agresor y lo lanzó por los aires con un golpe psíquico. Corrió hacia él y, después de esquivar una estocada, saltó y le acertó una patada en la cabeza. Con una agilidad formidable, atacó con sus armas, pero Krytion esquivó los ataques con su espada. Durante un rato sólo se oía el choque entre metales. Un puñetazo de Krytion mandó a Silvana contra una de las paredes, pero antes de golpearse con ella lanzó un rayo invocado que dio de lleno a Krytion. Los dos estaban de rodillas mirándose con rabia. “Eres mejor de lo que pensaba, pero no te servirá de nada.” dijo Krytion. Y volvieron a entrechocar sus armas. Ferethor sufría cada vez más, no podía soportar el no poder ayudarla. Al igual que sus compañeros, intentaba desesperadamente romper sus cadenas. Krytion consiguió atravesar con su espada el hombro de Silvana, que soltó un grito de dolor. Cuando iba a asestar el golpe final atravesándole el corazón, Ferethor empujó a Silvana y recibió por ella el golpe. Krytion retrocedió sorprendido. “¿Cómo ha roto las cadenas?” Silvana gritó de dolor al ver a Ferethor y fue hasta él arrastras intentó curarle, pero ya era demasiado tarde. Con un grito desgarrador, Silvana lloró desconsoladamente abrazando el cuerpo de Ferethor sin importarle nada. “Muerto por amor, que tierno, ¿verdad? Pero eso no servirá de nada. Solo ha retrasado lo inevitable.” Krytion se lanzó listo para acabar de una vez con Silvana, pero una fuerza psíquica increíblemente fuerte, lo mandó a un lado de la sala como si fuera un muñeco de trapo. Silvana se levantó, ya no lloraba. Sus ojos brillaban de rabia y estaba rodeada de llamas psíquicas. Emanaba un poder extraordinario. Ya no quedaban marcas de heridas en su cuerpo. Se acercó a Krytion con paso lento. “Has cometido un error que te costará la vida.” dijo una voz que ya no parecía la de Silvana. Krytion la miró con terror. “¿Qué es ese poder?” Silvana lo agarró por el cuello y lo elevó en el aire. Con un horrible crujido, el cuello de Krytion se rompió, y las llamas consumieron todo su cuerpo dejando solo las cenizas. Era el fin de Krytion. Cuando Silvana volvió a abrir los ojos, vio a todos sus amigos alrededor suyo, excepto Ferethor. Se le llenaron los ojos de lágrimas y no pudo esconder su sollozo. “Tenemos que salir de aquí, y rápido. El castillo está lleno de orcos y demás enemigos.”- dijo Apys. “Silvana... Lo siento mucho. A sido un duro golpe para todos el perder a Ferethor. Pero quizás fuera necesario.”- dijo Lilith. Mientras Lilith ayudaba a Silvana a ponerse de pie, Apys y Timly acabaron sigilosamente (dentro de lo sigiloso que podía ser Timly) con los guardias de la puerta. Escondieron el cuerpo de Ferethor en un hueco detrás del trono, por si aluna vez podían volver a por él y darle un entierro digno. Silvana no recordaba cómo habían salido del castillo, ni de cómo llegaron de nuevo al palacio de Efestion y Shantra. Un amargo sentimiento la invadía, y tardo mucho tiempo en deshacerse de él. Al mes, más o menos, de llegar a la capital de Eteryum, se celebró una gran fiesta de coronación. Silvana se convirtió en la soberana de Eteryum, que ahora se extendía por todo el continente. Durante unos años gobernó siguiendo los consejos de Efestion y de Shantra, luego ellos se retiraron a pasar sus últimos días en paz y tranquilidad, pero nunca dijeron dónde. Todas las criaturas que habían seguido a Krytion perdieron el control al no tener rey y fue fácil acabar con ellas. En poco tiempo casi todo Ákare estaba limpio de ellas. Silvana gobernó durante treinta y cinco largos años, y luego le cedió el trono a su hijo Ferethor, llamado así en honor a su padre... F I N


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.