criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Suicidio Concertado
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  criticas > DurasEstrangulando a ignorantes

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 21 de Mayo del 2007

Desde entonces este relato ha sido leido 1,672 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 19 votos.

Los visitantes han dejado escritos 3 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: criticas > Duras
  Titulo:

Estrangulando a ignorantes. A veces el tiempo termina poniendo las cosas en su sitio, o casi. Estaba el otro día en una charla sobre la Relatividad o eso, al menos creí yo, puesto que esta fue mal desarrollada, de poca calidad, claridad y mucho menos didáctica. La encargada de realizar la charla, si es que se le puede llamar así, corría a cuenta de una mujer, supuse que alemana por el nombre y acento, alta, delgada y de bonitas facciones de la cual pongo en duda que sea física o matemática, pero eso sí, una mujer de carácter. Nada más dar comienzo dejó bien claras las normas que debíamos respetar y, la pizarra es testigo de las abolladuras que con la tiza produjo en ella mientras la aporreaba para escribir las normas básicas en susodicha monserga. El caso es que transcurridos los diez primeros minutos de la charla, esta señora, de la cual no recuerdo el nombre, no había dicho aún una frase derecha. «El que quiera puede abandonar la sala» dijo ella con un aire de autoridad del que sin duda alguna carecía. Fue en ese momento cuando agarré la mochila y me dispuse a marcharme, pero un compañero me agarró y dijo: «¿Dónde vas Churruca?» —sobrenombre con el que se refiere a mí de forma cariñosa debido al enorme respeto que le profeso al mejor marino que ha dado la historia y que sin duda dará— «Quédate aquí y así nos libramos de dar clase.» Razón no le falta, así que vuelvo a tomar asiento. «A ver, —continua esta señora— ¿Qué estamos celebrando en este año 2005, aparte del Quijote?» Y es en ese momento cuando algo dentro de mí me incita a decir: «Trafalgar», ella de forma inmediata responde: «Trafalgar no es ciencia». Trafalgar no es ciencia pero el Quijote tampoco, dije para mí. Ahora soy yo el que le quiere preguntar a ella si sabe que se celebra en este año, como uno tiene sus lecturas y está más o menos informado le diré que no solo se celebra “su” Relatividad, sino también el cuarto centenario del Quijote, el bicentenario de Trafalgar, el centenario de Julio Verne, los sesenta años que han pasado desde que acabó la Segunda Guerra Mundial y con ellos el infierno sufrido en los campos de concentración y exterminio, los treinta años de monarquía de Juan Carlos I y otras cosas de las que ni yo estoy enterado. Pero no contento con ello, esa señora celebra la teoría que dio origen al arma más mortífera que ha creado hasta el momento la mano del hombre, la bomba atómica. Es triste, al menos para mí, que una persona pueda celebrar algo como eso. Pero la cosa no acaba ahí. Poco después de contestar a la pregunta noto unos triviales golpecitos en el hombro derecho. Me vuelvo para mirar de qué se trata y me encuentro con el rostro del jefe de estudios; Pedro Guillén. Un hombre que creía culto hasta este preciso momento, estatura media, tres mil quinientas pesetas de taxi de un hombro al otro, de manos enormes y dedos que se asemejan a morcillas; de esos que dan más miedo que una navaja en manos de un pedestre chorizo, y con cierto aire, cuando anda, a un general del ejercito. Con su dedo índice me señala y dice: «Otra tontería más y te mando tres días a tu casa.» Estuve a punto de levantarme, arrostrarlo y retarlo a un duelo, pero hubiese sido un combate desigual puesto que el es el jefe de estudios y yo un simple estudiante. Uno debe de saber cuando puede vencer y cuando no, y este no era el caso. De haber sido otras las circunstancias y otro su puesto no me hubiese callado. Pero esto es solo un ejemplo que engloba a la mayoría de los españoles, porque pocos son los que conocen la historia de España, la batalla de Trafalgar y quienes combatieron y dieron su vida por la patria como: Cosme Damián Churruca, Federico Gravina, Alcalá Galiano, Baltasar Cisneros, Cayetano Valdés, etc. Pero como siempre, hay justos en Sodoma. Aunque a estos sea cada vez más difícil encontrarlos. Siempre hay alguien que no se contenta con lo que aprende en clase e investiga por su cuenta, y es de ese modo; el más bonito al menos para mi, de aprender historia. No obligo a nadie a que conozca a la fuerza a estos personajes, solo digo que es una pena no conocerlos. La acción de mi jefe de estudios hubiese sido duramente reprochada por Manolo Domínguez, director del centro y profesor de historia, de haber presenciado tamaña afrenta. Aprovecho para mandarle un saludo y agradecerle todo lo aprendido en sus clases gracias a su excelente trabajo como docente. Así que una sugerencia: disfrute de la sangría y del jabugo, léase algún libro de Trafalgar, y no me toque los cojones. Don Pedro Guillén.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.