criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    yo... su princesa
    Sin ti no soy nada
    Otra vez, la dulzura ..
    Celos De Verdad
    MI PECERA II
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  fantasia > RomanticaEntre las sombras

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 25 de Mayo del 2005

Desde entonces este relato ha sido leido 1,131 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 2 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: fantasia > Romantica
  Titulo:

Cae la noche y la luna nos regala un rayo que roza tu rostro. Todo blanco y negro. La oscuridad de la noche se contrasta con la blancura de tu cuerpo iluminado desde el cielo. Tu piel desnuda. El escalofrío que recorre tu cuerpo por las gotas heladas que desprende el cubito de hielo erizan tus pezones. Te pones tensa. Tu piel se vuelve dura. Tu cuerpo se torna sensible a mis caricias. Sensaciones extrañas que producen placer. Humecedes tus labios cuando cierras los ojos. No quieres ver mis movimientos. La sorpresa es excitante. De pronto todo oscuro. La luna es nuestra cómplice y se esconde tras la oscuridad. No veo tu cuerpo. Pero oigo tu nerviosa respiración. Cualquier cosa puede pasar. Un roce en tu cuello. Mis dedos en tus labios. Mi lengua pasando sobre tu pezón. Mi muslo acariciando tu entrepierna. Un hilillo de aire penetrando tu oreja. Todo va muy lento. No puedes más. Quieres placer. Pero no te dejo. Poco a poco. Notas tu vagina caliente deseando ser tocada pero mis dedos la esquivan al borde del esperado placer. Un suave gemido acompaña un salto de tu cuerpo. Tu corazón latiendo cada vez más rápido. Yo jugando más lento. Quieres disfrutar ya pero sólo es el comienzo. Vuelve a descubrirse la luna. Deja paso a su luz mezclada entre las sombras de la habitación. Y yo entre ellas. Estás de rodillas frente a la ventana. Sólo vislumbras mis manos acariciando tus erectos pezones. Arrodillada y arqueando el cuerpo para ponerlo en contacto con el mio. Notas mi calor. Pero mi cuerpo está escondido tras el tuyo. Escuchas mi respipración muy cerca de tu nuca. Besos en el cuello. Y tu cada vez más nerviosa. Más excitada. Quieres más pero te lo ofrezco lentamente. No hay prisa. La luna me comprende. Dejas un espacio entre tus piernas para poder introducir mi mano pero sólo notas mis dedos acariciando los labios de tu tierna vagina. Contacto intotal pero sensual y caliente. Reblandeces tu sexo. Reafirmas tus pechos. Tu sudor delata placer. Te gusta que te haga esto pero no me ves. Sólo me sientes. Buscas mis labios pero yo no te los dejo. Los reservo para hacerte sufrir con éxtasis. A traves de la ventana observas una chica que nos mira. Le gusta. Se toca. Se masturba viéndonos. Pero a ti te gusta aún más por que es mi regalo a ti, no a ella. Tu sólo tienes que dejarte llevar y sentir. Disfrutar. Notar. Flotar en el sueño real. Soñar en este ambiente entumecido que tarde o temprano se transformará en locura y placer. Gotas frías resbalan sobre tu vientre bajando a tus piernas. Se mezclan con gotas calientes que emanan de tu vagina. Estás más tensa. Te tumbas boca arriba y abres frente a mi tus piernas flexionadas. Notas el calor de mi aliento pasando entre tus ingles. Tu pequeño clítoris asoma entre los labios. Un rápido roce de lengua te exalta. Dejas salir un leve gemido entre los dientes con la boca cerrada. Lentamente paseo mi lengua a lo largo de tu sonrisa vertical. Gozas. Me lo demuestras en cada espasmo. Intentas mirarme pero tampoco me ves ahora. Una sombra oculta mi rostro. Oculta mi lengua. Oculta tu Monte de Venus. Pero me puedes notar. Es suficiente con eso. Pellizco con mis labios tu pequeño clítoris. Te retuerces de placer. Los movimientos de mi mojada lengua son cada vez más rápidos. Tu vagina es cada vez más blanda. Cada vez más abierta. Cada vez más inflada y ansiosa. Te muerdes el labio inferior para apaciguar en placer que experimenta tu cuerpo. Estiras el cuello y la cabeza hacia atrás. Colocas tus manos sobre mi testa para que no se escape. Para que no pare de lamer tu coño húmedo. Tus músculos se tensan fuertemente. Tu sangre circula a gran velocidad. Tu corazón palpita excitado. Gritas con timidez. Pero la timidez la pierdes cuando estás llegando al éxtasis. Al climax. Un sonido ahogado sale de tu boca. Un líquido caliente sale de tu raja. Tus músculos están temblando. Cierras rápidamente las piernas, temblorosas también. Has llegado al orgasmo. Lo notas. Tu cuerpo se calienta por momentos. Tus músculos se relajan. Tu vagina está ardiendo, pero ahora, más tranquila. Un leve cosquilleo recorre tu cuerpo. Hace que se note el cansancio de tus músculos por la tensión del placer. Ves como mi cara aparece de entre las sombras. Beso una sola vez tus labios. Me tumbo a tu lado y apoyo la cabeza sobre tu hombro. Arqueo mi brazo sobre tu cuerpo desnudo y cansado. Cansado pero satisfecho. Acerco mis labios a tu oreja y te digo que te quiero. Te quedas dormida y yo te observo con la luz que nos regala la luna. Te miro y estoy contento. Y tu, con los ojos cerrados, muestras la sonrisa que hay dibujada en tu cara. Me lo agracedes así y me gusta. Te miro y soy feliz. Observo la luna y brilla más ahora. La luna también está feliz.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.