criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Suicidio Concertado
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  eroticos > VoyerismoEn el parque

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 24 de Abril del 2006

Desde entonces este relato ha sido leido 6,259 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 22 votos.

Los visitantes han dejado escritos 5 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: eroticos > Voyerismo
  Titulo:

Hasta hace poco no sabía exactamente que era el voyerismo. Me llamó la atención tanto la primera vez que lo oí que decidí buscar información sobre este fenómeno. Cada vez me interesaba más, me resultaba realmente extraño imaginarme situaciones en las que yo fuese la obervadora, en cambio era más fácil imaginarme momentos en los que yo podía ser la observada, siempre me excita eso mucho más. Siempre tengo la misma secuencia de imágenes en la cabeza, lo que pasó hace unos días que aunque tiene pizca de voyerismo decidí dejarlo en esta sección... Estamos mi chico y yo como tantas otras veces en el banco de un parquecito cercano al cine. Siempre quedamos ahí para así después ir a ver algún estreno. La mayoría de las veces, lo único(lo normal)que hacemos es hablar sobre el tránsito del día, nos contamos todo, pero a veces empezamos a mirarnos con miradas complices que nos llevan a las caricias, viajando con besos que nos estremecen, olvidando muchas veces que estamos en plena calle. Más de una vez nos hemos pegado un buen calentón así, nos hemos excitado muchísimo. El caso es que lo que a mi me pone realmente, es que alguien nos pueda estar viendo. Se supone que me tenía que dar miedo, o vergüenza pero en esos momentos de locura mi cabeza se pierde por completo y me imagino imágenes que tienen que ser el sueño de cualquier voyeur. No llegamos nunca a la penetración, ni mucho menos, son juegos facilitos, que no se nos note mucho, pero siempre descubro que alguien nos observa y yo sigo, sabiendo que así alguien puede estar poniéndose al vernos... El otro día, sin ir más lejos, empezamos como siempre con las bromas y más tarde me acerqué a su oído para decirle que me apetecía mamársela en ese mismo momento. No es la primera vez que me pasa, siempre me encuentro deseosa de probar su hermoso miembro porque sé que luego viene la recompensa y el también me come delicioso... Total, que empecé así lanzada con esas palabras al oído y poco a poco fui acariciando su oreja con mi lengua, sin parar decirle cosas bonitas, sin parar de desear que llegara el momento de comer. Mientras con mi boca lamía su oreja y cuello, con una mano acariciaba su pelo, que siempre le gusta y la otra mano la tenía en su pecho, no tiene vello y me encanta acariciarle ir bajando hasta su ombligo y provocarle, notar como su pene va creciendo pero sin llegarlo a tocar. Mientras estaba en el ombligo me retiré, bajé un momento para poner saliva en él y seguir con los movimientos provocativos. Acercándome cada vez más al botón del pantalón, incluso metiendo un poquito la mano para rozar la puntita y sentir que todo va como yo quiero. Mientras, él no lo podía evitar más pasó a acariciarme el pecho derecho mientras su otra mano estaba en mi boca simulando ser su pene. Este gesto que parece insignificante le pone muchísimo, siempre me gusta chupar bien su largo dedo corazón, saborearlo como si fuera su pene para que sus pensamientos se calienten cada vez más, para que desee el momento final... Mis pezones se ponían duritos, estaban deseando ser mordidos suavemente por su boca, lo pedían a gritos, al igual que mis braguitas estaban cada vez más húmedas. Me senté sobre él, viendo así toda la gente que pasaba por detrás, en la calle y así el controlaba las vistas del parque. En ese justo momento me di cuenta de que un chaval se quedó mirando, esperando averiguar si pasaba algo más. En lugar de contarme, empecé a cabalgar sobre mi chico, Jaime. Aunque ambos, evidentemente, estábamos vestidos, sentiamos perfectamente con los movimientos la sensación del roce del pene en mi vagina, yo sin parar de mover mi pelvis acariciaba su pene hasta que no pude más y aunque sabía que ese chico nos miraba, decidí bajar y desabotonar por completo su pantalón. Me calentaba mucho más, si cabe, la idea de ese chico mirando. Me tumbé en el banco, como si estuviese durmiendo sobre él y comencé a bajarle el slip negro con mi lengua. Alcancé con mi mano su pene, calentito, húmedo de los líquidos "pre-eyaculatorios" y decidí comérsela allí mismo, pues era lo que más deseaba desde hacían ya 20 minutos. Se la mamaba hasta la mitad, subiendo y bajando suavemente, viendo entre los árboles al otro chico que se masturbaba dentro de su pantalón. La sensación era de las mejores que me habían pasado en la calle. Jaime y yo en el banco, yo comiéndosela él sobando mis tetas, acariciando mi espalda y el otro chico con un calentón tremendo a nuestra costa...no podía podía pedir más! bueno sí, que se acercarcara para que mientras me comiera el a mi! Después de estar besando su pene, y mordiendo el capullo, intentando metérmela hasta el fondo para llegar a los huevos( cosa que nunca conseguí porque no tengo la garganta tan profunda para ese pene de considerables dimensiones), Jaime se corrió en su vientre. Suerte que llevábamos clínex como siempre, por si nos pilla por sorpresa esa situación.... Mis bragas cada vez estaban más húmedas, no podía resistir la tentación de llevar mi mano hacia mi clítorix hasta que Jaime me la quitó de repente y comenzó a meter su largo dedo, que tantas veces había chupado, en mi vagina mientras que con el pulgar acariciaba el clítorix...puff... sus movimientos circulares dentro de mi, buscando mi punto G o quizá mi punto Z porque tengo bastantes...me ponían cada vez más ...hasta que me vine y acabé soltando el resto de flujo...que calor tenía, quería quedarme con el sujedor menos mal que Jaime me sujetó y me controló, no sabía que estaba en la calle, se me había olvidado todo y eso que no me estaba comiendo el coño...sólo con su dedo consigue subirme a las nubes, mientras con la otra mano me acaricia los pechos, acercando su boca al escote de la camiseta para oler mi piel, para lamer mis pechos... Es una lástima que sea más complicado hacerle las mamadas a las chicas, es más trabajoso, pero cuando lo hace...eso ya es otra historia que luego les contaré. Casi siempre pasa aqui en casa cuando se van mis padres. Decidí contarles ésta como mi primera historia ya que es la que más me pone en mis momentos de soledad... Jamelia


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.