criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  fantasia > RolEmpieza el adiestramiento

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 24 de Noviembre del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 1,806 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 20 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: fantasia > Rol
  Titulo:

CAPÍTULO 2: EMPIEZA EL ADIESTRAMIENTO Gri se despertó. Al principio todo lo veía borroso y le dolían los huesos. Se frotó los ojos con las manos y miró a su alrededor. Era mediodia y el Sol iluminaba cálidamente el claro de un bosque de pinos donde él se encontraba tapado con una capa de viaje. No recordaba como habia llegado allí. Estudió más el sitio y vió a dos figuras sentadas al otro lado del claro cerca de un fuego, dándole la espalda. Gri se incorporó lentamente sin hacer ruido. Era muy silencioso, siempre lo había sido, pero se quedó pasmado cuando una de las dos figuras, la más alta, dijo: - Veo que al fin te has levantado... Las dos figuras se giraron y entonces Gri los reconoció y recordó todo lo que había sucedido. Eran los que lo habian salvado de los orcos, el Maestro de mago Brambleburr y su aprendiz Pachi. - Buenos días. ¿Dónde estamos? - preguntó Gri. - ¡Has dormido mucho! Casi tres días. -dijo Pachi, el aprendiz, amigablemente. - ¿Cómo? -exclamó Gri - Lo que oyes. Estabas agotado -dijo el mago- Y respondiendo a tu pregunta estamos a dos dias fuera de la Aldea de los Ancianos que se encuentra al sur de la salida de el Valle. Gri habia oido hablar muy poco de dicha aldea, solo conocia el Valle y nunca habia salido afuera, igual que la mayoria de sus habitantes. Solo unos pocos comerciantes les traian noticias exteriores, solo de vez en cuando. -¿Por qué vamos allí? -preguntó Gri. - sólo está de paso, muchacho -dijo el mago- Vamos más lejos. - ¿Y a don... - No seas impaciente, ya lo verás. Almorzaron un poco de carne seca y frutos silvestres. El joven se lo comió con avidez. Cuando hubieron terminado, el Maestro se llevó a Gri fuera del claro, dejando a Pachi a cargo del campamento. Cuando se hubieron alejado un poco se pararon, el Maestro se sentó al pie de un árbol e indicó al joven que se sentara frente a el. El muchacho no sabía qué hacían allí. - Bueno -dijo el Maestro- ¿Por qué crees que estamos aquí? - No lo sé... - ¡Vamos! -suspiró el Maestro- Piensa, deduce. ¿Por qué crees que nos hemos alejado del campamento? - No sé... -dijo Gri, pero viendo la expresión del Maestro, empezó a reflexionar- Pues... será para que me enseñe magia ¿no? -¡Exacto! -le felizitó el mago. Entonces Gri se puso serio de pronto. Era su primera clase de magia. -¡Empezemos pues! -dijo el Maestro- Lo primero y bàsico que debes saber és. ¿Qué és la màgia? Gri no lo sabía, parecía una pregunta fácil pero no sabía qué era y eso que su abuelo le había contado cuentos de hechiceros que podían hacer cosas increíbles. - No lo sabes, es normal -dijo el Maestro- La magia es una energía paralela al resto del mundo. Es una fuerza que reside en todas las formas materiales, sobre todo en los seres vivos, pero que sólo unos pocos saben extraer. Estos son los hechiceros o magos, gente que ha nacido con el don de canalizar la magia a través de su cuerpo y modelarla. ¿Entiendes? - Sí. - Bien, la magia que se puede extraer de los cuatro elementos. Dichos elementos son la tierra, el agua, el fuego y el aire. Es la magia básica. ¿Entiendes, no? - Sí, sí. - Pues bien. Cuando uno es mago puede captar la magia a su alrededor. Dentro de nosotros, flotando en el aire, fluyendo por el agua, entre la tierra del suelo, el fuego de una hoguera... Hoy empezaremos a practicar esto, la percepción de la magia. - ¿Y cómo se hace eso de percibir la magia? -preguntó el joven con gran curiosidad. - Ahora lo verás -dijo el Maestro levantandose- Sígueme. Llegaron a un rio poco profundo que corría lentamente descendiendo desde las cercanas montañas. - Este es el Río Tranquilo -dijo el Maestro- Aunque no lo parezca es el río más largo y caudaloso de Orvingut. - Pues bien -continuó el mago- ¿Me podrías decir, sin mirar, cuántos peces viven en este punto del río, cuántas hormigas hay en este claro o qué sensaciones siente uno de esos árboles? - ¡No, es imposible Maestro! - No, no lo es. - Pero... - Créeme -dijo el Maestro con un brillo de convencimiento en los ojos- es posible, solo tienes que saberlo ver. - ¿Cómo? - Cierra los ojos -imperó el mago- Bien, ahora olvida todo cuanto hay a tu alrededor excepto la corriente de agua. El chico obedeció. - Bien, bien. Ahora concéntrate, olvídalo todo. Concéntrate hasta que empieces a notar sensaciones a tu alrededor. Gri se concentró. Al principio no sintió nada pero de pronto, empezó a sentir como algo, alguna cosa inmaterial que lo rodeaba por todos lados. Entonces esa sensación empezó a cobrar, seguido siendo inmaterial, formas a su alrededor. No las veía pero las percibía. Al cabo de un rato, esas formas se definieron como todo lo que le rodeaba. Percibió la fuerza latiente de los árboles, del agua, del aire, incluso la del Maestro. -Sí, muy bien -susurró el mago- No te desconcentres, eso es. Ahora fíjate en el río. En el punto del río que hay delante de tí. Bien, eso es, ahora debes sentir la energía que desprenden los peces ¿La percibes? Gri se concentró aún más en ese punto que le indicaba el mago. Al principio no lo percibió pero fueron apareciendo unas formas que se movían, los peces, sí, eran ellos. - ¿Los percibes insistió el Maestro? - Sí... - Muy bien ¿Cuántos hay? Se concentró más. - Siete. - ¡Eso es, has acertado! Vamos, ya puedes parar. Gri abandonó aquel estado. Le costó mucho y vió que estaba agotado. Cayó al suelo mareado. - Es normal -dijo el hombre ayudándole a respaldarse contra un árbol-. Al principio es agotador pero con la práctica verás que irás mejorando. Aquella noche antes de dormirse, Gri acabó por confiar plenamente en el Maestro y su aprendiz.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.