criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  eroticos > HeteroEmpapada de placer (parte I)

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 16 de Diciembre del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 9,640 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 58 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: eroticos > Hetero
  Titulo:

Hola a todos que veis estos relatos. Me llamo Elsa, y dejé un anterior relato (breve, pero con intención) y del cual espero vuestros comentarios. Bueno; con lo mío. Me llamo Elsa, y tengo 17 años. Soy una chica buena, saco buenas notas, algo introvertida; pero cuando mis padres no están en casa...todo eso cambia. Cuando estoy sola en casa, me convierto en dueña y señora de la casa, de mis fantasías y de mi cuerpo. Era por la tarde; mis padres no llegaban hasta el día siguiente. Ya había terminado los deberes y me empecé a aburrir. Después chatée un poco con las amigas y me puse a escuchar música en mi mp3. Como estaba en mi casa, me paseaba desnuda. Ya que no te ve la gente, pues yo aprovecho. Tal fue el aburrimiento que tenía, que dejé de hacer todo esto, me fui a la habitació y me puse a ver la película porno que me estaba bajando. Era la típica de tío y tía; no me convencía. Había más películas, encontré (por error) una que era de zoofilia, aunque el pastor alemán que enculaba a la chica lo debía de estar disfrutando. Me puse a ver otras películas; había una de lesbianas que me dejo a cien. Quería ver cual era el gusto de dos mujeres. Y en esa misma película, se incluían escenas de hardcore. Las chicas jugaban con arneses, una era el chico y hacía su papel. Se consolaban mutuamente. Y al final, había una escena de lluvia dorada (gold rain), en la cual yo ya me estaba meando del placer, porque no conseguía aguantarme. Tenía un tubo, de esos que contienen polvos, y me lo empecé a meter por mi coño adolescente, sediento de placer. Lo metía y lo sacaba con prisa pues quería llegar cuanto antes. Paré antes de eso, me saqué el tubo y me lo llevé a la boca. Que rico que estaba mmmmm. Me estaba poniendo a cién. De repente llamaron a la puerta. Tiré el tubo a la cama; apagué la pantalla del ordenador y me puse una blusa, pues seguía desnuda. Llegué a la puerta y ví que era mi amiga Rebeca, que también tenía 17 años. Debía de llegar de su instituto, pues venía con su uniforme. Nos fuimos a la habitación, ella quería enseñarme un CD de música que se había comprado, y que nos gustaba a ambas. Ella vio que tenía el ordenador encencido y se fue hacia él para meter el CD, con la intención de que lo escuchara. Tal fue mi mala suerte, que cuando encendio la pantalla, seguía en play la pelicula de lesbianas que me estaba bajando. Mi amiga se quedó sorprendida; tanto que se quedó sin palabras para poder explicar lo que estaba viendo. - Elsa, ¿estabas viendo porno?. - Sí, bueno, me lo estaba bajando de internet. Es que las convencionales no me gustaban. Quería ver algo nuevo, y encontré esta, que está muy bien. Ella me sonrió; dejó el CD aparte y nos pusimos a ver la pelicula. Yo no decía nada; pero sabía que Rebeca estaba cachondísima, cada vez que cruzaba las piernas en su falda, se estaba aguantando correrse. Terminamos de ver la película y nos quedamos un buen rato riéndonos de lo que habíamos visto. A ambas nos gustan los chicos, y algún día queremos tener novio, formar la pareja y pensar en el futuro y bla bla bla. En ese momento, yo tenía un calor tremendo. Tanto que me quite la blusa, quedando mi cuerpo adolescente al aire, desnuda, empapada de sudor. Rebeca se sorprendio ante esto. No paraba de mirar mis tetas y mi coñito húmedo. Yo la miré a ella con una mirada de complicidad. Se levantó de la silla y se fue hacia la ventana. - Estoy cachondísima, Elsa. -Y yo también, Rebeca. Le pregunté si quería hacer algo, y se quedó un rato pensativa. Miró atrás, para ver que su mochila estaba en la cama. Con dos toques se quitó los zapatos, apoyándose en la ventana se quitaba las medias, y se bajó la falda. Ya solo llevaba encima la camisa, el sujetador y su tanguita. -Estoy tan cachonda que me lo montaba contigo, asi como hemos visto en esa película. Yo quiero hacerlo con un chico; pero hacerlo con una chica me hará tener más experiencia en esto. Me acerqué a ella desnuda y le di un beso apasionado con lengua, en el cual, el tiempo se quedó paralalizado. Aparte mis labios de los suyos, y vi que estaba temblando de placer. Me fui a la cama, aparte todas las cosas y le dije que se quitara la camisa, y que quedara con las bragas y el tanga. Se tumbó en la cama y yo me puse encima de ella. Le quite el tanga empapado y empecé a chupar su clítoris; ella se sujetaba, pero no soportaba el placer de aquello. Le quité el sujetador, que guardaba sus deliciosas tetas. En esa visión, las dos desnudas, eramos diosas. - Hazme tuya, Elsa. Te lo suplico. Se mi diosa. Acerqué mi coño al suyo, la agarré por las caderas y la empecé a balancear, como hacen los actores pornos a las chicas. Le levantaba las piernas y chupaba su ano. Luego le acerqué el coño a su boca, y ella tragaba mi liquido y me chupaba el conejo, y nos gustaba. Luego bajé de nuevo a su coño y le metí el puño hasta dentro, ella gemía de placer y empezó a correrse. Yo chupaba su líquido, me lo llevé a la boca y me acerqué a su boca, dejando caer su líquido; ella lo tragaba tan ricamente. Le dije que eso era solo el principio. Eso ya lo contaré en otro relato, que este ya es largo.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.