criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  criticas > LiteraturaEl tiempo.

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 09 de Julio del 2004

Desde entonces este relato ha sido leido 2,006 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 12 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: criticas > Literatura
  Titulo:

El tiempo No sé qué hago aquí, frente a la pantalla del ordenador, escribiendo. Tal vez quiera pasar el tiempo. Mientras escribo, pienso en aquél día en el cual me fui con unas amigas a las fiestas del pueblo. Ese día fue cuando empezó todo. No sólo nos enteramos de la triste noticia del accidente de mi prima, sino que yo también empecé a darme cuenta de la noción del tiempo, de lo rápido que pasa, y del poco tiempo que tenemos para evitar problemas. Nos recomiendan que pensemos antes de actuar, pero en una situación como ésa, dime, ¿cómo hacerlo? Te pones a pensar sobre cosas, y, sin pensarlo, y lógicamente, sin darte cuenta, sucede algo, algo que puede cambiar para siempre tu vida. Apenas sabes qué hacer. Eres joven; tienes toda la vida por delante. Piensas con demasiada frecuencia. En cuanto menos te lo esperas, viene alguien. Nunca lo habías visto antes, pero, le miras. Te inspira confianza, pero esperas a que se acerque y te diga algo: prefieres no correr riesgos. Se sienta al lado de ti. Te saluda. -Hola, ¿has visto los puntitos brillantes que hay en el cielo? Son seres que nos guían a través del tiempo. Debes abrir tu corazón. Escuchar las voces de la tierra. Te quedas sin palabras. Piensas que, tal vez, tenga razón, pero ¿quién es ese hombre? Te mata la curiosidad. Decides preguntarle quién es, pero… Demasiado tarde. El hombre aprovechó que estabas pensando para mirarte e irse. Se quedará grabada su cara para siempre en tu cabeza. Su comentario…, no entiendes nada. Buscas en Internet, a ver si encuentras algo. No encuentras nada. Si hablas con tus padres tal vez te digan algo. Vas directo a ellos. Les explicas todo; no te dicen nada pues, no lo saben. Me he salido del tema, pero realmente, quiero continuar. ¿Puede que ese señor sea un sabio? Me surgen nuevas ideas, nuevos pensamientos. Aquel joven crecerá, sin darse cuenta, muy deprisa. Tuvo tiempo en la adolescencia de pensar en ese comentario, y de intentar poner en práctica el consejo que aquel hombre, hasta el momento desconocido. Le costó años conseguirlo. Tanto, que perdió innecesariamente, a su chica porque le decía que ‘deja de meterte tanto en tu mundo. Estoy aquí, y necesito de ti, pero tú no me das nada. Por eso te dejo. Adiós’. ¿Por qué, si él abría su corazón, perdió a su pareja? Es que, a caso, ¿necesitaba abrirlo más? No lo sabía. Un día, tras 20 años paseando solo por el parque, decidió sentarse en un banco cerca de un lago donde había patos. Se puso a observarlos. ‘Qué vida más fácil llevan, y qué bonitos son. Me gustaría ser como ellos: me gustaría volar y ser tan bonito como mucha gente piensa de ellos’. De repente, dos patos empezaron a nadar muy cerca el uno del otro. Parecían dos enamorados. ‘Los patos son unos animales que me recuerdan a las parejas humanas’, dijo para sí mismo. Al cabo de un tiempo, alguien se acercó a él. Por curiosidad, lo miró de reojo. Al poco, le vino la imagen de aquel señor que vio años, muchos años atrás. Se parecían mucho. ¿Sería él? Lo miró, y el señor también le miró a él. Le sonrió. -Hace buen día, ¿eh? ¿Qué tal tu vida? Nunca le habían hecho esa pregunta. No sabía que contestar. Como si pudiera adivinar su pensamiento, el señor le dijo que abriese su corazón, que mirase en su interior, y que mirase también en el interior de los demás. -Tienes que aprender a quererte más a ti mismo. No puedes continuar creyendo que ‘abrir tu corazón’ significa mejorar sólo algunos aspectos de tu personalidad. Tienes que mejorar tú. Lo estás haciendo muy bien. ¿Ves esos patos? No actúes como ellos, pues ellos piensan en procrear, les da igual lo demás. Tienes que actuar como tienes que actuar. Tienes que abrir tu corazón. Hazlo, venga. Vive en paz y armonía contigo, y con los demás. Y así lo hizo, bueno empezó ha hacer, porque es una tarea que lleva su tiempo. Es increíble lo mucho que puedes aprender de los demás, y de ti mismo. Gente que abre su corazón, que es feliz,… Son las verdaderas educadoras del mundo.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.