criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  humor > FabulasEl mejor amigo del perro

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 10 de Septiembre del 2003

Desde entonces este relato ha sido leido 1,850 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 14 votos.

Los visitantes han dejado escritos 4 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: humor > Fabulas
  Titulo:

Bobby Perro ladró varias veces. Como cada tarde, cuando llegaba a casa, le gustaba saludar a su mascota preferida. Era su amigo, sin duda, y una forma muy provechosa de disfrutar de una buena compañía. Bobby meneaba su estirada cola tras llegar de una dura jornada de búsqueda de huesos. - Hay que llevarlo a la oficina a que haga sus necesidades, - dijo su señora, Jazmine Perro. - Estoy muy cansado, - contestó Bobby. – Llévalo tú. - Pero sabes que ni siquiera se mueve de casa si no vamos juntos. A la oficina le gusta ir sólo si le acompañas tú. Solito conmigo no es capaz ni de subirse al coche. Anda, anímate y vamos a llevar a Juan Humano a dar su querido paseíto a la oficinita. Ya sabes cómo le gusta. - Está bien, está bien, - gimió Bobby Perro. – ¡Venga, Juan Humano, vamos a la oficinita, venga! – Juan Humano sonrió ampliamente. - ¡¡Sí, sí, por favor, por favor!! Oficina, oficina, quiero llamar por teléfono, quiero meter datos en la computadora!! ¡Vamos, vamos! - Qué dulce es – murmuró Jazmine Perro. – ¡Hay que ver qué rápidamente agarra la cartera y las tarjetas de presentación! Bobby y Jazmine le pusieron el consabido teléfono móvil a Juan para que no se escapara, ya que era muy travieso y se iba corriendo en cuanto veía un artículo sobre la bolsa o algún contrato de trabajo. Jazmine siempre le recriminaba que firmara esos documentos, pero Juan Humano los miraba con deleite, por no hablar de los últimos datos del Ibex 35, así que le dejaban que disfrutara. Salieron de casa, y fueron caminando poco a poco a la oficina para que Juan Humano hiciese, como de costumbre, sus necesidades más inmediatas, especialmente la lectura del balance contable. Bobby mordisqueaba un huesito de gran calidad, mientras Jazmine aprovechaba para olisquear todo lo que encontraba a su paso. Finalmente, llegaron a la oficina. Juan Humano, como de costumbre, tiraba tan fuerte del móvil que casi no se le podía sujetar. Por fin lo soltaron, y Juan fue alegremente a su despacho, corriendo apresuradamente. Se sentó en su mullido sillón, y comenzó a llamar por teléfono. - ¡Compra, vende, compra, despedido, contratado, acciones suben, bajan, contrato, contrato, contrato, firma, viaje de negocios, reunión de dirección, reunión, reunión...! - Hay que ver – exclamó Jazmine suspirando. – Cómo disfruta el pobrecito. Y tú, que no querías acompañarlo. - Pero comprende que vengo cansado, - respondió malhumorado Bobby. – Aunque tengo que darte la razón, es hermoso verlo disfrutar tanto. - Ay, mira, allí viene el matrimonio Huesines. - Sí, - dijo Bobby mientras movía alegremente la cola. – Y vienen con su mascota, la preciosa secretaria de dirección. - Es que es bonita la secretaria, - afirmó Jazmine mientras observaba a la preciosa secretaria. - ¡¡Hola, hola!! – exclamaron los Huesines. - ¿La soltamos, cariño? – le preguntó él a ella. - ¡Claro! – exclamó la señora Huesines.- Efectivamente, la señora Huesines soltó a su mascota, la cual corrió alegremente a sentarse frente al sillón de Juan Humano. Este soltó inmediatamente el teléfono y miró a la secretaria. - ¡¡Hola, hola!! ¡¡Carta, carta, dictado!! - ¡Sí, sí! – exclamó la secretaria, mientras tomaba un papel y un bolígrafo en sus manos. Juan Humano comenzó a parlotear con fuerza: - ¡¡Señor Presidente de la Empresa Importante del Mundo, insisto en que pague sus deudas para con nuestra empresa, y tal y tal y tal, demanda judicial, contrato anulado, estafa, aceptación de condiciones, póliza de seguro, firma, firma!! - ¡Oh, qué bien, qué bien! – exclamaba la secretaria mientras escribía alegremente. - Son una ricura – dijo Jazmine. - Ciertamente – contestó la señora Huesines. – Podríamos montarles un pisito en las afueras de la capital, y ponerles una buena hipoteca para que disfruten. - Oh, eso sería maravilloso, - contestó Juan Humano. – Y si tienen crías, los podríamos llevar a un colegio de pago, y apuntarlos a un partido político. - A un partido político no, - reprimió el señor Huesines, - que luego pierden toda la belleza que llevan dentro. - Bueno, pero les da mucho pedigrí – insistió Juan Humano. - ¿Y qué tal, señor Huesines, cómo ha ido el día? - Ya ve, persiguiendo a un gato toda la jornada. Y al final, el minino me ha arañado el hocico. - Si es que ya no se puede salir ni a la calle – dijo la señora Huesines indignada. – Ya ve, cómo se está poniendo el mundo. Mientras, la secretaria y Juan Perro seguían enzarzados y disfrutando alegremente del precioso paseíto del atardecer. - ¡¡¡Tres reuniones, cuatro congresos, tres visitas a clientes, cinco presentaciones!!! – gritaba Juan Perro mientras la secretaria apuntaba alegremente. - Ay, se me está excitando mucho hoy, nos vamos a ir ya – dijo Jazmine. - Sí, se hace tarde, - afirmó Bobby. - Venga, nos vamos. ¡Juan, deja esa hoja de cálculo! ¡Juan, Juan! - Ay, es terrible – confesó Jazmine. – Cuando empieza con la hoja de cálculo, no hace caso a nadie. Míralo, ya está conectado otra vez a Internet. ¡Si será cochino! - Pues eso no es nada – comentó la señora Huesines. – Nuestra secretaria, en cuanto te descuidas, se va corriendo a la peluquería o al cine. ¡Es que no aprende! Jazmine y Bobby Perro volvieron con su querido Juan Humano a la caseta donde vivían, y le pusieron a su querido Juan el telediario de las nueve para que disfrutara. Le gustaba sobre todo la sección de deportes, que le hacía saltar de alegría hasta que se quedaba dormidito en su querida cama. Jazmine y Bobby aullaron un ratito hasta que comenzaron a sentir sueño. Tomaron un poco de agua del platito, y se fueron a dormir. Un día más, se sintieron orgullosos y felices de haber adoptado a aquel maravilloso ser humano. Y es que, para mitigar las penas, nada como un buen humano, siempre que esté bien educado, preparado, y doctorado.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.