criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  terror > Terror GeneralEl carnicero

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 22 de Febrero del 2010

Desde entonces este relato ha sido leido 2,781 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 30 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: terror > Terror General
  Titulo:

Estoy cansado. No hago nada y no puedo ni con mi alma. Debe ser este tiempo. Tanta y tanta nieve al final llega un momento en que aburre ver siempre el mismo paisaje.

Da la sensación de cómo si estuviera atrapado aquí. Antes me encantaba estar en el pueblo, pero ahora, estoy deseando que llegue el domingo para volver a la ciudad. Pero allí se me hace últimamente el tiempo muy corto.

Entre el frió, la nieve, y que el día parece que dura un minuto me está agobiando. En realidad el paisaje es hermoso y da mucha serenidad, pero verlo siempre de la misma manera cansa a la vista.

Sino fuera por las historias del abuelo Marcos que evaden un poco mi mente y mi espíritu pienso que por aquí no volvería más. Le da un encanto especial al pueblo con su forma de ser, de vestir, de hablar, tan lleno de historias y costumbres arraigadas a la tierra.

Ya ha caído la noche. Café y copa. Espero que esta vez hayan echado bastante leña en la estufa. Apenas puedo mover los dedos de la mano del frío que hace.

“De nuevo aquí. No deberías beber tanto. No es bueno para la salud. Un vasito de buen vino en las comidas va bien, pero no tantos cubatas, como llamáis vosotros, es bueno. A la mañana siguiente se nota, sobre todo en la cabeza, y eso no te hará entrar en calor.

Hace tiempo, en el pueblo de Sanchidor, sus habitantes, eran bien conocidos por lo que bebían. Los fines de semana lo hacían con tanta asiduidad que a la mañana siguiente amanecían casi todos tumbados en los bancos, en el parque ó bien en el mismo suelo de las borracheras que cogían.

Pero no solo era conocido por ese motivo, no. También era bastante famoso por la carne que tenían. Había muy buen ganado. Allí había una carnicería muy famosa. La mayoría de nosotros, los jueves, íbamos a comprar carne allí. La carne de ternera era realmente exquisita. Pero cuando terminó la guerra la cerraron. ¿El motivo? Te cuento.

Cuando empezó la guerra, bien sabes que empezaron a escasear los alimentos, todo estaba racionado. Con las enfermedades el ganado fue muriendo, aunque, sin embargo, la carnicería seguía vendiendo carne. Una excelente carne, y más barata aun que antes de la guerra.

A mucha gente le extrañaba, pues, si el ganado era escaso, ¿de donde saldría la carne que vendía el carnicero?

Como ya te he dicho antes, la gente bebía en exceso, era casi una tradición allí. Pero daba la casualidad de que de vez en cuando desaparecía alguien del pueblo. Muchos pensaban que el motivo era que con la guerra, marchaban fuera del pueblo por motivos políticos ó bien porque como no había que comer, se iban al extranjero a trabajar. Pero nadie allí en el pueblo le daba mucha importancia a la desaparición de las personas.

Pero llego un momento en que a la gente le extrañaba mucho que familiares y amigos se fuesen del pueblo si ni tan siquiera despedirse. Esto comenzó a levantar sospechas entre los habitantes.

Un día vino al pueblo un grupo de soldados a realizar un control en todas las casas del pueblo, pare ver si encontraban algo sospechoso, como libros, escritos, periódicos, insignias, etc. Fueron casa por casa y tienda por tienda revolviéndolo todo. Ya estaban acostumbrados, pues toda esta comarca era de la zona roja y todo el mundo era sospechoso.

Cuando fueron a la carnicería se descubrió el gran horror. Había en la trastienda restos de cuerpos humanos.

El carnicero, sabiendo la costumbre que ten&iacu


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.