criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Suicidio Concertado
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  fantasia > EpicaEl Caballero de la Armadura de Oro I

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 20 de Octubre del 2006

Desde entonces este relato ha sido leido 1,480 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 13 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: fantasia > Epica
  Titulo:

ÉPOCA I: La primera época de la historia del caballero humanoide del planeta Venus, Doradus Blackfield, comienza con su llegada a un bosque cercano a la capital del país o nación conocida con el nombre de Caligulis del Norte. De este personaje sabemos que sufre amnesia provocada por un fuerte golpe que se da en la cabeza. Esto tiene una explicación pero que no desvelaré en esta línea argumental. Tras recuperarse del fuerte dolor, escucha los gritos de una mujer joven, como pidiendo auxilio. Es en ese momento cuando corre en ayuda de la mujer en cuestión, la cual se ve amenazada de muerte por dos gremlins que, de manera sorprendente, no visten el uniforme militar imperial de Gremblino II sino un atuendo totalmente diferente, con una M grabada en el pectoral derecho de la coraza. Doradus no sabe que forman parte del ejército del que será su más poderoso y peligroso enemigo al que se ha enfrentado: Moghawk. De todas maneras, la información suministrada anteriormente es algo que por ahora no tiene demasiada importancia. La chica en cuestión se encuentra aterrorizada y totalmente indefensa pero alegra su cara cuando se percata de la llegada de Doradus. Comienza un breve, aunque intenso combate, entre estos dos soldados y él, que no duda en emplear todo lo que sabe para rechazarlos. Estos dos gremlins huyen atemorizados por la fuerza y el valor demostrados por Doradus. Acto seguido, Doradus se da cuenta que la chica a la que ha salvado ya no está y en su lugar encuentra una cinta de color rojo. Tras dos horas intentando encontrar la salida al bosque llega a una gran ciudad, que resulta ser la capital de Caligulis del Norte, Mesarix donde, en las proximidades de un mercado, encuentra la misma doncella a la que salvó en el interior del profundo bosque, pero esta vez rodeada por varios humanoides fornidos dirigidos por un humanoide enmascarado pero que resulta ser el hermano pequeño del rey Job, Melenos. Al parecer ambos se conocían, ya que Melenos pretendió conquistar el corazon de la joven doncella en el pasado pero no lo consiguió. Al ver la situación violenta y tensa a la que era sometida la doncella, Doradus decidió intervenir y ayudarla, enfrentandose a cada uno de ellos, incluido a Melenos. Éste último, lleno de rabia, juró que se vengaría y la verdad es que hablaba muy en serio, aunque no lograría su proposito. La doncella en cuestión se llamaba Sulanea Godheart, y era la única hija del que fue el primer jefe de la guardia real del soberano Job, de nombre Abdón. Ella, fatigada y agotada por la tensión a la que había sido sometida en tan pocas horas, agradeció a Doradus lo que había hecho él por ella. Acto seguido ella se presentó y pidió a Doradus que se presentara, pero él no recordaba apenas nada de su identidad, mas bien, de su verdadera y sorprendente identidad. Para disimular y viendo sus cabellos de color dorado afirmó llamarse Doradus, de apellido Blackfield, que quiere decir, “el que viene de los campos oscuros”. Alegre por conocer al hombre que la había salvado, Sulanea toma la decisión de dar hospedaje y comida a Doradus dado que ni tenía ningún techo donde cobijarse ni trabajo con el que ganarse su sueldo. Es en la casa en donde conoce a su padre y donde durante la cena le narra las hazañas en las que participó, dando su propia vida en muchas ocasiones para salvar la del soberano Job, al que le tenía mucha estima. Abdón era un hombre ya mayor, de unos cincuenta y cinco años, y por ello se retiró de la jefatura de la guardia real, concediendole el cargo a un gremlin fuerte y poderoso procedente de la Isla de los Gremlins, de nombre Glosimonium, que resultaba ser el hermano de la que más tarde sería la esposa de Gzamón, Glesina. Doradus, emocionado y entusiasmado por todas las historias que Abdón narraba, tomó la firme decisión de alistarse en el ejército real para de esta manera buscar una manera de ganarse la vida y también demostrar su valía ante los que ahora serían sus compatriotas. Sulanea no vio del todo bueno que se enrolara en el ejército, ya que se estaba enamorando de él y no deseaba perder al hombre que la había salvado y del que estaba sintiendo un amor muy fuerte. A la mañana siguiente, se presentó acompañado de Sulanea para que lo enrolaran en el ejército. De manera inesperada, Melenos junto a unos cuantos hombres irrumpieron en los cuarteles y mataron a unos cuantos soldados. Fue en ese momento cuando Doradus aprovechó para demostrar su valía delante de los altos mandos del ejército caliguliano, pero no tuvo demasiada suerte, puesto que el mismo Melenos intervino. Intervinieron en la escena Barry y Garrier, los dos fieles generales de Glosimonium. Barry era un hombre muy alto, de dos metros y cinco centimetros de altura, de pelo largo y barba rojiza y llevaba como arma un gran hacha. Garrier era más pequeño (1,70 cm.) aunque tenía la cara desfigurada, de ahí que portara una especie de bufanda que le tapaba de nariz para abajo. Como arma tenía una mortífera garra en su mano izquierda que podía destrozar y perforar cualquier cosa. Glosimonium, por su parte, empuñaba dos katanas a la vez. Estos tres consiguieron que los hombres al mando de Melenos huyeran y por otro lado estropearon un poco la intervención de Doradus. Sin embargo, quedaron asombrados por su actuación y decidieron no enrolarlo como un soldado sino ascenderlo al grado de capitán. Días más tarde, en el palacio real, se celebró un baile al que acudieron los reclutas y la plana mayor del ejército. Doradus acudió en compañía de Sulanea. Fue allí donde conocieron a la prometida de Barry, Elayne, una mujer de increible belleza, solo superada por Sulanea y de cabellos rubios. Fue allí donde Sulanea y Doradus pasaron uno de sus mejores momentos y más tarde, en los jardines reales, se dieron su primer beso y se juraron amor eterno. Pasaron los meses y la relación entre Doradus y Sulanea fue a más, hasta el punto de, en medio de una cena en la que estaban Barry, Garrier, Glosimonium, entre otros, anunciaron su casamiento. No obstante, este se vería interrumpido por el estallido de una nueva guerra entre Melenos y Job, que obligó el envío de un fuerte contingente militar a la frontera, encabezado este por Glosimonium, Doradus, Barry y Garrier. En Mesarix quedó una guarnición de veinte mil hombres, a cuyo frente se situó el único hijo de Job, Job II, destinado a ser el sucesor al trono una vez que su padre falleciera o abdicara. Sin embargo, todo resultó ser una maniobra o estrategia por parte de Melenos, que deseaba distraer al ejército caliguliano septentrional mientras ganaba el tiempo suficiente para llevar a sus tropas y tomar la ciudad de Mesarix. No se produjo batalla alguna a las puertas de la ciudad, ya que Cobra Snake empleó su magia negra para inmovilizar a todos los soldados y lograr así que cualquier tipo de resistencia fuera anulada. La población civil fue encarcelada y aquellos que se atrevían a oponerse fueron ejecutados, siendo quemados vivos o clavados en cruces. Entre los presos se encontraban Sulanea y Elayne, que deseaban de todas las maneras advertir a los suyos. No obstante, de la cárcel logró escapar Abdón que, a pesar de su edad y su deplorable estado fisico, logró alcanzar el campamento en donde estaban Doradus y los demás. Después de comunicar lo que había ocurrido en Mesarix, expiró y su cuerpo fue depositado en un ataud, el cual no sería enterrado hasta que no lograrán expulsar de la capital a Melenos y a sus tropas. Una semana después, a unos diez kilometros de la ciudad y en campo abierto, combatieron los ejércitos de las dos Caligulis, en una batalla que duró todo un día. Doradus, percantadonse que no se encontraba presente Melenos, cabalgó hasta llegar a Mesarix, la cual se encontraba desértica de enemigos (ya que todos ellos estaban en esos momentos combatiendo) y alcanzó el palacio real. Allí se vieron las caras Melenos y Doradus, quienes iniciaron una lucha a muerte logrando causar destrozos en la propia ciudad. Cuando todo parecía estar de cara para Doradus, Cobra Snake intervino lanzando con sus propias manos una bola de fuego que facilmente esquivó pero que no pudo evitar que el impacto provocara un importante incendio en la ciudad. Con mucha rapidez las llamas devoraron las casas y demás edificios de Mesarix, sin que Doradus pudiera hacer algo. Viendolo todo perdido, preguntó el paradero de Sulanea, el cual reveló Melenos señalando con el dedo el lugar en el que se encontraba: En el centro de la ciudad se encontraban los dos edificios más altos: Las denominadas Torres de la Nación, las cuales estaban unidas por un puente, simbolo de la unión entre las dos Caligulis, unión que en la práctica no estaba vigente. Pues bien, en lo alto de la torre que representaba la Caligulis Superior o del Norte, se encontraba lo que parecía ser el cadáver de Sulanea. Doradus, enfurecido, saltó de edifcio en edificio, intentando llegar lo más rápido posible al sitio donde estaba su amada, pero Melenos se lo impedía de todas las maneras. Desenvainó su espada y la hundió en el pecho de Doradus. Lleno de dolor, no paró de gritar y gritar, llevandose la mano a la enorme herida para evitar que se desangrara. Fue en ese momento cuando Melenos empezó a golpear sin descanso y sin ningún tipo de compasión el cuerpo de Doradus. Esto era factible puesto que no tenía fuerzas para poder defenderse y sobre todo no tenía a nadie que pudiera ayudarlo. Mientras tanto, en el campo de batalla, Glosimonium se percató de que la vida de Doradus estaba apagandose poco a poco. Dejó el campo de batalla para dirigirse a Mesarix, en estos momentos una ciudad en llamas. Afortunadamente, las tropas de Melenos fueron aplastadas enseguida y de esta manera Barry y Garrier se marcharon a ayudar a Doradus. Las llamas consumían rapida y eficazmente la ciudad de Mesarix y a pesar de la altura de las Torres de la Nación, esta no era suficiente para detener el feroz avance de las llamas. Si alguien no lo remediaba, Sulanea, que todavia estaba viva a pesar de su aparente muerte, quedaría abrasada. Glosimonium llegó justo en el momento indicado y golpeó a Melenos con una dura patada que lo envió lo suficientemente lejos para poder auxiliar a Doradus, que se desangraba por momentos y que, lo más importante, perdía fuerza vital. Barry y Garrier también habían llegado y los tres se dispusieron a combatir a Melenos pero éste, gracias a la magia negra de Cobra Snake, aumentó de tamaño y todo su cuerpo incluida su cabeza fue cubierta por una armadura de acero. Doradus, que desde el suelo podía percibir la energía de Sulanea, se levantaba poco a poco llevandose la mano hacia la herida que tenía en el pecho. Presenciando como sus amigos eran derrotados uno por uno, Doradus empezó a desprender de su interior una fuerte energía, jamás producida por ningún humanoide del planeta. Todos quedaron asombrados de la energía que salía del cuerpo de Doradus y se percataron de que era mucho mas fuerte que Melenos, a pesar de que éste último había logrado aumentar sus fuerzas gracias a la influencia maligna de Cobra Snake. La profunda herida de la que no paraba de salir sangre se cerró. Los cabellos de Doradus se pusieron de punta de sus cuencas oculares no había rastro de las pupilas. Se había vuelto salvaje y lo que le daba la fuerza era la ira y la rabia. No paraba de golpear y golpear el cuerpo de Melenos y la armadura, que parecía indestructible, poco a poco se fue haciendo pedazos. Melenos no se creía lo que estaba viendo: A pesar de contar con el respaldo de uno de los magos más fuerte de Venus, se veía totalmente superado por un humanoide que era diferente a todos los demás. Consciente de la derrota y con el orgullo herido, sabía que no podía ganarlo pero si provocarle dolor. Cogió una estaca y la lanzó contra el cuerpo de Sulanea a una velocidad rápida. Entonces, Doradus, saltó y en milesimas de segundo, detuvo con su propia mano la estaca. La dejó en el suelo y cogió el cuerpo de Sulanea. Ella fue poco a poco recuperando el conocimiento y se dio cuenta que estaba entre los brazos del hombre al que amaba pero que éste había cambiado bastante su apariencia externa y su forma de ser. Cansada y agotada cerró los ojos y se durmió. Barry subió a lo alto de la Torre y se encargó de custodiar el cuerpo durmiente de Sulanea. Doradus parecía dispuesto a combatir a Melenos hasta el último aliento. En una ciudad consumida practicamente por las llamas, Doradus y Melenos lucharon a muerte, sin descanso y sin ninguna tregua. Al mismo tiempo Barry y Garrier liberaron a la población civil y a la guarnición que se encontraba encarcelada. El rey Job, que escapaba junto a sus súbditos, no pudo sobrevivir porque un edificio en llamas le cayó encima. Nadie pudo evitar su muerte. Su propio hijo se vio incapaz de ayudarlo y lleno de dolor e impotencia no tuvo más remedio que seguir y salir fuera de la ciudad. Justo en el momento en el que la vida de Melenos se contaba por segundos, apareció Cobra Snake e inmovilizó a Doradus con una red de energía. A pesar de la asombrosa fuerza que tenía, nada pudo hacer para librarse de las garras de Snake. Cuando todo parecía perdido, Doradus concentró todas sus fuerzas gracias a la ayuda que le proporcionó el pensar en su amada y en todos los amigos que había hecho en Mesarix y se deshizo de la red emitiendo una energía no solo fuerte sino también cegadora. Por unos segundos todos quedaron ciegos por la luz que desprendió Doradus, una luz que incluso consiguió apagar el incendio que amenazó con destruir la capital. Cobra Snake había huido y Melenos quedó tendido en el suelo, agotado y en un estado “comatoso”. Doradus había vuelto a su estado normal y giró la cabeza varias veces, no creyendose que había sido él quien habia derrotado a Melenos y había logrado extinguir el incendio.Todos acudieron a ayudar a Doradus, que cayó rendido y sin fuerzas pero satisfecho porque en el fondo sabía que gracias a él la paz y la normalidad habían vuelto al reino. Por otra parte, el cuerpo de Melenos, sin apenas vida, fue arrojado al mar y nunca más se supo de él. Ante la ausencia del soberano de la Caligulis Inferior o del Sur, dicho territorio quedó anexionado y nuevamente Caligulis fue una unión unificada. Durante dos meses y medio, la población, juntamente con el ejército, reconstruyó la ciudad y la normalidad fue volviendo poco a poco. Doradus contrajo matrimonio con Sulanea, Barry hizo lo mismo con Elayne y Job II, debido a la muerte de su padre, fue ascendido al trono con la promesa de que nunca más habría más guerras en el país. Transcurrieron de esta manera tres años: - Doradus y Sulanea disfrutaban de un gran amor y fruto de éste tuvieron un hijo al que pusieron por nombre Aureo. Barry y Elayne hicieron lo mismo, aunque por el momento ella no quedó encinta. - Garrier decidió volver durante una temporada a su lugar de origen, en pleno Continente del Este,concretamente en el Cañón Helado. - Glosimonium volvió a la Isla de los Gremlins donde, al igual que Garrier, pasó una temporada en compañía de los suyos a los que no veía desde hacía mucho tiempo. Fue durante ese tiempo cuando conoció al que sería el futuro esposo de su hermana, Gzamón. Quedaba por saber en que paradero se encontraba Cobra Snake, y de eso precisamente tratará la II Época, que tiene lugar tres años después de la derrota de Melenos en Mesarix


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.