criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Suicidio Concertado
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  humor > SexualesEL FABULOSO MUNDO DEL PORNO

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 22 de Diciembre del 2005

Desde entonces este relato ha sido leido 7,908 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 68 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: humor > Sexuales
  Titulo:

EL FABULOSO MUNDO DEL PORNO Relato basado en hechos reales De ÓSCAR VALDERRAMA CÁNOVAS Digamos que hace poco lo dejé con una chica de ojos verdes que, prácticamente, acababa de conocer. Se fue, sencillamente partió hacia los brazos de su anterior compañero. Puede que le pareciese difícil la idea de cuidar de alguien con actitudes tan pueriles frente a la vida; sí, por qué no decirlo, yo soy un outsider o algo parecido, con un comportamiento homenaje a todos los personajes de esos seriales juveniles donde estudian en los bares. Me entró un ataque de ansiedad que acabé en una clínica evangélica embutido en bromazepam, un tranquilizante ansiolítico. La chica había inundado mi corazón de su esencia, y mi mente con sus recuerdos. Llamé a un amigo libanés que tenía un local de música salsa, esa noche hacían una fiesta privada y podía necesitar mi ayuda tras la barra. Aparecí por el tugurio y me puse una minúscula camiseta en lycra negra que dibujaba mi cuerpo proporcionándole grandes atributos. Empezaron a encontrarse por allí una cantidad innumerable de freakys disfrazados para la ocasión. Bueno, debo decir que era una fiesta de disfraces donde se daban regalos de El amigo invisible, curiosa y estúpida costumbre (ejemplo claro del consumismo idiota) que se basa en regalarse cosas entre un grupo de amigos y sin saber de quién es cada regalo; para eso también se podría realizar, semejante liturgia, entre completos desconocidos. Se acercó a la barra una mujer joven preciosa de ojos almendrados y erótico acento porteño para regalarme los oídos con su suavidad aterciopeladamente parlante. Después de coquetear unos minutos, me hizo un gesto para que acudiese al lavabo; allí acabó cerrando la puerta, sacándose toda la ropa y colocándome un preservativo en el glande. Luego me sometió a una ronda selecta de felaciones interrumpidas por algún que otro besito desde mis pezones al abdomen. Al salir del cuarto mi jefe empezó a aplaudirme, mientras brindaba su lata de redbull acompañando la mejor de sus publicitarias sonrisas. Seguí trabajando y sirviendo las últimas bebidas, que podían consumir después de largas horas de ronda en la jarana. La argentina volvió a aparecer para insinuarme otra escapadita al cuarto del placer (pecado). Yo acepté y corrí, cerrando yo esta vez la puerta. Entonces se quitó su minúsculo tanga rojo para ponerme el culo en pompa como si fuese el objetivo de un acorazado en la segunda guerra mundial. Pude alcanzar diana con la ayuda de una crema que sacó de entre sus manos; todavía no sé cómo pudo lograrlo, un misterio de dónde saco el tubo de vaselina. Al volver a la barra escuchaba reiteradamente los coros con mi nombre, en plan de halago y admiración por parte de todos los freakys embriagados del lugar. Antes de irse la porteña, bailamos una romántica canción y se apuntó mi teléfono con la promesa de llamarme. Al día siguiente me desperté y, sin despejarme, llamé a mi amigo libanés para decirle que me había enamorado (vamos, una explosión de endorfinas en estado puro) y que en cuanto me llamase me casaba con ella. Me contestó con una pregunta que si no conocía el porqué de la fiesta. Yo le dije que era el famoso amigo invisible. Me dijo que efectivamente tenía razón, pero que sobretodo lo hacían entre compañeros de empresa; y que todos los que, la anterior noche, estaban reunidos trabajaban para una productora de cine porno.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.