criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  eroticos > VoyerismoCon la gerente de recursos humanos

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 10 de Noviembre del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 8,096 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 36 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: eroticos > Voyerismo
  Titulo:

La historia que les voy a contar es verdadera. Esto ocurrió el día lunes de seis de octubre. Llegué temprano a trabajar como todas las mañanas a montar mi estación de trabajo para cunado empiece a llegar gente los pueda atender bien. Bueno, como a las ocho de la mañana me llamaron de recursos humanos que tenían que preguntarme unas cosas sobre los años que llevaba ahí. Como yo tenia tanto tiempo en la ferretería sabía muchas cosas. Fui y a quien encontré fue a Sandra que andaba puesto una blusa blanca que dejaba ver todo y una enagua negra ajustada a la cintura. Le dije hola al cual ella correspondió, le pregunté que cuáles eran las preguntas que me quería hacer y ella me respondió que varias, que cómo llegué al trabajo, quiénes conocía, cómo me llevo con ellos y demás preguntas que no van al caso. Ya empecé a contarle y me dijo qué interesante, mientras cruzaba las piernas y yo traté de ver que andaba puesto sin que se diera cuenta y hablamos por media hora cuando llegó mi jefe y le dijo que me ocupaba para descargar materiales dijo OK, hablamos más tarde al cual asecté y me fui. Cuanto más pasaba la mañana, me la imaginaba sin ropa ver esa piel trigueña con sus ojos negros, su cabello negros lacio que le llegaba a media espalda, esos pechos paraditos y con el pezón rosadito tomarla de su pequeña cintura y chuparle toda la vagina. Ya estaba tan excitado que por dicha nadie se dio cuenta cuando terminé como a la una, le dije al jefe que terminamos entonces él me dijo: ve a ver qué quiere Sandra, yo le dije OK. Cuando llegué a la oficina, la vi con un hombre que la estaba besando y le agarraba las nalgas al descaro, toqué la puerta, como que no vi nada y ella me dijo: mira Julio, te presento a mi esposo Rafael y lo saludé, le dije mucho gusto y él me dijo igual. Le pregunté si quería que terminara el cuestionario, ella prefería que fuera otro día. Me dijo que después, a lo cual yo le dije OK, pero antes de que te vayas, ya que sabes de computadoras,... la mía se pegó, le dije: déjeme ver por qué todas las de aquí son iguales, ya la desbloqueé y antes de irme activé la macara de la compu para que firmara todo sin que se diera cuenta y lo transferiría directo a la mía, le dije listo, al cual ella se fijó y me dijo gracias. Cuando me fui, ellos quedaron solos y así pasó todo el día, yo terminé en la ferretería. Cuando ya estaba cerrando, me tocó volverme, porque se me había olvidado que la computadora no la había apagado y nadie podía ver lo que deje ahí. Llegué a tiempo y nadie lo vio. Entonces guardé el video en un archivo protegido, así nadie podía ver lo que pasó ahí. Cuando estaba por salir nuevamente oí un ruido y me puse a ver quién andaba allí, aunque la seguridad es muy buena me corría la suerte. Revisé arriba, los pasillos, la bodega y las oficinas cuando veo una figura entrando a la de recursos humanos, me puse a seguirla andaba una llave de presión por aquello lo que menos pensé es si estaba armado. Como un gato, me quité los zapatos para que nadie me escuchara y me fijé. Cuando la vi dije quién anda ahí; Sandra se asustó y me dijo Don Julio, qué susto, que está hasiendo tan tarde aquí... Le comenté lo que había pasado y me dijo que estaba bien. Entonces le pedí disculpas y le ayudé a recoger todo lo del suelo. A ratos y a disimulos, le veía el escote y tenía unos pechos enormes que todo se veía y me levanté y le di todo lo que había recogido, al cual me dijo gracias. Al querer salir del campito donde estábamos metidos, le rosé las nalgas y me excité como cañón, al cual ella dijo Don Julio. Yo traté de disculparme, entonces me besó con esos labios que sabían a fresa. No sé si era su sabor o era el brillo de sus labios. Luego de recorrer toda mi espalda me agarró la verga, que ya la tenía dura, dura a lo cual yo le agarré los pechos y la seguí besando. Al cabo de un rato, le dije disculpe usted, estaba casada y yo también. Entonces ella me dijo que cuál era el problema, estamos lejos y que ella no le pensaba contar a nadie. Entonces, sin pensarlo, la agarré de la cintura y empecé a besarla y ella me respondía igual. Al cabo de un rato, le quité la blusa y le desabroché el sostén. Entonces le empecé a chupar los pechos, que ya los tenía paraditos tan rosaditos que se podían morder sin que se escapara nada mientras ella sólo decía si si si si si si si si más más más qué rico haaaaaaaa haaaaaaaaaaaaa mientras más los chupaba, más se excitaba. Entonces, ella bajó y me soltó el pantalón y empezó a chuparme la verga tan rápido que me sentía como en el paraíso. Me pasaba su lengua de abajo hacia arriba y yo sentía delicioso, luego me chupó los testículos tan rico que ya me sentía que me venía encima de ella. Cuando continuó con mi verga le agarre la cabeza y la obligué a tragarse toda la verga, a ella le fascinaba mucho luego se levantó y la volví a besar, mientras que ella me masturbaba yo le precionaba los pechos. Al cabo de un rato, le quité la enagua y tenía un blumer blanco, el cual ya tenía mojado y empecé a chuparle la vagina. Ella sólo gemía y se tocaba los pechos, mças le gustaba, lo único que yo escuchaba era más más más, aaaaaaaaaa, haaaaaaaayyyy ,hhhhhhaaaaaaaaaaaayyyyyyyy, ese fue el grito más largo que dio. Al rato, me quitó, me siguió besando, me dijo dáme un respiro. Ya estábamos sudados y eso me encantaba más que nada. Al rato me dijo quiero tu verga dentro de mí, a lo cual ya tenía pensado me dijo qué rico, está toda grande y gruesa, que si sólo con mi esposa compartía todo eso; entonces no le contesté y empecé a metérsela tan despacito que ella hacía mmmmmmmm mmmmmmmm mmmmmmmm qué rico, más más más, entonces seguí metiéndole la gran verga hasta que sentí mis testículos tocar su vagina. Ella la tenía pequeña, después de esto ya no. Así se la estuve metiendo y sacando, eso le fascinaba luego más rápido más rápido más rápido, y ella sólo gritaba haaaa haaaaaaaa haaaaaaaaaa haaaaaaaa haaaaaaaaaa, sus pechos le rebotaban, parecía que se le iban a despegar. Entonces, ella se los agarró como pudo, así le hice varias posiciones de lado, de torniquete, entrelazados, le levantaba los pies y se los sujetaba y ella me decía que la dejara descansar, que ya no podía más, a lo cual no hice caso y se la hundí hasta dentro de un sólo golpe, el cual ella pegó un grito HAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAaaaaayyyyyyyyyyy y se desmayó. Al rato, cuando se despertó, me preguntó qué le había pasado; entonces le conté y me dijo que si sabía más pocisiones en la cual ella le tocó estar encima mío y me cogió tan rico que me regué dentro de ella. Cuando ella trató de salirse para tragárselo, la agarre de la cintura y todo mi semen fue a parar dentro de su vagina. Luego ella cayó encima mío y la abrasé, la besé y ella me dijo por qué no me soltaste... Entonces le dije que así tendría un recuerdo mío, ella dijo que pagaría si quedaba embarazada, a lo que no me preocupé. Entonces ya la solté y ella se levantó cuando yo me levanté, se quedó un momento sin hacer nada. Luego me dijo disculpa, sé que estoy tan excitada y nerviosa que no sabía qué hacer. Yo le dije tranquila y ella se olvidó de todo y me siguió besando, a lo cual yo me volví a excitar tanto que en esta ocasión la tenía mucho más dura que antes y se la volví a meter sin importarme nada. Al cabo de un rato, nos quedamos quietos mientras nos besábamos y acariciábamos. Tanto sudor nos corría que ya teníamos mojada la alfombra de la oficina. Luego le pregunté que si se la habían metido por el trasero, a lo cual ella me dijo nunca, ni mi esposo había podido metérmela. Entonces le dije que se colocara de perrito, ella me dijo que no la metiera y yo le dije que se la metería por la vagina y ella me dijo cómo. Entonces empecé a metérsela por la vagina tanto tanto que ella estaba como a mil, mientras se la metía le decía al oído sabes qué rico se siente meterla, ella me decía que sí pero yo le dije qué rico culito todo duro, y ella me decía entre excitada y consciente no, no, por favor. Entonces le enpesé a chupar la vagina de abajo hacia arriba hasta llegar al culo. Ahí le chupaba el asterisco y ella lo estaba disfrutando y así estuve varias veces, hasta que empecé de nuevo dentro de la vagina y otra vez cuando ya la vi excitada del todo le dije tu culito quiere sentir lo que siente la vagina, aaay qué rico ese culito penetrado huuyyy que rico va a sentir, y ella mas se excitaba a un punto que me dijo desesperada méteme tu verga en mi culo, métemela que ya estoy como loca de la desesperación. Sin pensarlo se la metí tan rápido que ella pegó otro grito pero de dolor aaaaaaaaaaaayyyyyyyyyyyy, se encorvó para atrás de una manera que sus pechos quedaron firmes por un momento, y luego se desmayó nuevamente. Yo continué metiéndosela por el trasero, le salió un poco de sangre pero no me importó y se la metía más y más adentro. Al cabo de un rato, reaccionó y sintió mi gran verga en su culito. Eso le fascinó, ella empezó a moverse tan rápido que ya me volvía a venir a dentro de ella. En esta ocasión, ella se salió y se volvió hacia mi verga, en lo cual me regué nuevamente en su boca y se tomó todo el semen, me dijo qué rico. Al cabo de un rato, ya nos vestimos y cuando íbamos saliendo, le pregunté por que se preocupa de que me regué dentro de ella y ella me dijo es que mi esposo es estéril y todavía no lo había operado para hacerlo y inseminación artificial. La dejé en su carro y nos fuimos por lados distintos. Al cabo cuando llegué a mi casa vi la computadora, sin que mi esposa se diera cuenta de lo que me había llegado. Cuando vi el video desde temprano hasta el momento que lo hice con Sandra me excité, otra ves que cuando terminé le tocó a mi esposa y adiviné le tocó pasa doble por los dos lados, luego les contaré lo que les hice a los cuatro en la siguiente ocasión. Continuará...


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.