criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  ficcion > SnuffCombatiente --Re-edición--

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 28 de Septiembre del 2004

Desde entonces este relato ha sido leido 1,456 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 9 votos.

Los visitantes han dejado escritos 7 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: ficcion > Snuff
  Titulo:

COMBATIENTE -- Re-edición -- 6.6.1944.-Todo empezo una mañana fría cuando el sonido de una sirena despertó a todo ser viviente en la zona. Una niebla muy espesa cubria todo el terreno y de vez en cuando se veía un rayo de sol que moría antes de que apenas se puediera ver, de fondo se escuchaban el sonido ensordecedor de los bombas cayendo una y otra vez, el traqueteo de las ametralladoras. De vez en cuando pasaban aviones de combate sobre nuestras cabezas e involuntariamente agachabamos las cabezas, era automático. Al momento de salir de la base estabamos formando filas para subir a los camiones que nos llevarían hasta el puerto. Las caras de mis compañeros produjeron una sensación muy díficil de describir, era algo como un pellizco muy profundo en el estómago y me empezó a doler el cuerpo de tal manera que poco faltó para que me desplomase en el suelo. De pronto, llegó el Coronel Jhonsson y nos dio un pequeño discurso: ''Hijos me alegra verlos aquí dispuestos a ir a un destino indeciso para todos, ha llegado el momento de que les diga a donde nos dirigimos muchachos; ustedes han sido elegidos para embacarse en la Gran Cruzada de nuestra Era, estamos en 1944 y desde 1941-1943 han pasado muchas cosas, los Nazis han sufrido muchas derrotas en el Frente de batalla y en este momento vamos a infligirles la derrota mas grande su tiempo. Nos dirigimos a Normandía, donde los alemanes se han hecho fuertes y han fortificado sus posiciones. Solo les digo una cosa hijos; tengan cuidado.'' Después de esto, subimos a los vehículos anfibios. Hacia frío, llovia y todos estabamos asustados. El Coronel nos dijo que quedaba poco para desembarcar. Las caras que antes reflejaban miedo por lo desconocido ahora mostraban terror por lo que veían. Es irónico, el tener miedo por lo que no se ve y tener terror por lo que se ve... Entonces resonó la voz del Coronel, era una voz áspera pero a la vez autoritaria y que infundía valor y esperanzas; dijo: ''¡Faltan 30 segundos para llegar a la playa!'' Ese tiempo se hizo eterno para todos nosotros que ya escuchabamos y veiamos el fuego de las ametralladoras y los morteros. En ese momento, la rampa del vehículo se abrió... Se hizo el silencio.... De repente el Coronel mandó que bajasemos, en ese instante las ametralladoras volvieron a sonar y todos los que habían bajado cayeron, hundiéndose en las frías aguas normandas. Yo, desobedeciendo una orden, me quedé dentro del vehículo temeroso de lo que pudiese ocurrir y luego me alegré de haber desobedecido. Entonces bajé al agua, estaba helada. Me escondí detras de una especie de aspa, y fuí afortunado porque inmediantamente después eso, cayó un mortero delante mio.... En ese momento, sentí un silencio un tanto extraño, todo iba más lento de lo normal, por todos sitios había cuerpos destrozados, soldados gritando de dolor....y un largo etcétera que prefiero no recordar.... De repente volví a la realidad que era todavía mas cruenta que en ese instante en el que me quedé sin oido. Había algo extraño, iba corriendo cubriendome de los disparos como si fuese una máquina, el grupo de soldados que iba conmigo ya había caído y me encontraba solo en medio del campo de batalla...En ese momento, salió el Sol y entonces se vió la realidad al completo en aquel bello pero horrible lugar... Gracias a la luz del Sol, pude ver el objetivo de aquella misión sin sentido aparente; alli estaba nuesto objetivo al que solo los que tuviesen suerte podrían llegar....la Alambrada, pero no era una alambrada normal, era una alambra doble, con espinas y rodeada de cráqueteres de impacto, que ofrecían cierto cobijo de los disparos enemigos y los morteros. Cogiendo aire empezé a correr sin rumbo y sin sentido hasta que llegúe a la alambrada, en la cual me encontré con alguíen conocido, el Coronel Jhonsson estaba allí con un grupo de soldados cuyos rostros reflejaban el terror de aquella situación y a la vez la alegría y la esperanza de seguir vivos en aquel ''lugar''. Entonces el Coronel me mandó a coger unos explosivos para poder volar la alambra, los explosivos estaban a unos 5 metros de la alambrada, era peligroso pues había que volver hacía atrás...pero tenía que hacerlo, no podía volver a desobedecer otra orden de un superior. Decidí salir y en ese preciso momento, sentí un escalofrío, una sensación que nunca antes había sentido, era un sensación que me quemaba la pierna, me quemaba muchísimo y me dolía a rabiar. Decidí mirar, un sudor más frio de lo normal me recorría la espalda, y ví como tenía toda la pierna ensangrentada...Me habían dado. Siento como si fuese un taladro perforando la pierna, un dolor indescriptible....Entonces se me nubló la vista, la cabeza me zumbaba y otra vez me quedé sordo.....Me desplomé, poco a poco los ojos se me fueron cerrando, y fui sintiendo un sueño muy muy profundo, hasta que ya no sentí nada más. Me había desmayado y había perdido mucha sangre.... Se hizo el Silencio de nuevo, poco a poco fui abriendo los ojos, la cabeza me seguía doliendo pero no tanto como antes. La visión del campo de batalla me dejó una sensación indescriptible, cuerpos destrozados por las minas y los morteros, una cosa que me llamó la atención era que todas las armas estaban sin usar, cientos de sub-ametralladoras Thompson, M1-Grand y B.A.R tirados por toda la playa...menudo desperdicio. Esto me llevo reeplantearme el tema de la Guerra...¿Por qué hombres tan diferentes pero tan iguales investigan tanto simplemente para matar al projimo? ¿Por qué me alisté en los Marines? ¿Por qué el Hombre hace la Guerra? ¿Por qué estoy aquí? ¿Por qué...? ¿Por qué...? Estoy confuso..... ''¿Qué hago ahora?'', me dije. No me atreví a levantarme por miedo a que los Alemanes me viesen y me disparasen. Hize bien, porque al momento ya estaba escuchando sus gritos acercándose más y más. ''Hier!! Hier!!'', decían. ''Angegangen!!'', gritaban algunos. Pude distinguir al General Gerald Hofmann, estaba empuñando su pistola, una Colt 45, era famoso por eso, tenía una pistola de fabricación americana. Los soldados contaban que se la quitó a un Teniente y lo mató con ella. Mientras recordaba todo esto, me dí cuenta de que los Alemanes estaban recogiendo los fusiles y los rifles de los soldados que habían caido. Muchos de ellos se reían de lo que habían hecho... Aproveché aquella oportunidad para irme de allí, pero era muy dificil, pues observé que todavía habia soldados Alemanes en los nidos de las Mg 42, vigilando toda la zona. Me paré a observar como subir a uno de los bunkéres de los Alemanes. Era una tarea ardua, pero no me podía quedar allí eternamente tirado, mojado y herido... Poco a poco me fuí moviendo, arrastrandome entre todos los cuerpos de los soldados y amigos que había dejado allí, llegué a la base del Bunker B, donde se encontraba la mayor parte de los Alemanes. A duras penas, conseguí subir y en ese momento me arrepentí de haber llegado hasta allí...La vista que había desde aquel lugar espantoso era desoladora...no era nada comparado con lo que había que dejado allí abajo.... Tuve suerte al llegar al final de la colina, pues encontré la puerta de entrada al Búnker B. Una pregunta me asaltó la cabeza, ''¿Cómo entrar en ese lugar?''. Y luego otra más profunda, ''¿Qué hacia aquí arriba, no debería haber muerto como todos mis compañeros y amigos?¿Querría Dios que estuviese aquí?''.....No encontré respuestas en aquel momento, pero...¿Las encontraría más tarde?....Sencillamente no lo sé. En ese instante me acordé de que llevaba 2 granadas de mano, decidí utilizar una para distraer a los Alemanes, la otra podría salvarme la vida más adelante. La lanzé en la dirección opuesta donde estaba el Bunker B. Por suerta para mi, la lanzé a una trinchera de suministros de combustibles, armas y municiones, por una vez en este fatídico día me sonreía la suerte... Al estallar la granada unos 15 o 20 alemanes fueron a ver lo que pasaba, era el momento perfecto para entrar y...¿Y qué? ¿Qué iba a hacer yo solo contra un regimiento entero de Alemanes? ¿Cuál era mi objetivo ahora? Me paré a pensar de nuevo, me dió la impresión de que este fue el día en el que más había preguntado cada cosa, el día en el que más pensé como actuar antes de hacer nada, esto me llevó a otra questión, ¿No debería pensar más el Mundo antes de hacer nada? ¿No se arreglarían muchos problemas si se sencillamente nos pararamos a pensar las cosas aunque fuese un minuto? ¿Por qúe no se hace? ¿Por qúe hemos llegado a esto? ¿Por qué? ¿Por qué? Vuelvo a la confusión en la que estaba allí abajo.... Decidí ponerme en paz con Dios y que me pasase lo que me pasase sería por mis País y porque fuesemos un poco más libres...¿Puede un solo Hombre cambiar el Rumbo de una Guerra? ¿Puede hacer un solo Hombre un poco más Libre a la Humanidad? Curiosamente a estas preguntas si encontré respuesta rápidamente... La respuesta era Si... La suerte me sonreía otra vez, la puerta del Bunker B estaba abierta, decidí entrar; pero antes me puse de nuevo en paz con Dios. Es curioso, antes de llegar a este tétrico lugar no creía en Dios, pero después de todo lo que ha pasado....creo que allí arriba hay alguién que cuida de nosotros y existe. Hoy ha cuidado de mi, gracias a Él estoy aquí ahora... Estaba llegando a la entrada, pero estaba desprotegida...por suerte...Entré y ví el Centro de Comunicaciones de Normandía, estaba allí delante mio. ¿Qué podía hacer? ''!La granada de mano¡'', exclamé en alto, ahí estuvo mi error, mi fatal error..En aquel momento pasaban por allí dos Alemanes y me oyeron. Traté de esconderme, pero por desgracia me cogieron.... Aunque me tenían bien cogido, fui capaz de quitarle la anilla a la granada y lanzarla dentro del Búnker, haciendo saltar por los aires aquella radio gigantesca y a todos los Alemanes que estaban dentro.... Me llevaron delante del Gerald Hofmann, el General de la zona...todavía llevaba su Colt 45 en la mano. Estaba en su despacho, era un despacho sencillo; una mesa, una lámpara, una silla y una estanteria. Me fijé que en la mesa había muchos papeles, y pude ver unos números...Al verlos me dió un escalofrió estremecedor, allí estaba contabilizado el número de bajas que habíamos sufrido...''6:40 AM.- 125.000 soldados enemigos'' ''7:45 AM.- 110.000 soldados enemigos'' ''9:00 AM.- 85.000 soldados enemigos'' y así una larga lista de bajas...Pude escuchar que solo quedaban unos mil soldados vivos, entre heridos y desaparecidos...Pero no eran nada comparados con los 10.500 soldados Alemanes que quedaban.... El General me dijo que me mataría el mismo, por todos los problemas que le había causado... Me llevaron ante una pared alta, gris y fría....Sabía que me iban a matar...Pero otra vez me surgía la misma pregunta ''¿Por qué? ¿Por qué?...No lo se.. El General se presentó delante mía, llevaba en la mano su famosa pistola. Mientras la cargaba; toda mi vida pasó por delante de mis ojos, los compañeros de la escuela, el primer suspenso en Química, la primera novia, mi familia...recuerdos que hacían la vida preciosa y algo de lo que alegrarse... Por tercera vez en aquel día oré a Dios. ¿Por qué no podía salvarme ahora? ¿Por qué? ¿Por qué? ¿Ha nacido el Hombre para morir? Y si tenemos que morir, ¿tiene que ser así? ¿Quién tiene más Miedo en una Guerra, el que dispara y mata o el que muere? ¿Por qué? ¿Por qué parece que la Vida gira en torno a la Muerte? ¿Es qué acaso estamos destinados a Matar al Projimo? ¿Van la Vida y la Muerte cogidas de la mano? ¿Se conseguirá algo con mi muerte, con la muerte de todos los que ahora mismo están allí abajo? ¿Por qué morimos? ¿Por qué han muerto ellos? ¿Por qué voy a morir ahora? ¿Encontraré respuesta a todas estas preguntas? Quizás cuando apriete el gatillo de la pistola las encuentre... La pistola estaba ya al lado de mi cabeza....El sudor frio que sentí cuando me dieron, corría ahora por mi cuerpo, pero ahora estaba helado.... Cerré los ojos, apreté las manos y volví a pensar, pero solo me dió tiempo a meditar en esto; la Respuesta a todas estas preguntas las tenemos cada uno en su mente y corazon. No hay una sola Respuesta...Buscálas y lo entederás... - Se escuchó un disparo y el cuerpo del Combatiente calló al suelo, envuelto en sangre...Había muerto un gran hombre, un hombre sencillamente excelente y que luchó por la Libertad. Su ultimo pensamiento fue; ''...Es irónico, el tener miedo por lo que no se ve y el tener terror por lo que se ve...'' ------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------- Escrito por: Rubén Guzmán Blanco; ''Titus RayBen''


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.