criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    yo... su princesa
    Como escapados de un ..
    Sin ti no soy nada
    Otra vez, la dulzura ..
    Celos De Verdad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  ficcion > SnuffCombatiente --Re-edición--

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 28 de Septiembre del 2004

Desde entonces este relato ha sido leido 1,616 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 9 votos.

Los visitantes han dejado escritos 7 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: ficcion > Snuff
  Titulo:

COMBATIENTE -- Re-edición -- 6.6.1944.-Todo empezo una mañana fría cuando el sonido de una sirena despertó a todo ser viviente en la zona. Una niebla muy espesa cubria todo el terreno y de vez en cuando se veía un rayo de sol que moría antes de que apenas se puediera ver, de fondo se escuchaban el sonido ensordecedor de los bombas cayendo una y otra vez, el traqueteo de las ametralladoras. De vez en cuando pasaban aviones de combate sobre nuestras cabezas e involuntariamente agachabamos las cabezas, era automático. Al momento de salir de la base estabamos formando filas para subir a los camiones que nos llevarían hasta el puerto. Las caras de mis compañeros produjeron una sensación muy díficil de describir, era algo como un pellizco muy profundo en el estómago y me empezó a doler el cuerpo de tal manera que poco faltó para que me desplomase en el suelo. De pronto, llegó el Coronel Jhonsson y nos dio un pequeño discurso: ''Hijos me alegra verlos aquí dispuestos a ir a un destino indeciso para todos, ha llegado el momento de que les diga a donde nos dirigimos muchachos; ustedes han sido elegidos para embacarse en la Gran Cruzada de nuestra Era, estamos en 1944 y desde 1941-1943 han pasado muchas cosas, los Nazis han sufrido muchas derrotas en el Frente de batalla y en este momento vamos a infligirles la derrota mas grande su tiempo. Nos dirigimos a Normandía, donde los alemanes se han hecho fuertes y han fortificado sus posiciones. Solo les digo una cosa hijos; tengan cuidado.'' Después de esto, subimos a los vehículos anfibios. Hacia frío, llovia y todos estabamos asustados. El Coronel nos dijo que quedaba poco para desembarcar. Las caras que antes reflejaban miedo por lo desconocido ahora mostraban terror por lo que veían. Es irónico, el tener miedo por lo que no se ve y tener terror por lo que se ve... Entonces resonó la voz del Coronel, era una voz áspera pero a la vez autoritaria y que infundía valor y esperanzas; dijo: ''¡Faltan 30 segundos para llegar a la playa!'' Ese tiempo se hizo eterno para todos nosotros que ya escuchabamos y veiamos el fuego de las ametralladoras y los morteros. En ese momento, la rampa del vehículo se abrió... Se hizo el silencio.... De repente el Coronel mandó que bajasemos, en ese instante las ametralladoras volvieron a sonar y todos los que habían bajado cayeron, hundiéndose en las frías aguas normandas. Yo, desobedeciendo una orden, me quedé dentro del vehículo temeroso de lo que pudiese ocurrir y luego me alegré de haber desobedecido. Entonces bajé al agua, estaba helada. Me escondí detras de una especie de aspa, y fuí afortunado porque inmediantamente después eso, cayó un mortero delante mio.... En ese momento, sentí un silencio un tanto extraño, todo iba más lento de lo normal, por todos sitios había cuerpos destrozados, soldados gritando de dolor....y un largo etcétera que prefiero no recordar.... De repente volví a la realidad que era todavía mas cruenta que en ese instante en el que me quedé sin oido. Había algo extraño, iba corriendo cubriendome de los disparos como si fuese una máquina, el grupo de soldados que iba conmigo ya había caído y me encontraba solo en medio del campo de batalla...En ese momento, salió el Sol y entonces se vió la realidad al completo en aquel bello pero horrible lugar... Gracias a la luz del Sol, pude ver el objetivo de aquella misión sin sentido aparente; alli estaba nuesto objetivo al que solo los que tuviesen suerte podrían llegar....la Alambrada, pero no era una alambrada normal, era una alambra doble, con espinas y rodeada de cráqueteres de impacto, que ofrecían cierto cobijo de los disparos enemigos y los morteros. Cogiendo aire empezé a correr sin rumbo y sin sentido hasta que llegúe a la alambrada, en la cual me encontré con alguíen conocido, el Coronel Jhonsson estaba allí con un grupo de soldados cuyos rostros reflejaban el terror de aquella situación y a la vez la alegría y la esperanza de seguir vivos en aquel ''lugar''. Entonces el Coronel me mandó a coger unos explosivos para poder volar la alambra, los explosivos estaban a unos 5 metros de la alambrada, era peligroso pues había que volver hacía atrás...pero tenía que hacerlo, no podía volver a desobedecer otra orden de un superior. Decidí salir y en ese preciso momento, sentí un escalofrío, una sensación que nunca antes había sentido, era un sensación que me quemaba la pierna, me quemaba muchísimo y me dolía a rabiar. Decidí mirar, un sudor más frio de lo normal me recorría la espalda, y ví como tenía toda la pierna ensangrentada...Me habían dado. Siento como si fuese un taladro perforando la pierna, un dolor indescriptible....Entonces se me nubló la vista, la cabeza me zumbaba y otra vez me quedé sordo.....Me desplomé, poco a poco los ojos se me fueron cerrando, y fui sintiendo un sueño muy muy profundo, hasta que ya no sentí nada más. Me había desmayado y había perdido mucha sangre.... Se hizo el Silencio de nuevo, poco a poco fui abriendo los ojos, la cabeza me seguía doliendo pero no tanto como antes. La visión del campo de batalla me dejó una sensación indescriptible, cuerpos destrozados por las minas y los morteros, una cosa que me llamó la atención era que todas las armas estaban sin usar, cientos de sub-ametralladoras Thompson, M1-Grand y B.A.R tirados por toda la playa...menudo desperdicio. Esto me llevo reeplantearme el tema de la Guerra...¿Por qué hombres tan diferentes pero tan iguales investigan tanto simplemente para matar