criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  ficcion > SnuffCataclismo

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 23 de Septiembre del 2004

Desde entonces este relato ha sido leido 1,650 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 10 votos.

Los visitantes han dejado escritos 6 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: ficcion > Snuff
  Titulo:

Inconsciencia suelo mostrar cuando lo que pasa no me importa en absoluto. Puedo llegar a ser bastante efímero en esas situaciones y a veces incluso agobiante… El hecho es que me gusta ser así. Creo que es debido a que me hace diferente. Diferente a lo que otros piensan, diferente a los demás, diferente ha como se suele ver la vida y es por eso que me gusta ser así. O, ¿Es que acaso la vida tenemos que verla de la misma manera siempre? Son las Siete en punto de la mañana. Acaba de sonar el despertador para ir al trabajo matutino, el día a día empieza el Lunes y acaba el Jueves, y digo que acaba el Jueves porque solo de pensar que el Viernes es el ultimo día, las fuerzas de toda la semana me salen en Viernes. Lo más fastidioso es aguantar a la misma gente diariamente, por eso existen los fines de semana para desahogarnos de la rutina que nos encierra en un mundo que a la vez se comprime en repetición. Y si no… ¿Qué vemos diariamente en la televisión? Siempre es lo mismo. Bombas caen a diario, y sin embargo apenas notamos nada, porque estamos con el culo bien asentado en nuestra tierra. Pero por desgracia mueren millones de personas, entre ellas niños sin culpa alguna y todo por una estupida palabra… Poder. Pero a fin de cuentas no se soluciona nada a estas alturas mediante el diálogo, y menos voy a solucionar yo, que soy un enclenque dominado por las presiones diarias del mundo. Por eso hoy he tomado una decisión. Mi vida va a cambiar por completo gracias a la resolución que he optado. Cambios importantes se avecinan. En primer lugar… voy a comenzar con esto…-dice dirigiéndose a la televisión, pero de repente llaman al teléfono- ¿Quién es? “Phill! Te llamo desde la oficina, tienes que venir rápido, el jefe ha tropezado con la secretaria que se le ha puesto en medio y ha caído de cabeza por las escaleras… está ingresado en el hospital con un grave coma craneal. No creemos que dure un día siquiera.” Vaya! A buenas horas. Bien, tiraré directo para el hospital y después volveré al trabajo. Adiós Vicky.-y colgó.- El destino se ha colocado justamente en mitad de mi vida, mi jefe va a morir ahora que tenía en mente una planificación total, justo en la que entraba mi querido jefe también. Iré a desearle un largo viaje. -Y con eso se marchó camino al hospital. Una vez allí…- ¿Por qué los hospitales no huelen a ambientadores? Nunca hay fragancias perfumadas para un sitio que es acogido por miles incluso puede que millones al año. La habitación 307, justo la que tengo enfrente. Parece que está solo. No hay trabajadores ni familiares, este hombre nunca se dio a desear. En el fondo lo siento por el. Hola mi queridísimo jefe, que tal se encuentra hoy, buenos días. Vaya, como siempre con menos modales que un niño pequeño. Claro, tiene usted tanto dinero que incluso los modales invierten en bolsa y por eso están tan ocupados. He venido como todos los días para pasarle los informes de la empresa. Ponga oído porque no me gusta repetir aunque se que es usted un poco sordo. Hoy podríamos catalogar este día como día X, día en el que usted desgraciadamente ha caído por la escalera debido a un tropiezo desafortunado con su secretaria. Que pena. Entre usted y yo… ¿De verdad quieren que nos creamos esa trola? En realidad usted va a morir porque su secretaria es demasiado adelantada en todos los conceptos, y sabemos que no está para muchos trotes después de los problemas considerables que ya ha tenido de corazón, y más aun engañando a su mujer, por cierto… muy mal engañada porque sabía perfectamente el rollo con la secretaria. Pero en realidad lo que mas pena me da es el hecho de que la secretaria no lo hace por quererle, ni lo hace por amor… ni siquiera por morbo. ¿Es que no se ha dado cuenta? No voy a agobiarlo más con este tema… Sigo con el informe de hoy… y… Vaya! Parece que ya he llegado al final. Ha habido poco movimiento. Claro! Aun no he ido a la oficina. Oh! Pero parece que aun hay una cosa mas, ah si! Se me olvidaba, y con esto ya me marcho… …Hoy porque usted me ha dado el día… pero mañana…mañana las cosas van a cambiar en la oficina. Y se que su hijo ocupa su puesto de jefe en su lugar y que ni siquiera le importa usted, la verdad es que a mi tampoco… pero mañana, todo va a cambiar, empezando por un cambio de jefe, digamos, su hijo por mi. Es un principio. Descanse amado jefe. -Y así se marchó posando su mano sobre el pecho del que fue su Jefe durante 5 años- Mientras caminaba por la Calle veía mucha gente, toda distinta pero a la vez toda era igual. Hay gente que no tiene dinero, gente que aparenta tenerlo, gente que lo tiene; niños que juegan con niños, niños que juegan consigo mismos y niños que no juegan; hay personas mayores, personas de mediana edad, hay jóvenes...Y simplemente hay gente que no existe... Pero todo va a cambiar a partir de hoy... Lo tengo todo Aquí... Entrando por la puerta de la oficina todo el Mundo me miraba de una manera muy rara... Se lo que estáis pensando que yo soy el único tío rarito que trabaja aquí... El único que se preocupa por los demás... Si.....eso es lo extraño en el mundo en el que vivimos; el preocuparse por los demás, ¿es acaso un signo de rareza, de debilidad? .... Todo esto iba meditando mientras me dirigía hacia la silla de mi escritorio...cada día este sitio está más raro... o..... ¿Soy yo el raro?.... (Mientras encendía su ordenador, empezó a pensar en su Jefe, bueno mejor dicho, ex-Jefe; en todo lo que le había hecho no solo a él, sino a muchos compañeros más: abusos y más abusos, fraudes bancarios, no hacia caso de las leyes contra la Contaminación atmosférica, sino que al contrario hacia lo sumo posible por hacer ver que las incumplía); ''Y un largo etc. que ahora mismo no logro recordar...'', musitó. Son las 12:45 de la mañana, hace un calor insoportable y el Sol pega fuerte y gracias a la cristalera, que está increíblemente sucia... ¿por qué está tan sucia si la limpiaron ayer?; los rayos del sol entran directamente y dan directamente en mi mesa... y hace que esté pasando un calor indescriptible. ''¿¿Dónde está la Capa de Ozono?? Seguro que el ''agujerito'' de hace unos años se ha convertido ahora en... no sé con que lo puedo comparar... ¿Es qué acaso se pueden comparar una cosa tan importante como es Esto, de la que dependemos Todos nosotros con algo tan minino como...no se... algo de menos importancia...? Hay muchas cosas que tienen menos importancia... Por ejemplo, este antro...pero esto cambiará, si cambiará y mucho...'', dijo mientras iba hacia la fuente para beber un poco de agua. -¿Que quieres conseguir visitando al Jefe?-me dice una voz gruesa de detrás mía.-El puesto que tienes no va a cambiar, y mas ahora que el hijo es el nuevo Jefe. En tu lugar, las cosas pueden ir a peor. Me lo dice en tono humillante, lo sé. Lo hace así porque me tiene envidia y sabe que soy mejor que el, pero en realidad tiene algo de razón en sus palabras, sabemos que con el hijo como nuevo Jefe, poco tenemos que hacer aquí. La cosa va de tirano a tirano mayor. -Lo que yo haga es mi problema, y tu no eres nadie en mi vida para que yo tenga que darte explicaciones.-le digo arrogantemente -Tranquilo Phill, ya se que no soy nadie, y a mi no me tienes que dar ninguna explicación simplemente te lo digo porque por hacer esa visita no has llamado a nadie y has llegado tarde al trabajo. Y el “nuevo Jefe” desea una explicación, me ha mandado llamar para que te lo diga- me dice el orondo compañero. Aun así siento su ansia de envidia, y ya me ha demostrado lo que es, así que no me queda mas remedio que soltarme de mis riendas y decirle las cosas a su cara. -Ahora le lames el culo al hijo hasta el extremo que te tiene de enviado para los recados. ¿Cuánto te paga? Dos bocadillos?, quizás tres?, Sigue así en tu carrera y llegaras lejos mi querido y orondo compañero- digo así y me voy dejándolo parado y tieso ante la fuente que bebía. Ahora pienso que puede ser que mañana no tenga mejor posibilidad que esta para realizar mi plan. Quizás deba de adelantarlo y cometer mi pericia ahora mismo. Respiraré profundo y así haré. Ha llegado el momento. Una vez dentro de aquel antro de aspecto brillante pero a la vez repulsivo, siento como una especie de fuerza que me echa para atrás. La impresión no debe de asustarme, pero hay algo aquí que me dice que no va a salir bien lo que planeo. ¿Debería de hacer mañana lo que pienso? A lo mejor mañana no tengo esta oportunidad. Acataré las consecuencias vengan de la forma que vengan. -Siéntese, señor Phillip Manson. Vaya apellido el suyo.- Hace un chiste el nuevo jefe para acomodar la situación. Seguro que me ve tenso. Hago lo que dice. Pero será esa quizás la última orden que me dé en su vida. -He observado en ciertas ocasiones su retraso continuo a esta oficina, y antes, claramente, no podía decirle nada porque yo no era el Jefe, era mi padre, y mi padre era muy benevolente para sus empleados. Pero como usted sabrá mi padre ya no está entre nosotros, me acaban de llamar hace 10 minutos diciéndome que acaba de morir. Así pues, ahora, las normas las pongo yo y se acatan como yo las dicto. Esto es solo un aviso, tranquilo, le doy una sola oportunidad para que llegue a tiempo a la oficina todos los días, sino lo cumple, lo despediré sin mas. Estoy en mi derecho y usted lo sabe. Lo malo de todo es que dice la verdad. Pero eso no quita que sea un tirano malvado. No creo que aguante más. Debo de hacer lo que pienso. -Eso es todo, puede marcharse.- Dijo el Jefe mirando a unos papeles de su mesa y levantando el brazo en tono despectivo. En ese mismo momento entró el delegado principal llevando unos papeles sobre un nuevo producto “contaminante” que aporta más dolor a esta capa. Esos papeles son de alto secreto y nadie tiene acceso a ellos, ni siquiera a salir del edificio con ellos. Se que si algún día saliera con ellos, se desvelarían muchas de las cosas peligrosas que matan el sistema. Haría un bien para la sociedad, y ya no hay mejor oportunidad que esta para culminar este cataclismo interior. -¿No me ha oído Señor Manson? Se puede marchar- Repite extrañado el idolatrado nuevo jefe. -Inconsciencia suelo mostrar cuando lo que pasa no me importa en absoluto. Puedo llegar a ser bastante efímero en esas situaciones y a veces incluso agobiante… El hecho es que me gusta ser así. Creo que es debido a que me hace diferente. Diferente a lo que otros piensan, diferente a los demás, diferente ha como se suele ver la vida y es por eso que me gusta ser así.- Digo tranquilamente. De repente doy un salto hacia el delegado y cojo los papeles. Noto en la cara del Jefe la situación tan apretada en la que nos encontramos todos. Sobre todo el. Es el momento de la verdad. El momento crucial, Tu culminación. Solo puedo hacer una cosa, no es que sea muy inteligente, pero de seguro contribuiré a mi felicidad interior y a la de muchas personas, muchas Ong´s y muchos pensadores de la vida de verdad. Tomo carrera y salto por la cristalera del despacho precipitándome al vertiginoso y alto suelo desde el piso 18. Probablemente no sienta nada, será el momento, pero será mi momento de gloria. -¡Lo hago por el Planeta!- decía hasta precipitarse contra el suelo estallando sin dejar pulso en su corazón destrozado, apenas quedaba nada de esta persona, llamada en su día, Phillip Manson. Por la ventana del piso 18 miraba atónito el jefe hacia lo que era una mancha roja en el lejano suelo. -Ve ahora mismo y tráeme esos papeles!! Corre!!- le decía muy alterado al delegado el cual hizo lo que se le mandó. En ese momento llegó la policía que por suerte pasaba cerca. Hacían a un lado a los que miraban y a los que no querían mirar. Una mano que quedaba más o menos entera, conservaba muy agarrada un papel el cual no soltaba. El policía lo cogió con asco y tacto y se puso a leer lo que contenía. -¿Qué pone?- decía el compañero. -No entiendo nada. Son formulas científicas y composiciones de lo mismo.- contestó el otro. En ese mismo momento llegó extasiado el delegado y vio al policía con el papel. ¡Que desgracia! Se decía a si mismo. -Oiga, déme ese papel.- dijo envalentonadamente. -Aquí ha pasado algo gordo. Tenemos a un tipo reventado en el suelo y este papel lo llevaba en la mano, así que es difícil que se lo dé. Va a pasar por muchas manos este papel, desde científicos hasta jueces y si hay algo aquí que atañe a más personas… veremos que pasa.- contestó el policía que seguidamente llamaba a una patrulla y una ambulancia para recoger lo que quedaba de Phillip Manson. Después de minutos, el delegado volvió al despacho del Jefe. -¿Y bien?- Preguntó el Jefe. -Estamos perdidos- Respondió el delegado con cara de horror. Lo próximo que queda es decir que meses después todos los que allí trabajaban se quedaron en el paro y más de uno tuvo que dar respuestas a la policía. Y otros las respuestas las dieron en la cárcel. Pero aun siendo trágico el suceso, a la vez se contribuyó a un bien aunque en menor nivel a la sociedad. Sea de la forma que sea, era un bien. O… ¿Es que acaso la vida tenemos que verla de la misma manera siempre?


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.