criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
    Valiente Guerrero, Mo..
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  fantasia > RolBuena Partida

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 24 de Agosto del 2006

Desde entonces este relato ha sido leido 1,508 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 7 votos.

Los visitantes han dejado escritos 1 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: fantasia > Rol
  Titulo:

¡¿Donde está la niña?! repito, ¡¡¿dónde está la niña?!! *Cargando expediente…* Matt O`neal, agente especial de policía, trasladado hace un par de meses de Texas a Washington DC. Ha tomado el caso de más de treinta criminales encubiertos; especializado en misiones nocturnas, equipado con un rifle, dos 9mm y una carga de bombas de gas. Domina gran variedad de artes marciales. Saludable. -Encontramos el auto del sospechoso a las afueras del Motel *PinkDreams* capitán… Matt no lo pensó dos veces al virar su motocicleta y cambiar abruptamente de carril para ganar tiempo; esta vez su misión consistía en el secuestro de la pequeña Christine, hija de un importante diputado del estado que, impotente, vio cómo la niña era arrebatada entre la multitud en una de sus apariciones públicas, según sospechan las autoridades, extorsionistas de la famosa red “Daemon Steel”. Feo, olvidado, una parodia del extravagante debut que tuvo en sus tiempos de gloria, el *PinkDreams* estaba ahora rodeado, más que de espectadores y bailarinas exóticas, de una docena de patrullas de policía y un escuadrón completo de oficiales listos para actuar a la primera orden. Después de hacer el llamado las tres veces estipuladas, reuní a mi equipo y les recordé paso por paso toda la estrategia de asedio. “¡Tres!” La puerta no cedió, era inútil; intentaron con la llave maestra pero no, todas las entradas estaban selladas por dentro. -¡Miren! *Cargando expediente…* Johnny González, agente de policía de Miami, trasladado hace un par de meses a Washington DC para seguir el rastro de los “Daemon Steel” después del brutal asesinato de un importante jurista en plena vía pública; ha tenido entrenamiento en alta montaña, es buceador profesional y maestro en ciencias forenses. Una ventana parecía estar abierta, pero justo cuando se percataron de esto una ráfaga de fuego cayó sobre ellos. -¡¡¡Posición!!! Los agentes se ocultaron rápidamente tras sus patrullas, menos uno de ellos que yacía agonizando en mitad de campo, con un demoledor impacto de bala en su pómulo derecho. “Siete” -¡Bingo! un cuerpo enemigo caía desde la ventana del tercer piso; el rifle de O` neal produjo un silbido de muerte que en su caso casi nunca fallaba. -Sin rastros vitales… un paramédico de la policía intento reanimar a su compañero herido; sin resultados. *Silencio* -¡No se queden ahí parados!, ¡todos dentro!- Gritó exasperado el capitán O`neal. Johnny subió ágilmente por el muro del frente; después hicieron lo mismo los demás policías, quedando a lado y lado del marco de la ventana. -¡¡¡Ahora!!! “Seis” El escuadrón entró violentamente al edificio, O`neal se quedó abajo listo para cualquier emergencia cuando de pronto sintió un quemonazo infernal en su pierna izquierda *Aaaahh*, un profundo dolor recorrió varias veces su cuerpo; por intuición realizó un giro de 360º y se ocultó tras del automóvil. *Cargando expediente* Rusell Scott (Red Daemon), partidario de los “Daemon Steel”; ninguna técnica conocida. Por el espejo retrovisor Matt logra ver a un hombre acercarse lentamente, arrastrándose con dificultad pero aún con fuerzas, saliendo de la puerta del hotelucho seguido de un rastro de sangre que brotaba de su abdomen; lucía sarcásticamente una gorra de policía… con una mano llevaba un potente *shotgun*, con la otra detenía la hemorragia. “Ya no tengo medicinas, ¡maldición!” Sin poder ponerse de pie, Matt se quedó observando la mirada satánica que su objetivo le estaba mandando a los ojos, como en los viejos duelos del oeste, uno frente al otro… así estaban estos dos hombres, desangrándose… “Diez” -Lo siento amigo… -Un arma fue disparada en el acto, alguien vive aún y el otro ya está muerto… De repente un terremoto azota el *PinkDreams*, haciéndolos volar a todos por los aires; los hombres no gritan, no corren, no se mueven… su sangre se fue tornando como de… ¿barro?; enseguida un puño gigante acabó con la ciudad. -No te exasperes... toda está tirado al azar amigo mío, y tú bien lo sabes. El diablo, con una sonrisa macabra dibujada en su rostro, recogía torpemente las fichas que andaban regadas por el suelo, las cuales introdujo una a una en una caja aplanada junto con el mapa, tarjetitas de pregunta/respuesta, miles de figuritas más y dados de cuatro hasta veinte caras. -Buena partida... la próxima vez jugamos al Monopolio –Le susurró el diablo al oído. -¡Tú siempre me ganas en ese juego condenado! –Respondió Dios, y ofreciéndole una mano a su rival terminaron el encuentro. Mientras tanto, con el rabillo del ojo, el diablo vio el antiguo ajedrez tallado en oro y plata con el que había combatido contra el Señor en una partida que ya les llevaba mucho más de dos mil años… augurios de una guerra santa. Al darse cuenta Dios frunció el seño. -¡No no no!, esa movida la dejaremos para más tarde, así quedamos ¿recuerdas? El diablo asintió con la cabeza y juntos dejaron la salita de juego; tenían asuntos mucho más importantes por resolver...


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.