criticas (886)
    Criticas de Cine (145)
    Deportivas (37)
    Duras (222)
    Generales (252)
    Juegos (27)
    Literatura (50)
    Musica (76)
    TV y Famosos (77)
   eroticos (3048)
    Anales (115)
    Desvirgaciones (403)
    Dominación (116)
    Fantasías Eroticas (210)
    Gays (497)
    Hetero (787)
    Lesbianas (161)
    Lluvia dorada (28)
    Orgías (164)
    Otros (332)
    Sadomaso (35)
    Transexuales (57)
    Voyerismo (67)
    Zoofilia (76)
   fantasia (2148)
    Epica (233)
    Fantasia General (543)
    Poesia (424)
    Rol (182)
    Romantica (766)
   ficcion (1044)
    Ciencia Ficción (192)
    Futuristas (102)
    Narrativa Libre (660)
    Ovnis (27)
    Snuff (67)
   humor (1088)
    Asi soy yo.... (60)
    Bromas (28)
    Chistes (398)
    Citas y Frases (42)
    Fabulas (45)
    Hechos Reales (186)
    Parodias (197)
    Piropos (67)
    Sexuales (65)
   terror (2722)
    Asesinos en serie (160)
    Espiritismo (124)
    Hechos reales (724)
    Pesadillas (256)
    Teorias (69)
    Terror General (790)
    vampiros (599)
 
 Top 5
    Suicidio Concertado
    Como escapados de un ..
    Solo se ...que me sie..
    Las cosas que nunca t..
    De repente oscuridad
 
Recomendamos
Relatos Cortos, la mayor web de relatos te trae relatos de terror, eroticos, humor, ficcion, fantasia y criticas.
     

  eroticos > HeteroAmor, confusión y deseo - cap.1

------------------------------------------------------------------------------------
 
se publicó en la web el 23 de Octubre del 2008

Desde entonces este relato ha sido leido 3,061 veces desde que apareció en www.relatoscortos.com, y ha recibido 25 votos.

Los visitantes han dejado escritos 0 comentarios

------------------------------------------------------------------------------------
  Categoría: eroticos > Hetero
  Titulo:

Esto es solo un relato más, pero la verdad es que fue toda una experiencia para mí. Me llamo Luís y digamos que soy un chico normal de veinte años, no muy alto ni muy bajo, moreno y cuerpo de deportista. Todo el mundo tiene una debilidad, un talón de Aquiles, en mi caso se vuelve obsesión por mi hermanastra Andrea, ella es una chica de veintidós añazos, pelirroja y tiene un cuerpazo. Todo este come cocos empezó a los dieciocho. En aquella época yo siempre andaba con los colegas y las motitos, era un pieza como pocos, estaba saliendo con Laura era una chica muy bonita pero ella sabía hacerme reír y decirme cosas que me acariciaban suavemente el oído, era muy delicada, un día que mis padres estaban currando me la llevé a casa quería follármela, nos pusimos en el sofá del salón, estaba demasiado cachondo para aguantarme a llegar al cuarto, la besaba, acariciándole la cara con mi mano izquierda y con la mano derecha metida en su pantalón frotándola el coño. - No aguanto más, sácate la polla - y diciendo eso me tiró de encima suya al suelo de un empujón y se quitó el pantalón y las bragas. -¡¡Sí, señor!! ,me encanta cuando tomas la iniciativa -la dije sonriendo y con una sonrisa pícara . Sin decir nada más, le levanté rápidamente del suelo la agarre del culo y la subí a horcajadas encima de mi, empotrándola contra la pared y como pude me la saqué y se la metí hasta el fondo, chillaba como una puta y eso me ponía muchísimo, movía las caderas adelante y atrás, follaba como una diosa, algo sonó detrás mía como una puerta, giré la cabeza y vi a mi hermanastra Andrea mirándonos, estaba pasmada, no se esperaba esa escena en el salón ni yo que estuviera en casa . -¡¡Vaya!!..., esto es una de esas cosas que no te gustaría ver -dijo Andrea que ya no parecía estar pasmada. Yo me la guardé rápido y Laura se vistió muy deprisa. -Qué oportuna has sido hermana, ya no puede uno estar tranquilo. No tienes nada que hacer por ahí? - le dije algo enojado. - Por mí puedes follar con quien te salga de la polla, pero mira dónde y cuánto ¡¡gilipollas!! - me dijo alterada por mi comentario y se fue a su habitación dando un portazo. Laura se fue nada más vestirse y yo me sentía muy mal. No sé por qué pero algo me dijo que era un mierda por hablar así a mi hermanastra, que consideraba mi hermana. Fui despacio hacía su cuarto, quería disculparme y cuando fui a llamar a la puerta pude oír un llanto, di dos golpes y como no contestaba entré despacio, estaba sentada en la cama agarrando un cojín y con lágrimas en los ojos. -Andrea yo..., no sé cómo pedirte... - Pedirme perdón -me dijo interrumpiéndome la frase -, por un momento me has hablado como si fuera una mierda, yo no soy como ellas. Me acerqué a ella y me puse de rodillas a su altura y mientras estaba sentada el pelo la tapaba la cara, la descubrí la cara con mi mano y se la puse en su cara. - Perdóname, he sido un cabrón, yo te quiero más que a mi propia vida, haría por tí lo que fuera, eres lo más bonito que hay en este mundo -y cuando la dije eso, ella colocó sus dos manos sobre la que yo tenia en su cara y la apretó delicadamente contra sí misma. Acto seguido, me miró a los ojos, tenía lágrimas pero sonreía. Al mirarnos fijamente a los ojos sentí algo que no sentí nunca por mi hermanastra, la vi como a una mujer y éramos un hombre frente a una mujer, unidos por las manos. Es muy bonita pero en ese momento tenía una dulzura especial. -¿Te has dado cuenta Luís? lo ves por fin... - me dijo con una voz muy dulce y agradable - lo ves hermano, como puedes ser muy encantador cuando quieres. - Para tí lo seré siempre -la dije separando mi mano de su cara, me moría de ganas por besarla pero demasiadas cosas me lo impedían. A la media hora llamé a Laura para que viniera al parque conmigo, pero me dijo que se encontraba mal. Tal vez debió ser el susto que la había revuelto el estómago así que baje a la calle, el parque estaba lleno y entonces vi a Raúl, el hermano pequeño de Laura, y me acerqué a él. - Ey Raulito, oye tronco, están tus padres en casa? -le dije al peque. - No Luís, a esta hora trabajan ,¿Por qué? -me pregunto. - Déjame las llaves, se las doy a tu hermana en casa. Y así lo hizo, iba a ver como estaba Laura y por qué no... a echarla el polvo que dejamos a medias, abrí la puerta de su casa y entré despacio, oí ruidos de su habitación. Cuanto más me acercaba a la puerta, sentía algo que me iba impidiendo respirar, la puerta de su habitación no cerraba bien así que con muchísimo cuidado abrí un dedo, estaba en la cama desnuda, agarraba una polla con la mano, mientras la pajeaba, la chupaba, con mucho empeño. El otro tipo era mi amigo Alberto, cada vez ponía más empeño, lamía la polla de arriba abajo y se la metía en la boca entera hasta el fondo. Mis ojos lloraban pero permanecía en silencio. - Qué zorra que eres, si tu novio supiese las pollas que te has comido le daría un ataque... -le dijo mi amigo a Laura, mientras ella se sacaba la polla de la boca y se la restregaba por los labios sonriendo. - Prefiero que no se entere, me da más morbo follar con otros a sus espaldas, además, él es muy agresivo, no sé cómo reaccionaría -le dijo Laura metiéndose la polla de mi amigo en el coño y empezando a cabalgar. Pero no fui agresivo. Sin hacer nada de ruido salí de la casa, pensaba en el modo en que lo asumiría. Evidentemente, la iba a dejar pero debía hacerlo de una manera que sintiese dolor. Dolor en el alma. Cuando vi a su hermano le di las llaves y le dije que no había ido, que prefiero no molestarla mientras esté mala, así ella no sospecharía lo que tramo, pero por algún motivo sólo podía pensar en mi hermanastra Andrea y en su dulce cara... Continuará... siguiente el capítulo dos.


------------------------------------------------------------------------------------
Vota este relato
0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10

------------------------------------------------------------------------------------
Comentarios



Busca relatos



InicioAgregar a favoritosPoner como página de inicio
siguenos en feedsiguenos en facebook.comsiguenos en twitter.com


¡Tu también nos puedes enviar tus propios relatos!
[Enviar relato]








Web desarrollada con Iwcms.com
Impresiones Web, SL. C/ San Bernardo, 123, 7ª Planta;28015, Madrid (España).Tlf: +34 911 61 01 13 E-Mail : info@impresionesweb.com
Inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, Tomo 19602, Folio 112, Sección 8ª, Hoja M-344480, con CIF B-83844787.